Humor 'polaco' para fomentar el catalán

La productora de Minoria Absoluta realiza seis gags como material didáctico para las campañas de la Plataforma per la Llengua

Ante una terapia de grupo, los compañeros Animan a Manel a hablar sobre su caso. Al final, lo hace: "Sí, yo también cambio al castellano cuando me habla un inmigrante", solloza. Ooohs!!! generalizados y caras contraídas de dolor porque no sabía que, además de que sólo le pedía la hora, el desconocido entendía perfectamente el catalán. Pero ya ha empezado por reconocer el hecho y hasta pasa la prueba en la sala ante Wilson, otro inmigrante, que ya es respondido en la lengua de Carles Riba cuando inquiere sobre la la hora. Para celebrarlo, deciden ir a tomar unas cervezas y cuando Wilson le pregunta a dónde van, le informa de nuevo en castellano. Se acaba la fiesta antes de empezar. Es una paradoja parecida a la situación de dos aficionados culés que hablan ente ellos en catalán pero uno jalea e insulta en castellano, idioma del "¡Campeones, campeones!" que entonan juntos al final...

Son situaciones de dos de los seis gags que Minoría Absoluta, la productora de Toni Soler creadora de los televisivos Crackòvia y Polònia, ha realizado de forma desinteresada para uso de Plataforma per la Llengua. El objetivo: "que a través del humor, pensemos en las situaciones lingüísticas que adoptamos los catalanoparlantes y que nos ayuden a cambiar nuestras actitudes en relación a la lengua", apunta David Mundet, coordinador de la plataforma.

Una pija catalana que habla en castellano y que no entiende la hora que le dice en un perfecto catalán un inmigrante; un representante de un banco que salta de lengua ante un cliente sudamericano "para no ponerle las cosas aún más difíciles" o una profesora que se dirige a su alumno en castellano cuando éste ha de traducir a su padre rumano sus preguntas son otras de las situaciones que reflejan esos gags, de dos minutos de duración y que la plataforma utilizará, en primera instancia, como material didáctico para sus campañas, talleres de acogida y servicios que ofrece a empresas e instituciones.

La denuncia del cambio permanente de lengua ante un desconocido, el tópico de que eso se hace por educación y el refuerzo de que todo catalanoparlante es en sí mismo un referente lingüístico, son las ideas-fuerza de los espots, que la plataforma ya está negociando ceder gratuitamente a salas de cine y a las televisiones, amén de su difusión masiva a través de las redes sociales y por el canal de la Plataforma per la Llengua en Youtube.

"Encararlo por la estrategia del humor me parece muy acertado para acabar con la imagen del catalán siempre enfadado por el tema de la lengua; además, los gags no son ofensivos, están hechos desde la firmeza, pero de buen rollo", apunta Toni Soler, director general de Minoría Absoluta. El periodista, que piensa que la situación del catalán "está mucho mejor en la cultura y los medios de comunicación que hace 10 años" pero que "la demografía, con la llegada de un millón de inmigrantes en una écada es la que es", también es accionista del futuro diario en catalán Ara. "Es el momento político, social comunicativo para sacar un periódico en esta lengua"; un rotativo que, en su opinión, tenga la presencia que tienen TV-3, Catalunya Ràdio y RAC-1 en sus respectivos ámbitos. "En prensa no estamos donde deberíamos estar, y la apuesta no es sólo por el catalán sino también por hacer un producto riguroso". ¿Altruismo? "En absoluto: el catalán es nuestra lengua de trabajo y, como empresario, esperamos beneficios en un futuro".

EL PAÍS

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS