Naufragios

El vertido del buque semihundido en Gibraltar llega de nuevo a la costa

El puerto gibraltareño ha retomado la actividad de forma escalonada, mientras que los equipos en tierra se afanan por limpiar la playa afectada

Limpieza de restos de combustible procedentes del buque OS35 en la costa de Gibraltar
Limpieza de restos de combustible procedentes del buque OS35 en la costa de GibraltarGOBIERNO DE GIBRALTAR (GOBIERNO DE GIBRALTAR)

El vertido del granelero semihundido junto a la costa de Gibraltar, el OS35, ha vuelto a provocar manchas de hidrocarburos en la costa del Peñón la mañana de este jueves. La zona afectada, Sandy Bay, es una playa cercana a la zona del varamiento controlado —a 700 metros de tierra— a la que han llegado “importantes glóbulos de petróleo y material de la barrera” hasta la orilla, según ha informado el Gobierno Gibraltareño a primera hora. Eso ha llevado a que los operarios se hayan afanado en la limpieza de esta zona, hasta dejar reducido el petroleo a la zona de los espigones exteriores.

“Todavía hay una cantidad considerable de rocas cubiertas de petróleo”, han confirmado fuentes de la Administración del Peñón en un nuevo comunicado horas después. De ahí que desde la Autoridad Portuaria de Gibraltar hayan optado por cerrar una parte de la costa de Little Bay, otro punto cercano donde están las aguas de las plantas desalinizadoras que dan agua al Peñón. A eso, se ha sumado la decisión de acortar la barrera que está colocada en la zona de Catalan Bay —la más cercana al barco siniestrado— para evitar que ésta llegue a la costa, como ya ha pasado antes, si el tiempo empeorase durante el fin de semana.

Mientras, a 700 metros de la orilla, las labores en el OS35 continúan. Los rescatistas —integrados por la empresa gibraltareña designada por el seguro del armador, equipos del puerto de Gibraltar y Salvamento Marítimo español— trabajan a dos bandas. Por un lado, en el interior del buque continúan los trabajos para extraer la mayor cantidad de fueloil posible, el combustible más peligroso y contaminante y el que se ha estado vertiendo al mar durante días. En el momento del accidente, ocurrido el pasado lunes, el mercante dijo que viajaba, para su autoconsumo, con 255 toneladas de gasóleo, 222,5 de fueloil y 27 de lubricante. Tras días de faena, ya han conseguido retirar el diesel, los aceites y más de la mitad del fuel. Aunque las tareas continúan para la mayor extracción posible de los tanques 1 y 2 que contienen esta sustancia, Gibraltar cree que ya está a punto de llegar a la máxima limpieza posible.

El segundo frente de trabajo se está desarrollando en los alrededores del buque —encallado a 17 metros de profundidad—, donde los rescatistas están intentando contener el fuel que se encuentra dentro de las barreras y limpiarlo con buques anticontaminación especializados. Desde que el OS35 comenzó a verter petróleo el jueves de la semana pasada, una parte de la mancha escapó a las barreras y llegó a distintos puntos de la costa de Gibraltar y a la playa de Poniente de La Línea de la Concepción. “Todo indica que la cantidad de velo flotante sigue siendo significativamente reducida”, ha puntualizado el Gobierno de Gibraltar la tarde de este jueves.

Pese a eso, y después de días sin arribazones, se han registrado importantes glóbulos en Sandy Bay. Más allá de los vertidos, el buque Muti Cat Nero ha retirado hasta cinco costales de objetos del barco susceptibles de convertirse en basura contaminante. En el puerto, el capitán marítimo ordenó este miércoles el restablecimiento escalonado de las actividades portuarias, salvo las de repostaje, precisamente las que más tráfico de buques reportan a la infraestructura.

Aún está por decidir cómo se recuperará el granelero para sacarlo de su ubicación. El buque está cargado con barras de acero y combado por la mitad, desde que la noche del lunes chocase contra un metanero que estaba fondeado en el puerto. Ahora está por ver cuál será la decisión más idónea para poder retirar el buque.

La información es la primera herramienta contra el cambio climático. Suscríbete a ella.
Suscríbete

Puedes seguir a CLIMA Y MEDIO AMBIENTE en Facebook y Twitter, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal

Sobre la firma

Jesús A. Cañas

Es corresponsal de EL PAÍS en Cádiz desde 2016. Antes trabajó para periódicos del grupo Vocento. Se licenció en Periodismo por la Universidad de Sevilla y es Máster de Arquitectura y Patrimonio Histórico por la US y el IAPH. En 2019, recibió el premio Cádiz de Periodismo por uno de sus trabajos sobre el narcotráfico en el Estrecho de Gibraltar.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS