‘Hermine’ azota Canarias con lluvias que han provocado cortes de carreteras, desprendimientos y cancelación de vuelos

El archipiélago copa la lista de los 10 registros de precipitación más altos del país, con 113 litros en Las Palmas y 108 en Santa Cruz de Tenerife

Bomberos de Santa Cruz de Tenerife retiraban este domingo las ramas de un árbol caído en la avenida Pérez Armas.
Bomberos de Santa Cruz de Tenerife retiraban este domingo las ramas de un árbol caído en la avenida Pérez Armas.Bomberos de Tenerife

Cortes de carretera, desprendimientos, caída de árboles, cancelación de vuelos... Y agua, mucha agua. Canarias ha sufrido este domingo de lleno los efectos del exciclón tropical Hermine. Desde primera hora de la madrugada, la lluvia se ha cebado con todas las islas del archipiélago. “Lo más destacado es que ha llovido en todas las islas casi sin interrupción”, ha señalado el delegado de la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) en Canarias, David Suárez. “Ha sido un domingo duro”, ha admitido en rueda de prensa el presidente de Canarias, Ángel Víctor Torres, para subrayar: “Lo más importante es que no hay daños personales que lamentar”.

El temporal ha seguido el guion previsto por Aemet. Se esperaban acumulaciones de 100 litros por metro cuadrado cada 12 horas en Gran Canaria, Tenerife y La Gomera; hasta 120 en Gran Canaria; y 180 en La Palma y El Hierro. A última hora de la tarde, la región copaba nueve de los 10 primeros puestos de la lista de los registros de precipitación más altos del país, con 113 litros en Las Palmas y 111 en Santa Cruz de Tenerife. Aun así, las horas más delicadas se espera que sean entre las 23.00 del domingo y las 11.00 del lunes, según el presidente de Canarias.

Hasta ahora, la isla de Gran Canaria es la que más lluvias ha recibido, con cuatro estaciones por encima de los 100 litros por metro cuadrado en las últimas 12 horas, dos de ellas en la capital, Las Palmas de Gran Canaria (378.500 habitantes). El resultado: las incidencias se han disparado hasta las 1.100 el domingo, frente a las 300 del sábado, según ha detallado en rueda de prensa Marta Moreno, subdirectora de Protección Civil y Emergencias del Gobierno de Canarias. Todas las islas han sufrido cortes de carreteras, aunque estas han sido particularmente destacadas en Gran Canaria, que por momentos ha tenido que prescindir de la GC-1, que va desde Las Palmas de Gran Canaria al aeropuerto y a los centros turísticos del sur; dos de los túneles de acceso y salida que conectan la capital han tenido que ser parcialmente sellados. A última hora de la tarde, la localidad de San Nicolás de Tolentino (en el oeste de la isla), se encontraba parcialmente incomunicada.

En Tenerife, se han producido desprendimientos de piedras y caída de árboles en municipios del sur, en el Puerto de La Cruz, La Orotava y en la capital, Santa Cruz de Tenerife; así como problemas de tendido y suministro eléctrico en municipios como La Laguna, Icod de los Vinos, Tacoronte y Granadilla; y numerosas inundaciones de viviendas o locales.

La información es la primera herramienta contra el cambio climático. Suscríbete a ella.
Suscríbete

El caos se ha trasladado a los aeropuertos. Durante el día se han llegado a cancelar 252 vuelos en Gran Canaria, Tenerife Norte, El Hierro, La Palma y La Gomera y se habían desviado 38. La situación en las terminales de los aeródromos es de desconcierto. “Llevamos horas atrapados en el aeropuerto de Gran Canaria”, cuenta la periodista de EL PAÍS Berna González Harbour, que se encuentra en la isla cubriendo el Foro Formentor. “Nadie está dando la cara en las puertas, hay goteras y apenas acabamos de recibir un SMS de cancelación diciendo que llamemos a un call center. Las puertas de embarque, sin personal. Aquí estamos como pollos sin cabeza”.

Si Hermine sigue cumpliendo las previsiones, su fuerza se irá debilitando a medida que pasen las horas, ha explicado Suárez. “Pero no podemos bajar la guardia”, ha advertido Torres, “en las próximas horas se pueden seguir produciendo tormentas convectivas en distintos puntos del archipiélago”. Se prevé que a mediodía del lunes se pueda dar por finalizado el episodio y que el martes vuelvan las condiciones habituales de estabilidad, bajo la influencia del anticiclón de las Azores.

A las 00.00 del lunes, la alerta pasará a naranja en Gran Canaria, La Palma y El Hierro por lluvias y tormentas, al igual que La Palma, donde también hay aviso por el viento, pero amarillo, el primer nivel del sistema de alertas. En Lanzarote, Fuerteventura y La Gomera también estará activa la alerta amarilla por lluvias y tormentas. Lo delicado de la situación llevó a la Aemet a elevar el nivel de riesgo durante el domingo hasta el aviso rojo, la alerta máxima, en estas tres islas, mientras que es naranja, el segundo nivel de la escala, en La Gomera y Tenerife. Un nivel rojo implica “riesgo extremo por fenómenos no habituales, de intensidad excepcional y con un nivel de riesgo para la población muy alto”.

Vecinos del barrio Guisguey en el término municipal de Puerto del Rosario en Fuerteventura trabajan en la gavias para tratar de llenarlas aprovechando la lluvia recibida del paso de la tormenta tropical Hermine, cerca de Canarias.
Vecinos del barrio Guisguey en el término municipal de Puerto del Rosario en Fuerteventura trabajan en la gavias para tratar de llenarlas aprovechando la lluvia recibida del paso de la tormenta tropical Hermine, cerca de Canarias. Carlos de Saá

A pesar de su impacto, Hermine, en realidad, ya ha dejado de ser un ciclón tropical. Según el Centro Nacional de Huracanes (NHC) de EE UU, organismo responsable del seguimiento de los ciclones —término que engloba a las depresiones tropicales, tormentas tropicales y huracanes dependiendo de la fuerza de sus vientos—, este sistema se degradó de tormenta a depresión sobre las once de la noche del sábado, al pasar la velocidad sostenida de los vientos en su centro de 65 kilómetros por hora a 55. En su último parte sobre el fenómeno, el octavo, el NHC informó de que el sistema perdió sus características tropicales sobre las tres y media de la tarde hora española y pasó a ser una depresión postropical, por lo que dejará de emitir partes sobre ella. Se espera que el exciclón siga rumbo norte durante este día y que, después, gire hacia el oeste-noroeste o noroeste.

Así, la vida de Hermine, que ha sorprendido a los meteorólogos al tomar rumbo al norte en lugar de hacia el Caribe, ha sido corta, ya que su trayectoria, pegada a la costa africana, ha debilitado su estructura como ciclón, dado que para organizarse necesita aguas más cálidas y además se ha encontrado con una vaguada o lengua de aire frío. En todo caso, como advertía el veterano meteorólogo Francisco Martín, coordinador de la revista RAM Meteorología, “una degradación en la escala de ciclones implica una ruptura de organización en cuanto a aspecto y dinámica tropical, pero no supone en absoluto una pérdida de potencial adversidad del sistema”.

Puedes seguir a CLIMA Y MEDIO AMBIENTE en Facebook y Twitter, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS