¿Cuál es la magnitud mínima de un objeto celeste para que se vea a simple vista desde la Tierra?

La magnitud depende del flujo (cantidad de luz) que nos llega de un objeto. Y ese flujo también depende de la distancia a la que esté

La galaxia de Bode (M81) se encuentra en la constelación de la Osa Mayor a una distancia de 12 millones de años luz de la Vía Láctea.
La galaxia de Bode (M81) se encuentra en la constelación de la Osa Mayor a una distancia de 12 millones de años luz de la Vía Láctea.

La magnitud es la medida del brillo de un objeto celeste. Aplica a todos los objetos, estrellas, planetas, galaxias, supernovas... Los astrónomos de la antigüedad denominaron estrellas de primera magnitud (1) a aquellas que eran más brillantes y que se veían ya en el ocaso. Y sucesivamente, estrellas de magnitud 2, 3, 4… hasta las menos brillantes, magnitud 6, que solo podían verse en oscuridad total. Así que, en teoría, la magnitud 6 es la mínima medida de brillo que podía apreciarse a simple vista. Pero debes tener en cuenta algunas cosas más. La magnitud es logarítmica, y eso quiere decir que de 1 a 2 no aumenta lo mismo que de 2 a 3, y así… cuanta más magnitud se hace mucho más débil. Esa magnitud 6 correspondería, por ejemplo, al planeta Urano. Pero hoy en día, Urano no se puede ver a simple vista en sitios con contaminación lumínica.

Para que te hagas una idea de lo que puede observarse en realidad en el cielo con las condiciones de contaminación lumínica actuales, si vas a la Osa Mayor, que todo el mundo conoce, y que es esa constelación que tiene forma como de cazo, y empiezas a observar por el mango del cazo, localiza la segunda estrella que no es binaria (doble) pero se ve como si lo fuera. Hoy en día, en un sitio con un cielo sin exceso de contaminación lumínica, las personas con buena vista alcanzan a ver la binaria de la segunda estrella del mango. Y esa estrella es de magnitud 3,5. También hay personas con muy buena vista que puede discernir, por ejemplo, la nebulosidad de la galaxia de Andrómeda que también está pegada a la Osa Mayor que también tiene una magnitud de 3,5.

La magnitud depende del flujo (cantidad de luz) que nos llega de un objeto. Y ese flujo también depende de la distancia a la que esté. Un objeto muy brillante que esté muy lejos va a tener una magnitud mayor (la veremos menos brillante) que un objeto menos brillante pero que esté más cerca y que tendrá una menor magnitud. Un ejemplo es la Luna que no tiene luz propia pero como está muy cerca y refleja la luz del Sol la vemos brillante. Si nos fuéramos lejos, a Marte o a Saturno, la veríamos mucho más débil a pesar de que su brillo sería el mismo. La magnitud por lo tanto es una medida relativa.

Es muy probable que el objeto de mayor magnitud que se haya detectado a simple vista desde la Tierra haya sido una supernova. Existen varios tipos de supernovas. Uno de los más conocidos es la de las estrellas gigantes (a partir de 2-3 masas solares) que cuando llegan al final de su vida explotan. Se producen una serie de procesos físicos que hacen que la manera en la que mueren estas estrellas sea con una explosión. Esa explosión al principio es muy brillante y luego va perdiendo brillo. Cuando se han visto supernovas, en 1987 se vio una en la Gran Nube de Magallanes, se ven solo en su primera fase, después dejan de verse. Y además tiene que ocurrir en una zona del cielo cercana. Las que ocurren en galaxias lejanas no se ven desde la Tierra.

Las supernovas son muy importantes y algunas nos sirven para determinar distancias a otras galaxias. Las supernovas siempre brillan igual, es decir, cuando explotan se sabe el máximo el brillo que tienen, conocemos su magnitud absoluta. Entonces es una cuestión de escalar la distancia. Si, por ejemplo, ves una supernova explotar en la galaxia de Andrómeda, como sabes su magnitud absoluta, puedes calcular la distancia.

Elena Manjavacas es doctora en astrofísica e investigadora en el Space Telescope Science Institute (Baltimore, Estados Unidos)

Pregunta enviada vía email por Jaume Moreno Roca

Coordinación y redacción: Victoria Toro

Nosotras respondemos es un consultorio científico semanal, patrocinado por la Fundación Dr. Antoni Esteve y el programa L’Oréal-Unesco ‘For Women in Science’, que contesta a las dudas de los lectores sobre ciencia y tecnología. Son científicas y tecnólogas, socias de AMIT (Asociación de Mujeres Investigadoras y Tecnólogas), las que responden a esas dudas. Envía tus preguntas a nosotrasrespondemos@gmail.com o por Twitter #nosotrasrespondemos.

Puedes seguir a MATERIA en Facebook, Twitter e Instagram, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.


Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS