La secuencia completa del virus de la viruela del mono en España confirma que los brotes son del linaje menos maligno

El análisis del Instituto de Salud Carlos III permitirá comprender mejor el origen y el comportamiento del patógeno

Imagen obtenida por microscopía electrónica del virus de la viruela del mono.Foto: UNIDAD DE MICROSCOPÍA ELECTRÓNICA DEL ISCIII | Vídeo: EPV

El laboratorio de Arbovirus y las unidades de Genómica y Bioinformática del Instituto de Salud Carlos III (ISCIII) —dependiente del Ministerio de Ciencia e Innovación— han logrado secuenciar el 100% del genoma del virus de la viruela del mono a partir de las muestras de 23 pacientes. El análisis confirma que la variante causante de los casos registrados en España es la de África Occidental, la de menor virulencia, y permitirá comprender mejor el comportamiento del patógeno. La identificación de los 190.000 pares de bases del genoma del virus es una de las más completas de las obtenidas hasta la fecha, según informa el centro de investigación. Hasta este jueves, el ISCIII ha analizado 157 casos sospechosos, de los que 84 han resultado positivos y 73, negativos.

Los resultados señalan que las muestras secuenciadas pertenecen al mismo brote detectado en otros países europeos, ya que los genomas obtenidos apenas difieren de los ya secuenciados en otras naciones del continente, y el grupo filogenético se corresponde con el identificado en la mayoría de los países no africanos que han registrado brotes. El instituto español analiza ahora la relación de los casos españoles con los detectados en otros países para intentar trazar su origen y expansión.

Existen dos linajes diferentes del virus de la viruela del mono en función del área geográfica en la que fueron descritos: el clado (grupo filogenético) de África Central y el de África Occidental; este último es el de menor virulencia y el que se ha identificado por el momento en la mayoría de los países no africanos.

La vía de infección original es por contacto estrecho con animales infectados, al respirar aerosoles o fluidos, por mordeduras o por el consumo de carne cocinada en condiciones deficientes. La transmisión entre personas, que no es común, ocurre por contacto estrecho con otros humanos infectados o con material contaminado con el virus. La transmisión entre humanos por respiración de gotas requiere un contacto estrecho prolongado cara a cara. El virus penetra a través de lesiones en la piel, del tracto respiratorio y de las mucosas.

Según recuerda el instituto español, la enfermedad en humanos se manifiesta, tras un periodo de incubación 6 a 16 días, con fiebre, dolor de cabeza, de espalda y muscular, cansancio e inflamación de nódulos linfáticos (ingle y cuello) y lesiones cutáneas características, que ocurren al tercer día de la aparición de la fiebre. La persona infectada puede contagiar hasta que desaparecen las costras y los afectados se suelen recuperar de forma completa, salvo en los casos que se presentan en pacientes inmunocomprometidos, entre dos y cuatro semanas tras la infección.

Puedes seguir a MATERIA en Facebook, Twitter e Instagram, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS