El Campus de les Arts, varado por falta de financiación

La iniciativa, de la Universitat de Barcelona, no tiene los 14 millones de euros de financiación que requiere

Las naves industriales de Can Ricart, al fondo, deben ser la sede del nuevo peoyecto de la Universitat de Barcelona.
Las naves industriales de Can Ricart, al fondo, deben ser la sede del nuevo peoyecto de la Universitat de Barcelona.MAR SIFRE

El proyecto de un Campus de les Arts en las viejas naves del recinto fabril de Can Ricart, en el centro del Poblenou, en Barcelona, no consigue arrancar. El plan urbanístico fue aprobado por el consistorio y la iniciativa de la Universitat de Barcelona (UB) cuenta con el apoyo de una veintena de escuelas y centros de formación artística. Pero no tiene la financiación para afrontar la inversión necesaria, valorada en 14 millones de euros, y está a la espera de que se resuelva la petición de financiación europea de fondos FEDER, de seis millones de euros.

La secretaría de Universidades de la Generalitat evaluará, antes de otoño, la idoneidad del proyecto para obtener los fondos comunitarios. Pero la reconversión de las naves de Can Ricart es una de las piezas del viejo Poblenou que ha tropezado con más obstáculos, después de que en 2007 lo que quedaba del complejo fuera declarado bien cultural de interés nacional. En 2013, la UB firmó un convenio con el Ayuntamiento —propietario de las naves— para convertir ese espacio en un campus universitario. Dos años después, el consistorio le otorgó una concesión de 50 años para crear un Parque de las Humanidades y Ciencias Sociales, que se sumó a la lista anterior de fracasos. Hasta que se decidió llegar al actual proyecto de impulsar un Campus de les Arts en la nave central y algunos de los edificios anexos. La propuesta arquitectónica se definió y el plan urbanístico fue aprobado por el consistorio en 2019.

Una veintena de instituciones de educación superior de Cataluña, entre las que se encuentran la Facultad de Bellas Artes de la UB, la Escola Massana, Elisava, la Escola Superior d’Art Dramàtic Eòlia, la ESCAC o el Taller de Músics, quieren involucrarse en el proyecto, que sería el punto de encuentro interdisciplinario de todas ellas para másters o segundos ciclos, y así conectar distintas disciplinas entre sí para ampliar e investigar nuevas posibilidades en el campo creativo.

Más información
La Universidad de Barcelona impulsa un Campus de les Arts en el recinto fabril de Can Ricart
De las telas del XIX al saber del XXI

“Es una recomendación que expuso el CoNCA en un informe sobre el estado de la formación artística en Cataluña”, recuerda Gemma Sendra, actual concejal de ERC en el Ayuntamiento y ex miembro del CoNCA. Esa formación llevó una propuesta —aprobada por unanimidad por todos los grupos— a la comisión de Derechos Sociales y Cultura del consistorio de febrero para que el Ayuntamiento se implique directamente en el arranque del Campus: “El Ayuntamiento no puede limitarse a ceder el suelo y a urbanizar el entorno, es un proyecto que le interesa a la ciudad y lo debe liderar”, sostiene Sendra.

Ocurre, sin embargo, que aquel convenio, firmado en 2015, estipulaba que dejaría de tener efecto y se resolvería en cinco años si la UB no había empezado las obras. Esa es la situación a la que se ha llegado en febrero, cuando vencía el plazo y la concesión quedaría anulada. El Ayuntamiento ha optado por dar más tiempo, hasta diciembre, a la UB para que obtenga financiación, según explican desde el consistorio.

Salvador García, vicerrector de la UB, está convencido de que encontrarán la solución: “De momento tenemos meses para lograr que apoyen los fondos FEDER pero también hay otras fuentes de financiación como el 1,5% que destina el Ministerio de Fomento a proyectos culturales. Ese fue el compromiso y esperamos que se cumpla”. Mientras, las obras de los edificios de oficinas que se levantan en el solar junto a las naves de Can Ricart avanzan y se ha restaurado la chimenea.

Sobre la firma

Blanca Cia

Redactora de la edición de EL PAÍS de Cataluña, en la que ha desarrollado la mayor parte de su carrera profesional en diferentes secciones, entre ellas información judicial, local, cultural y política. Licenciada en Periodismo por la Universidad Autónoma de Barcelona.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS