Puig dice que el Puerto de Valencia renuncia a ampliar un dique y a dragar el canal para evitar otro impacto ambiental

Una diputada de Compromís le responde que "no es suficiente", mientras Ribó aplaude la medida pero

El presidente de la Generalitat, Ximo Puig, ayer, en Marruecos.
El presidente de la Generalitat, Ximo Puig, ayer, en Marruecos.Juan Carlos Cárdenas (EFE)

El presidente de la Generalitat, Ximo Puig, ha anunciado que la Autoridad Portuaria de Valencia (APV) renunciará en el consejo de administración de este viernes a la ampliación del dique de abrigo y el dragado del canal de acceso del proyecto de ampliación norte del puerto de València, "dos de los principales objetivos de la nueva declaración de impacto medioambiental (DIA) que deberán decidir los técnicos". De esta manera, pretende desactivar la polémica en torno al proyecto de ampliación que ha dividido al Gobierno del Botànic II. El consejo de administración del  puerto tiene previsto en su reunión de este viernes la probación de estas modificaciones, anunciadas, sin embargo, por Puig.   

Más información
El clima agita la batalla del puerto de Valencia
Un excargo del Gobierno ve necesaria otra declaración de impacto ambiental para ampliar el Puerto de Valencia

En la sesión de control en Les Corts, ante las críticas del PP por apoyar el puerto de Barcelona y no el de València, el también líder del PSPV ha destacado como un "avance sustancial" que Valenciaport acepte así dos de las alegaciones "fundamentales" al proyecto de ampliación norte al que se ha presentado un único adjudicatario, el grupo MSC. "Nuestro trabajo siempre será que el crecimiento económico y la sostenibilidad vayan de la mano", ha aseverado.

Tras volver este miércoles de un viaje institucional con empresarios a Marruecos, ha reiterado que el Consell apuesta por el diálogo para armonizar economía y medio ambiente. Para conseguirlo, confía en que los Presupuestos Generales del Estado (PGE) de 2020 del Gobierno de Pedro Sánchez darán una "nueva oportunidad" en las inversiones para la Comunidad.

Le ha respondido rápidamente la diputada de Compromís Papi Robles, que ha insistido en la necesidad de contar con una nueva declaración de impacto pues la actual, de 2007, "está caducada" y se sustenta en un proyecto que no es el que se está llevando a cabo.

Además, ha destacado que la legislación vigente "no tiene nada que ver con la que se sustentó la DIA de 2007", por lo que su grupo mantiene que "una nueva DIA es fundamental para que este proyecto sea respetuoso con el medio ambiente".

"Tenemos las playas del sur de València que están siendo destruidas continuamente y esta infraestructura les afecta directamente", ha manifestado Robles, quien ha dicho que el anuncio que les gustaría escuchar es que se hará una nueva declaración de impacto ambiental.

La diputada de Compromís ha asegurado que agradecen los cambios que ha anunciado Puig, pero creen que "no son suficientes porque el medio ambiente se tiene que respetar con la normativa vigente", y, a su juicio, la normativa sobre la que se sustenta la DIA de 2007 "no cumple con normativa medioambiental" actual.

El alcalde de València, Joan Ribó, ha aplaudido que la Autoridad Portuaria de Valencia (APV) haya renunciado al dragado del canal de acceso y al dique de abrigo norte en el proyecto de ampliación del puerto, que iban a afectar "muy negativamente" a las playas del sur de la ciudad.

A preguntas de los periodistas tras anunciar el president de la Generalitat, Ximo Puig, esta decisión de la APV, Ribó ha asegurado que se trata de "una buena noticia", que le hace "estar muy contento de haber mantenido su posición, contra viento y marea, teniendo que votar 'no' a determinadas cosas en defensa de la sostenibilidad".

"Me alegro de que todos lo hayamos entendido", ha añadido Ribó, quien ha explicado que, además del anuncio de Puig, la noticia se la había comunicado también personalmente el presidente de la APV, Aurelio Martínez.

Preguntado por si con estos cambios se necesitaría una nueva Declaración de Impacto Ambiental (DIA) como reclama el Ayuntamiento, ha indicado que "es evidente que la decisión tomada por la APV es un paso importante en cuanto a disminución de los impactos sobre el territorio que exigían una DIA, pero hay que estudiarlo con rigor".

La vicealcaldesa y portavoz del PSPV en el Ayuntamiento de València, Sandra Gómez, ha asegurado que es una "magnífica noticia" la renuncia del puerto a "dos aspectos controvertidos respecto a la ampliación del puerto".

Por su parte, la portavoz del grupo 'popular' en el Ayuntamiento de València, María José Catalá, ha afirmado este jueves que la información que ha dado el 'president' de la Generalitat, Ximo Puig, sobre la ampliación del Puerto "requiere de una explicación clara, y no de un anuncio improvisado y realizado de manera furtiva como ha hecho en la sesión de Les Corts". "Queremos conocer en profundidad qué es lo que ha planteado el 'president' sobre la reducción del dragado a 18 metros y sobre la ampliación del dique Norte para preparar el puerto para los próximos 50 años", ha manifestado en un comunicado.

Comissió Ciutat-Port critica que APV "maniobra para saltarse" la DIA

La Comissió Ciutat-Port ha criticado que la renuncia por parte de la Autoridad Portuaria de Valencia al dragado del canal de acceso y a la ampliación del dique de abrigo en el marco del proyecto de ampliación norte del puerto de València es una "maniobra para saltarse la Declaración de Impacto Ambiental" y han incidido en que la ampliación "con DIA o sin ella es insostenible".

Así se han pronunciado entidades que componen esta comisión --AE-Agró, Per l'Horta, El litoral per al poble, Ecologistes en Acció y la Associació de veins de Natzaret-- en un comunicado en el que han considerado que esta propuesta "no se adecua a las necesidades actuales impuestas por la emergencia climática".

"Independientemente de los cambios oportunistas o no en el proyecto, la ampliación del puerto es una operación donde gastaremos ingentes cantidades de dinero público con el resultado de contaminar más el aire, quedarnos sin playas, destruir huerta, poner en peligro el parque natural de la Albufera y determinar el modelo de ciudad para los cercanos 100 años sin un debate informado", han indicado.

Según la Comissió, "no es posible rehuir el debate echando mano del conocido 'hay que compatibilizar el crecimiento económico con el respeto al medio ambiente' del que tanto hablan el alcalde Ribó y el president Puig, por la sencilla razón que en el supuesto de que nos ocupa, ese objetivo, simplemente, es de imposible cumplimiento".

A su juicio, "lo más coherente" con la situación financiera y el bienestar de las personas que viven en el área metropolitana sería "parar y hacer marcha atrás, ahora que todavía estamos a tiempo". "Errores pasados no pueden avalar errores más grandes en el futuro. Hay que parar e impulsar el modelo de ciudad y de comarca que queremos y que necesitamos en un escenario de emergencia climática. Un modelo que proporcione bienestar y actividad económica con externalidades positivas", ha agregado.

"Por eso pedimos una reasignación de las inversiones públicas previstas para la ampliación del Puerto hacia otros sectores necesitados y urgentes, que tendrán, sin duda, claros efectos positivos sobre la economía, el medio ambiente y la cohesión social: cuestiones como la mejora de la red de cercanías, el transporte metropolitano, la adaptación de ciudades y pueblos a la emergencia climática, la rehabilitación de viviendas, la educación, los recursos dedicados a la investigación, entre otros. Todos estos, sectores que crean trabajo de calidad, establo y arraigado en el territorio", han agregado.

En esta línea, han hecho un llamamiento a los responsables políticos a que "tomen una posición decidida a favor del interés general de la ciudadanía y no de intereses particulares de empresas privadas".

"Teníamos razón y puerto nos la da", han asegurado, y han comunicado que "la renuncia al dragado y a la prolongación del dique de abrigo deja en evidencia el discurso que desde el primer momento mantenía el presidente de la APV, Aurelio Martínez, quien sostenía que todo entraba dentro de la legalidad y que no era necesaria otra DIA". "Por el contrario da la razón a los que consideramos que los cambios introducidos sobre el proyecto original no están amparados por el informe ambiental de 2007", han manifestado.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS