Así es el festival más atípico del mundo: premios Nobel, astronautas y una enorme cabeza de Lenin

El evento Starmus, que celebra su sexta edición en Armenia ante 5.000 asistentes, conmemora los 50 años de exploración robótica de Marte

Un momento de la actuación musical en Starmus VI.
Un momento de la actuación musical en Starmus VI.Max Alexander

Es difícil imaginar un enorme pabellón de deportes de la era soviética repleto de músicos de heavy metal, una orquesta filarmónica, premios Nobel, científicos de primera línea y astronautas de varias generaciones, incluido uno que no solo pisó la Luna, sino que también condujo un todoterreno sobre la superficie del satélite en 1972. Esto es lo que ha conseguido el festival Starmus VI, que se celebra en Ereván (Armenia) hasta el próximo sábado.

Esta cita ideada por el peculiar científico Garik Israelian, investigador del Centro de Astrofísica de Canarias de origen armenio, ha convocado a más de 5.000 asistentes, muchos de ellos jóvenes, para disfrutar de conciertos y conferencias cortas impartidas por algunos de los científicos, ingenieros y exploradores del espacio más influyentes de las últimas décadas.

El encuentro, al que ha sido invitado este diario, genera un extraño bullir de ideas sobre temas trascendentales para el ser humano, desde la guerra en Ucrania o la inflación hasta la exploración del universo en busca de nuevos mundos habitables o el cambio climático.

Es “reduccionista” preguntar cuál de todos estos problemas es más crucial, alertó Chris Rapley, climatólogo del University College y uno de los más de 40 ponentes reunidos en este evento que se celebra hasta el sábado. “El calentamiento está presente en todas las emergencias que podamos pensar, desde la inestabilidad política y la guerra hasta las migraciones”, resaltó. “Aunque los países pobres son y serán los que más sufran por estos motivos, y esto es muy injusto porque son los que menos han contribuido a ellos; estamos viendo que en lugares como California, uno de los estados más ricos del planeta, las autoridades públicas están al borde del colapso porque tienen que compensar a un gran número de habitantes que han perdido sus casas o sus negocios. Como consecuencia, muchos de ellos están emigrando a otros sitios. El cerebro humano no está bien equipado para comprender sistemas complejos como este y por eso cada vez es más importante reunir el esfuerzo de especialistas en muchas disciplinas distintas, como sucede en este encuentro”, añadió.

El Starmus VI se centra en conmemorar 50 años de exploración robótica de Marte, una tarea que emprendió primero la Unión Soviética, pero que ha explotado al máximo EE UU, responsable de las mayores misiones enviadas al planeta rojo.

Entre los ponentes de este año están algunos de los científicos más influyentes del mundo, como la francesa Emmanuelle Charpentier, ganadora del premio Nobel de Química en 2020 por coinventar la edición genética con CRISPR. Esta herramienta ubicua en los laboratorios de biología molecular tiene potencial de revolucionar la creación de cultivos enriquecidos en nutrientes y resistentes al cambio climático con una facilidad pasmosa, tratar enfermedades raras y también algunos cánceres sanguíneos de alta incidencia borrando los defectos genéticos como se corrige una errata con un procesador de textos convencional.

También está aquí Donna Strickland, la tercera mujer que ha ganado el Nobel de Física desde 1901. La científica explicó este martes que tanto ella como la anterior Nobel de física, Maria Goeppert-Mayer en 1963, hicieron los trabajos por los que recibieron el galardón cuando aún estaban terminando la universidad, lo que para ella supone una inspiración importante de cara a las futuras generaciones de científicas, explicó durante una rueda de prensa en el Complejo de Deportes Karen Demirchyan, líder reformista postsoviético que fue asesinado a tiros en el parlamento armenio en 1999.

Cada mañana, los ponentes salen del círculo del festival para dar charlas a alumnos de universidades, institutos y colegios de la capital armenia, una idea del propio Israelian. Entre los conferenciantes itinerantes está Garrett Reisman, que encarna un cambio de modelo en el ámbito laboral que puede inspirar a los escolares. Este estadounidense viajó al espacio en los transbordadores de la NASA Endeavour y Atlantis mientras estuvieron operativos y realizó caminatas espaciales. Desde hace unos años es asesor de SpaceX, la empresa creada por el multimillonario Elon Musk que ha desarrollado cohetes reutilizables para llevar humanos al espacio. “Nuestro próximo objetivo”, explicó Reisman el lunes en rueda de prensa, “es lanzar este mismo año el primer Starship, un cohete mucho más grande que los actuales que será capaz de llevar humanos más lejos que ningún otro en el sistema solar”; a lugares como la Luna y Marte.

Otro de los ponentes es Jean-Jacques Dordain, quien en 1977 fue uno de los cinco primeros astronautas seleccionados por Francia para ir al espacio por primera vez en la historia de ese país. “Me he pasado toda mi vida profesional en el espacio”, ha explicado hoy este ingeniero especialista en cohetes y mecánica de fluidos de 76 años. “Ser astronauta fue siempre mi primera opción, pero finalmente no fui lo suficientemente bueno y me descalificaron, así que acepté el plan B, me hice especialista en lanzadores y llegué a ser el director de la Agencia Espacial Europea [entre 2003 y 2015″, ha recordado hoy el francés. Otro de los ponentes más veteranos es Charles Duke, expiloto de pruebas de la fuerza aérea estadounidense de 87 años, que hablará sobre sus recuerdos como astronauta de la misión Apollo 16, la penúltima vez que el hombre pisó la Luna.

Otra de las estrellas habituales del festival es el exguitarrista de Queen Brian May, que ha recibido la medalla Stephen Hawking que ofrece cada año este festival. May recordó su peculiar historia profesional. Era estudiante de astrofísica y profesor cuanod empezó a tocar con Queen. Lo dejó todo a principios de los 70 para concentrarse completamente en la música. Tras la descomposición de la banda liderada por Freddie Mercury May volvió a la ciencia y terminó su doctorado en 2007. Su tesis se centraba en la luz zodiacal, el resplandor provocado por partículas de polvo que puede verse a simple vista al anochecer y el amanecer. “Si deseas algo con la fuerza suficiente, acabas encontrando la forma de conseguirlo”, dijo a la prensa. Junto a May, fueron premiados Nasa TV, la escritora Diane Ackerman y la primatóloga Jane Goodall por toda su carrera. El director del festival, Garik Israelian, es un convencido de la importancia de la comunicación de la ciencia y el periodismo especializado en este campo. “Debería ser una asignatura obligatoria”, aseguró.

Busto de Lenin en una de las salas del Complejo de Deportes Karen Demirchyan, en Ereván (Armenia).
Busto de Lenin en una de las salas del Complejo de Deportes Karen Demirchyan, en Ereván (Armenia).N. D.

La entrega de estas medallas se realizó en el enorme auditorio principal del Complejo de Deportes poco antes de que el grupo de metal Sons of Apollo mezclase el trueno de sus guitarras con los acordes de la filarmónica nacional de Armenia y miles de personas bailasen en las gradas del antiguo estadio comunista. Junto a este espacio, una solitaria sala de conferencias presidida por una descomunal cabeza de Lenin servía como almacén improvisado de cajas, instrumentos y muebles viejos.

Puedes seguir a MATERIA en Facebook, Twitter e Instagram, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.

Suscríbete para seguir leyendo

Lee sin límites

Sobre la firma

Nuño Domínguez

Nuño Domínguez es cofundador de Materia, la sección de Ciencia de EL PAÍS. Es licenciado en Periodismo por la Universidad Complutense de Madrid y Máster en Periodismo Científico por la Universidad de Boston (EE UU). Antes de EL PAÍS trabajó en medios como Público, El Mundo, La Voz de Galicia o la Agencia Efe.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS