Cómo se vive en una supermanzana de Barcelona

Los vecinos de una zona en la que se ha eliminado el tráfico de paso explican que ahora el barrio es más habitable y se hace más vida en la calle

Las supermanzanas (o superillas, en catalán), una agrupación de manzanas en cuyo interior se restringe el tráfico y se amplía el espacio peatonal, están transformando los barrios de Barcelona. Pero, ¿cómo cambia el día a día de quienes viven en ella? Los residentes de la supermanzana de Poblenou sufrieron un cambio chocante al inicio, pero luego el mobiliario urbano se fue instalando poco a poco escuchando sus peticiones. Varios vecinos explican cómo ha cambiado su vida diaria: antes veían el tráfico pasar bajo sus ventanas, y ahora en su lugar hay sillas, bancos, parques infantiles y hasta una pista de atletismo, con lo que se hace mucha más vida en la calle, el barrio es más habitable y se conoce más a los vecinos. “La gente que ahora está en la calle antes se quedaba en casa o tenía que ir a un bar. Esto hace que tengan mejores relaciones sociales. El barrio ahora es como una extensión de mi casa”, explica Carmen París, del Col·lectiu Superilla Poblenou. El programa arrancó con críticas —como todos los cambios—, pero los resultados son positivos y han llevado al Ayuntamiento a querer extender el modelo a toda la ciudad.

Para conocer las noticias más importantes de Clima y Medio Ambiente de EL PAÍS apúntese aquí a nuestra newsletter semanal.

Siga la sección de Clima y Medio Ambiente en Twitter y Facebook

La información es la primera herramienta contra el cambio climático. Suscríbete a ella.
Suscríbete

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS