Chile ultima los detalles de la actualización del acuerdo de asociación con la Unión Europea

Las negociaciones deberían terminar antes de que concluya el año, según Santiago y Bruselas. Posteriormente, comenzará un proceso de ratificación de varios meses

El presidente de Chile, Gabriel Boric, conversa con la presidenta de la Unión Europea, Ursula von der Leyen, el 20 de septiembre en Nueva York.
El presidente de Chile, Gabriel Boric, conversa con la presidenta de la Unión Europea, Ursula von der Leyen, el 20 de septiembre en Nueva York.Gabriel Boric Font (RR.SS.)

El Gobierno de Gabriel Boric está cerca de sellar la modernización del Acuerdo de Asociación entre Chile y la Unión Europea. Según el embajador chileno ante España, Javier Velasco, la conclusión de las negociaciones se anunciará en noviembre, justo cuando se cumplen 20 años desde la suscripción del acuerdo que entró en vigor en 2003. Esta semana, en el marco de las sesiones de la Asamblea General de las Naciones Unidas en Nueva York, la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, aseguró tras reunirse con el mandatario chileno que están “cerca” de cerrar la actualización del pacto.

Pese a que Bruselas ha dejado claro su interés en acelerar el proceso -la propia Von der Leyen calificó a Chile de “socio afín” en su discurso anual ante el Parlamento Europeo, la semana pasada- su ratificación final todavía llevará varios meses, incluso si se pone la mejor de las voluntades, debido a los procedimientos institucionales pendientes, advierten fuentes europeas. Aun así, el anuncio permite visualizar, por fin, un horizonte al proceso. En noviembre de 2021, la Administración de Piñera dio por finalizadas las negociaciones con el bloque europeo después de 13 rondas durante cuatro años, iniciadas durante el gobierno de Michelle Bachelet.

A finales de abril, cuando el Gobierno de Boric llevaba poco más de un mes en La Moneda, el jefe de la diplomacia europea, Josep Borrell, visitó Santiago de Chile con la intención de cerrar la actualización del acuerdo. “Me hubiese gustado” concretarlo, dijo entonces, pero el mandatario chileno le pidió más tiempo para revisar aspectos técnicos y cuestiones procedimentales. “Espero que su reconsideración no signifique reabrir las negociaciones, sino entender mejor cuáles son los términos del acuerdo al que se ha llegado con el Gobierno anterior”, dijo Borrell en la capital chilena.

Cinco meses después, Boric se reunió en Nueva York con la presidenta de la Comisión Europea “para ratificar el compromiso con la modernización del acuerdo vigente con la UE”, según escribió este martes en Twitter. La líder europea, a través de la misma red social, afirmó que entre los temas abordados se discutió “el gran potencial de la cooperación entre la UE y Chile en materia de materias primas e hidrógeno”.

De concretarse la firma de la modernización del acuerdo, alcanzado durante el Gobierno del expresidente Ricardo Lagos, será “el más verde que Chile haya firmado”, según el Ministerio de Relaciones Exteriores. El pacto fortalece el desarrollo sostenible fomentando la protección ambiental y laboral e incluye el comercio digital, que no está presente en el acuerdo vigente. Además, “será la primera vez que la Unión Europea firme un capítulo de género y comercio en un Tratado de Libre Comercio, promoviendo la igualdad de oportunidades y trato entre hombres y mujeres”.

Mientras sucedían las reuniones bilaterales en Nueva York, el embajador Velasco, desde el evento Nueva Economía Fórum, en Madrid, también se refirió al tema. “Si bien han sido unas negociaciones lentas y, por supuesto, muy pormenorizadas, lo cierto es que hoy en día estamos en condiciones de decir, como ha dicho nuestra canciller, Antonia Urrejola, que Chile va a firmar en noviembre la renovación del acuerdo entre la Unión Europea y nuestro país”. La Subsecretaría de Relaciones Económicas Internacionales informó la semana pasada que habían concluido las reuniones virtuales entre Chile y la Unión Europea sobre el asunto, en las que se afinaron los detalles para los encuentros presenciales que ocurrirán en octubre en Santiago.

“Estamos trabajando con el Gobierno de Chile y esperamos cruzar la línea antes de finales de año”, corroboró a este diario en Bruselas la portavoz comunitaria de Comercio, Miriam García Ferrer. Eso sí, hasta la ratificación final habrá que esperar aún, como mínimo, varios meses: una vez concluidas las negociaciones políticas, “la Comisión procederá a la revisión legal [del texto] y a su traducción [a la veintena de idiomas comunitarios] antes de que pueda ser presentado para su ratificación”, explica la vocera. Ese último procedimiento todavía llevará varios pasos —el Consejo tiene que darle su visto bueno antes de que pase al Parlamento Europeo y regrese al Consejo para su sellado final— y solo entonces se decidirá la fecha de entrada en vigor.

Con todo, en Bruselas se siente el optimismo. Tras una época en la que la ratificación de tratados estuvo muy ralentizada por objeciones nacionales, la guerra en Ucrania y la consiguiente necesidad de buscar nuevos recursos y nuevos socios para diversificar los proveedores ha insuflado nuevo aliento a los procesos pendientes. Y Chile es uno de los países con más reservas de litio, mineral clave para acelerar el cambio hacia un modelo energético más sostenible que tanto ansía Europa. Además, España, el miembro de la UE con más interés en reforzar los lazos con América Latina, asumirá la presidencia rotatoria de los Veintisiete en el segundo semestre de 2023, lo que debería facilitar aún más el proceso.

Suscríbase aquí a la newsletter de EL PAÍS América y reciba todas las claves informativas de la actualidad de la región.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS