La animadora Nuria G. Blanco cree que hay talento, pero faltan ayudas

La productora del estudio Cartoon Saloon ha acabado la serie ‘Silly Sundays’

Nuria González Blanco, el jueves en Animac.
Nuria González Blanco, el jueves en Animac.Javi Martín

Nuria González Blanco, una de las cabezas visibles de los estudios de Irlanda Cartoon Saloon, no se ha formado en España. Esta granadina de casi 40 años descubrió en Edimburgo que podía plantearse vivir de su auténtica vocación: contar historias, dibujarlas, darles vida. “En España estudié óptica y me fui a Edimburgo a aprender inglés y allí descubrí estudios específicos de animación y me puse a ello”, explica, con vitalidad, pocas horas antes de dar su charla inaugural en Animac Campus, la sección de la muestra de animación para jóvenes estudiantes.

Implicada en proyectos como Dorg Van Dango, a punto de estrenarse, la película The Breadwinner, que estuvo nominada al Oscar, o el cortometraje Late Afternoon, Nuria controla el mercado de la animación asistiendo a festivales, conferencias y escuelas por todo el mundo: “Tengo que decir que la animación está creciendo en España”, asegura. “Hay mucho talento español por el mundo, pero creo que faltan financiación e incentivos fiscales. En Irlanda el Gobierno apoya mucho al sector y saca mucho beneficio”. Pero su visión es positiva: “Cada vez hay más opciones para todo tipo de proyectos creativos”.

Fruto de ello, cita a Rosa Ballester y a Mónica Armiño, dos compañeras en su actual proyecto en Cartoon Saloon, Silly Sundays, una serie para niños de preescolar que ha creado y producido. “Hace dos años hicimos la presentación en el Cartoon Forum de Toulouse y fue muy bien, estamos negociando, pero se verá a partir del año que viene”, dice. Estas historias las protagonizan dos hermanas y su primo en aquellos típicos domingos en familia: “Cuando tienes que estar con la familia por narices”, dice. “Pues ellos, claro, se meten en problemillas y se lo pasan en grande”. Su idea es empujar a los más pequeños a “explorar caminos que los llevan muy lejos”. Con todo el cuidado del mundo, al tratarse de niños muy pequeños: “Los cascos son muy importantes cuando montan en bici”, subraya, con una sonrisa.

Sobre la firma

Toni Polo Bettonica

Es periodista de Cultura en la redacción de Cataluña y ha formado parte del equipo de Elpais.cat. Antes de llegar a EL PAÍS, trabajó en la sección de Cultura de Público en Barcelona, entre otros medios. Es fundador de la web de contenido teatral Recomana.cat. Es licenciado en Historia Contemporánea y Máster de Periodismo El País.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS