MUERE EL ÚLTIMO NOBEL ESPAÑOL

Iria Flavia despide a Cela bajo la lluvia

Los restos mortales del último Premio Nobel español han sido enterrados en el cementerio de Iria Flavia, donde nació

Los restos mortales de Camilo José Cela, el último Premio Nobel español fallecido ayer en Madrid a los 85 años, descansan ya bajo un olivo del cementerio de Iria Flavia (A Coruña), localidad que le vio nacer. Vecinos de la localidad y multitud de personalidades han acudido al sepelio y a la capilla ardiente, instalada en la fundación que lleva el nombre del escritor, para darle su último adiós.

Más información
'La vejez siempre suaviza'
Una intensa vida de creación y polémica
Camilo
Más allá de la anécdota
En el invierno
Dolor por la muerte del "escritor español más universal del siglo XX"
2002, el año en que nos dejaron genios como Cela, Chillida o Bardem
Especial:: La muerte de Camilo José Cela
Galería:: La peripecia de un Nobel

Los ministros de Interior, Mariano Rajoy; de Fomento, Francisco Alvarez Cascos; de Defensa, Federico Trillo; y de Educación y Cultura, Pilar del Castillo; así como el secretario de Estado de Cultura, Luis Alberto de Cuenca, y el director del Instituto Cervantes, Jon Juaristi, han acudido esta tarde en Iria Flavia (A Coruña) al sepelio del Premio Nobel que comenzaba a las 17.05 horas.

Cinco minutos antes de las cinco de la tarde el féretro salía de la sede la Fundación Cela, donde han estado instalada la capilla ardiente desde primeras horas de la mañana, y se dirigía a la Colegiata de Santa María de Adina, a unos 100 metros de la sede de la citada Fundación, donde el portavoz del arzobispado de Santiago, el padre José Isorna ha oficiado la misa funeraria.

La capilla ardiente quedaba instalada en una habitación de la Fundación Camilo José Cela con paredes de piedra y presidida por un retrato del escritor. Los restos mortales del escritor han quedado rodeados por las coronas de la viuda de Cela, Marina Castaño, del presidente del Gobierno, de la familia Real, del Senado, del Parlamento de Galicia y de la Real Academia Gallega, entre otras.

A la salida de la fundación, cientos de vecinos han despedido los restos mortales del escritor con un sonoro aplauso, mientras la Real Banda de Gaitas de la Diputación de Ourense interpretaba el himno del Antiguo Reino de Galicia al paso de la comitiva, encabezada por la viuda, Marina Castaño, y en la que también se encontraban los citados ministros, el presidente del Parlamento gallego y miembros del Gobierno gallego y de los partidos de la oposición.

Toda la cultura que va contigo te espera aquí.
Suscríbete

El último adiós a Cela

Miembros del Gobierno gallego, el Delegado del Gobierno en Galicia y numerosos vecinos de la villa de Padrón han acudido ya a visitar la capilla ardiente para despedir a uno de sus hijos más ilustres.

El conselleiro de Cultura de la Xunta de Galicia, Jesús Pérez Varela, que ha sido el primer miembro del Ejecutivo gallego en llegar a Iria Flavia, ha subrayado que la muerte de Cela "es una pérdida importante para Galicia, España y Europa". Pérez Varela acudía en representación del presidente, Manuel Fraga, que ha excusado su presencia porque se encuentra convaleciente de la operación de hernia inguinal a la que fue sometido el pasado sábado.

Por su parte el titular de la Consellería de la Presidencia, Jaime Pita, ha manifestado que "Cela es la personalidad más importante de la literatura española del siglo XX", y ha destacado el significado de Cela tanto para Galicia como para el resto de España y del mundo de las letras en general.

Uno de los vecinos que se ha acercado a la Fundación ha explicado que conocía a Cela desde la niñez y recordaba como el escritor tenía que dejar sus juegos para volver cada día a las 5 de la tarde a casa a tomar el tradicional té ingles, que su madre, de nacionalidad británica, le preparaba.

Mientras tanto, el Ayuntamiento de Padrón, al igual que la Xunta, ha declarado tres días de luto y ha acordado erigir una estatua de Cela en su memoria en el Paseo del Espolón, frente a la de otra gran figura de la literatura gallega y también natural de Padrón, Rosalía de Castro.

Último viaje del premio Nobel

El féretro del autor de La Colmena, que partió a las 20.00 horas de la clínica madrileña Centro donde ayer falleció Camilo José Cela, ha llegado esta madrugada, sobre las 2.30 horas, a la villa coruñesa.

Marina Castaño había llegado previamente, sobre la medianoche, y esperó la llegada de los restos mortales de Cela en la sede de la Fundación que lleva el nombre del escritor.

En rueda de prensa, Guillén explicó que Castaño acompañó hasta el último momento al escritor y "mantuvo la última conversación con su marido, donde le dijo lo mucho que la quería y dio un viva a Iria Flavia".

El doctor Guillén comentó que, en una de las últimas conversaciones que mantuvo con Cela, "me pidió que cuidara a su esposa Marina", ya que, según dijo el escritor, "es algo más frágil de lo que parece". "Cuidadla, porque esta criatura se lo merece", le dijo Cela al médico.

La capilla ardiente con los restos mortales de Camilo José Cela en Iria Flavia, presidida por su retrato y numerosas coronas.
La capilla ardiente con los restos mortales de Camilo José Cela en Iria Flavia, presidida por su retrato y numerosas coronas.EFE
La viuda de Camilo José Cela, Marina Castaño, junto a su hija Laura, durante el sepelio.
La viuda de Camilo José Cela, Marina Castaño, junto a su hija Laura, durante el sepelio.EFE
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS