“Tenemos que construir la unidad en Podem pero con la militancia”

La parlamentaria Pilar Lima cree que la formación no ha sabido estar cerca de la gente "porque ellos quieren vernos, saber a quien han votado, quieren escucharnos y expresarse"

La diputada Pilar Lima en la tribuna de las Cortes Valencianas.
La diputada Pilar Lima en la tribuna de las Cortes Valencianas.

Pilar Lima (València, 1977) ha sido la primera en postularse para dirigir Podem en la Comunidad Valenciana. Su anuncio ha sido recibido con sorpresa y cierto malestar por parte de algunos compañeros de partido, que ven su acción precipitada. “No podemos tener prisa para ir a ocupar sillas”, ha dijo incluso el vicepresidente segundo de la Generalitat y miembro de Podem, Rubén Martínez Dalmau, en alusión al paso dado por la diputada autonómica. Lima, la primera parlamentaria que intervino en el Senado en lengua de signos -es sorda de nacimiento-, asegura que "no es una cuestión de nombres propios" sino de construir un Podem fuerte pero con los militantes. Se presentó a la secretaria general en 2017, como corriente de Pablo Iglesias, pero ganó Antonio Estañ. Ahora quiere intentarlo de nuevo.

Pregunta. Sus compañeros de Podem han recibido su anuncio con sorpresa e incluso malestar. Dicen que va por libre. ¿Es así, va por libre?

Respuesta. No, nunca lo he hecho. Llevo seis años trabajando de forma colectiva y me cuesta entender la reacción. He dado el paso pero no por gusto sino por compromiso. Suena un poco cursi pero estoy enamorada del proyecto. Llevo toda la vida trabajando por la justicia social, vengo de ese campo, de los movimientos en lucha y podemos mejorar el mundo. Que me tilden cada uno de lo que quieran. No se trata de una cuestión de nombres particulares, creo que la militancia tiene mucho poder y es una cuestión de construir un partido fuerte y arropar a nuestros compañeros de Gobierno porque ellos se enfrentan día a día con el poder. Al mismo tiempo, tenemos claro que estamos con la gente y debemos ir construyendo esas alianzas con los sindicatos, los actores políticos y toda la ciudadanía.

P. Pero algunos de sus compañeros de Podem apuntan que se trabajaba en una candidatura de consenso y se ha adelantado.

Más información
La debilidad de Podemos pone en riesgo la mayoría de izquierdas en Valencia
Antonio Estañ dimite de la secretaría general de Podem
Anticapitalistas abandona Podemos

R. Hemos estado en contacto durante meses, hemos estado en conversaciones con todos. Con los militantes, con los cargos públicos, con todos. Y quiero destacar que si queremos unidad tenemos que construirla pero con la militancia. En horizontal y por ello hemos convocado una jornada para el 29 de febrero, totalmente abierta, donde queremos escuchar a la gente, reflexionar, debatir y hacerlo todo juntos. Eso es muy importante. Espero que podamos conseguir una lista unitaria pero con un partido fuerte. La militancia se lo merece.

P. ¿Teme que la candidatura de consenso sea un pacto desde arriba? ¿Por qué no ha esperado?

R. No, no, yo no he presentado una candidatura, yo me he puesto a disposición del partido, de todos los inscritos, de todos los compañeros y representantes e incluso de los movimientos sociales porque Podem es una herramienta de todos. Pero no, no presento una candidatura. Tenemos tiempo a partir de ahora para seguir hablando, dialogando y consensuar desde el respeto, desde los cuidados. Quiero una organización despatriarcalizada. Es posible, sí se puede.

P. Pero usted ¿quiere liderar el proceso?

R. Sí, por compromiso. Me he sentido empujada; tampoco ha sido un capricho mío. Llevo seis años y creo que la gente me conoce, sabe cómo soy y llevamos tiempo meditando, he recibido mensajes para que me presente y hay equipos de trabajo. Me he puesto a disposición de la formación y sé que habrá consecuencias a nivel personal pero bueno estamos en el proyecto.

P. Háblenos de su proyecto ¿qué tiene que mejorar Podem Comunitat Valenciana?

R. El debate de la jornada de trabajo del 29 de febrero nos va a ayudar mucho a construir el proyecto. Echando la vista atrás, creo que ha sido un Podem muy interno, quizás no hemos sabido construir una militancia activa como agente social y político del cambio. No hemos conseguido, por ejemplo, estar en los barrios, en los pueblos, y eso ha afectado a la vertebración. No hemos sabido estar realmente cerca de la gente porque ellos quieren vernos, quiere saber a quien ha votado, quieren escucharnos y expresarse y creo que han faltado esas cosas. Es un momento histórico porque estamos en el Gobierno, tanto del Estado como autonómico, y un momento histórico nuevo necesita un nuevo modelo organizativo. La idea que tengo es que Podem continue siendo el enlace entre los movimientos sociales, los sindicatos, los círculos y con toda la diversidad. Nos falta debate. Tenemos tres meses por delante, y la asamblea estatal será también una guía para debatir y tomar modelo porque somos un proyecto de país.

P. ¿Su afinidad o cercanía con Pablo Iglesias es un activo o todo lo contrario en este proceso para optar a dirigir la formación morada en la Comunidad Valenciana?

R. Es una relación de mucho afecto. Dicho esto, Pablo Iglesias no va a formar parte de los procesos en los territorios porque él cree en el poder de la militancia. Sabe que vamos a ser capaces de construir desde abajo un Podem fuerte pero la última palabra siempre la tienen los inscritos y las inscritas. Pero es cierto que coincidimos en el proyecto, en la necesidad de trabajar el partido, y tenemos que fortalecernos y ser más organizativos. Quiero también una organización que sonría.

P. ¿Cómo Interpreta la reacción de sus compañeros después de su anuncio de ayer? Han hablado de "precipitación", "prisa por ocupar sillas"...

R. He leído algunos. Me ha sorprendido pero realmente queremos contar con todos y todas. Tampoco hemos tenido tiempo de hablar de uno en uno pero sí hay un compromiso de hacer llamadas de teléfono y pedir el acompañamiento. Seguro que seremos mejores todos juntos pero bueno también habría que preguntarles.

P. Si hay muchas candidaturas, ¿teme que pueda afectar a su imagen de partido de gobierno?

R. Con todo lo que hemos vivido, con las escisiones… A ver, hemos madurado. La esperanza de la unidad existe porque tenemos tres patas: la del Gobierno valenciano, donde está nuestro vicepresidente Rubén Martínez Dalmau; la de la síndica Naiara Davó al frente del grupo parlamentario y la del partido. Tengo la esperanza de que estemos unidos. Por todo ello, debemos echarle las horas que hagan falta para llegar a ese acuerdo. Y repito, no es cuestión de nombres propios, ni se trata de personas en particular sino de trabajar en un Podem fuerte.

P. ¿Cree que se puede reconducir la fragmentación que ha vivido el partido con la marcha, por ejemplo, de Íñigo Errejón y la creación de Más País?

R. No me preocupa. Creo que cualquier opción política es totalmente legítima y también las alianzas. Respecto a Más País, no me preocupa.

P. ¿Qué pensó cuando Compromís apostó por Más País en lugar de por Unides Podem para presentarse a las últimas elecciones generales?

R. Una sensación de pena. Caramba, otra vez perdemos la oportunidad de sumar. Yo era partidaria desde siempre de tejer las alianzas y fue una pena. Y no podemos olvidar que perdimos una diputada, que actualmente es la directora general de Juventud a nivel estatal, María teresa Pérez, pero la perdimos como diputada por aquella escisión. Supongo que Compromís habrá reflexionado sobre este asunto y espero que no se repita.

P.  Y a partir de ahora, ¿qué?

R. Pues continuaremos visitando los territorios, queremos contar con los concejales, con la militancia y, lo más importante, la jornada de trabajo del 29 de febrero.

Sobre la firma

Cristina Vázquez

Periodista del diario EL PAÍS en la Comunitat Valenciana. Se ha ocupado a lo largo de su carrera profesional de la cobertura de información económica, política y local y el grueso de su trayectoria está ligada a EL PAÍS. Antes trabajó en la Agencia Efe y ha colaborado con otros medios de comunicación como RNE o la televisión valenciana À Punt.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS