El animador de ‘Klaus’ reivindica técnicas clásicas

Fernando Moro, dibujante de la nominada al Oscar, defiende el 2D

El animador Fernando Moro, el pasado jueves en lleida.
El animador Fernando Moro, el pasado jueves en lleida.javi martín

Hablar de animación en España poco después de la entrega de los Oscar nos lleva irremediablemente a hablar de Klaus, la película dirigida por Sergio Pablos que ha sido una de las candidatas a la estatuilla. Fernando Moro (Madrid, 1964) es uno de los animadores de ese largomatraje que, de alguna manera, le da la vuelta al clásico de Santa Claus. “Viene a ser la historia vista desde los ojos de un extraño”, explica el dibujante, que conoce bien la película porque estuvo involucrado desde el minuto cero y ha explicado en Animac, la muestra internacional de animación que celebra desde el jueves su 24ª edición en Lleida, los secretos del largometraje, galardonado, entre otros, con el premio Bafta a la mejor película de animación.

“Llevo muchos años colaborando con Sergio y es uno de los mejores creando e imaginando historias”, cuenta. De la cabeza de este director han salido éxitos mundiales como Mi villano favorito o Smallfoot. “Él tuvo la idea de Klaus y tuvo claro que la quería dirigir [es la ópera prima de Pablos como director de animación]”. La gran apuesta, que acabó comprando Netflix, fue el 2D, una técnica muy poco usada en los últimos años en largometrajes de animación. “La gente a menudo confunde lo anticuado con lo clásico. Nos decían que el 2D era antiguo porque ahora ha llegado el 3D”, explica. “Es una apuesta por una película moderna pero con una forma clásica. Y hemos demostrado que es tan válida como el 3D, el stop motion... Es maravillosa: ¡con un sistema de luces y sombras la tripa de Santa Klaus parece redonda!”.

El éxito de Klaus supone un espaldarazo a la animación en España. “El momento es bueno”, sostiene Moro. “Venimos de años muy buenos, con películas importantes como las de Tadeo Jones, por ejemplo, ahora Klaus, claro, o Wonder Park, pero también series de televisión, videojuegos...” Tras el subidón, de alguna manera, toca un cierto bajón, pero muy relativo: “Se sigue produciendo, y eso es importante: el estudio de animación Illion, el mismo que ha coproducido Wonder Park, está trabajando en tres proyectos”.

El otro éxito reciente de Fernando Moro es la serie de preescolar Cleo & Cuquín. Los menos jóvenes recordarán a la familia Terín, aquella cortinilla que, en los años 60 y 70, mandaba a los niños a la cama en TVE. “Nos dimos cuenta de que a los más jóvenes también les suena la cantinela aquella de Vamos a la cama, que hay que descansar... y rescatamos los muñecos, les dimos personalidad, los animamos con 3D, les quitamos el pijama y los vestimos de calle”. Los personajes originales, una creción del dibujante José Luis Moro, padre de Fernando, viven ahora auténticas aventuras casi siempre originadas por Cuquín, el más pequeño de los hermanos Telerín.

Sobre la firma

Toni Polo Bettonica

Es periodista de Cultura en la redacción de Cataluña y ha formado parte del equipo de Elpais.cat. Antes de llegar a EL PAÍS, trabajó en la sección de Cultura de Público en Barcelona, entre otros medios. Es fundador de la web de contenido teatral Recomana.cat. Es licenciado en Historia Contemporánea y Máster de Periodismo El País.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS