Muere en Bizkaia la primera águila pescadora albina que se conoce en el mundo

Los progenitores han priorizado la alimentación de los polluelos más sanos para garantizar su supervivencia

Águila albina nacida en Urdaibai.
Águila albina nacida en Urdaibai.Urdaibai Bird Center

El ejemplar de águila pescadora albina nacida en Urdaibai (Bizkaia) ha muerto este sábado, tres días después de nacer. Era el primer ejemplar albino de esta especie documentado en el mundo. Sus seguidores ya le habían bautizado con el nombre de Zuri, que significa “blanco” en euskera. Partía con ciertas desventajas. No solo era el más pequeño, también tenía dificultades visuales para obtener el alimento que le suministraban sus progenitores, aseguran desde Urdaibai Bird Center. Landa, la hembra, ha priorizado la alimentación de los polluelos más sanos para garantizar su supervivencia. Zuri, desgraciadamente, no ha podido superar la dura prueba que tenía por delante.

“Estaba súper débil y estamos convencidísimos de que estaba ciega. Cada vez que venía la madre con comida, los dos polluelos grandes la cogían y de repente el albino estaba mirando para otro lado. Ayer a la noche ya pensamos que tenía los minutos contados”, cuenta el biólogo Edorta Unamuno, uno de los responsables de esta iniciativa que lleva trabajando con las águilas pescadoras desde 2013.

Esta ave es una especie muy sensible y no se conocen prácticamente ejemplares en cautividad. El estrés de la gente les puede producir un ataque al corazón o fuertes miopatías. Por eso, el hecho de intervenir el nido para salvar al pollito albino se descartó. “Criarla en cautividad costaría mogollón. Y además vete a saber cómo va a salir. Los que estamos trabajando en el tema no queríamos que se convirtiese en un mono de feria. Es muy bonito y es muy tierno todo, pero a mi no me gustaría que me tuvieran en una jaula 40 años”, señala Unamuno.

La vida del águila albina ha sido retransmitida por una webcam de Urdaibai Bird Center [puede verlo en este enlace o en el siguiente vídeo]. Para Pol Rodríguez, un estudiante de Barcelona que ha seguido el directo de estas águilas pescadoras, la noticia de la muerte del polluelo albino le ha pillado por sorpresa: ”Yo era optimista de que pudiera sobrevivir, pero poco a poco se fue apagando, ya que Landa no le alimentaba lo suficiente”. Aun así, reconoce que ha sido una experiencia única e irrepetible.

Ahora las esperanzas están puestas en los dos polluelos que han quedado. Aunque nadie puede asegurar que no aparezcan nuevos contratiempos, como el hecho de que desarrollen alguna enfermedad o que tengan que enfrentarse a galernas y tormentas. “Al fin y al cabo es fauna salvaje. Nos gusta que la gente vea que es difícil que una pareja de águilas pescadoras críe en libertad a dos polluelos. No es una chorrada, se lo tienen que currar y aunque se lo curren pueden pasar cosas”, advierte Unamuno.

Los polluelos estarán en el nido de siete a ocho semanas y a finales de julio ya empezarán a ejercitarse y a dar sus primeros saltos. “Se les va a colocar una anilla para identificarlas a distancia, no un GPS por temas de financiación. Es un ave que se posa mucho y se puede ver con telescopios. Roy tiene la anilla amarilla y Landa la naranja. Luego la gente nos va avisando de donde están”, declara el biólogo vasco. Se espera que a principios de agosto ya puedan atisbarse por los cielos de Urdaibai.

Puedes seguir a CLIMA Y MEDIO AMBIENTE en Facebook y Twitter, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción