OBITUARIO

Eugenio Corti, novelista italiano que dio testimonio del horror

En su obra 'El caballo rojo' dibujó un retrato memorable de la II Guerra Mundial

El escritor italiano Eugenio Corti, famoso por varias obras históricas, sobre todo El caballo rojo, de 1983, que contaba las dificultades de reconstruir un presente y un futuro por parte de una generación de supervivientes de la II Guerra Mundial, falleció el pasado 4 de febrero en su casa de la campiña lombarda, en el norte de Italia. Apenas dos semanas antes había cumplido los 93 años.

Corti nació en 1921 en la misma localidad en la que falleció y donde pasó toda su vida como observador y participante de la historia: Besana Brianza: 15.000 almas en una de las zonas más industrializadas y productivas del país, al norte de Milán. Su padre Mario había empezado a trabajar como aprendiz en una fábrica textil con 13 años y acabó siendo dueño de cuatro industrias del mismo sector. Tuvo 10 hijos. Eugenio era el primero. Frecuentó el colegio en Milán y estudiando a Homero prendió en él el fuego de la literatura.

En junio de 1942, alférez de 21 años, fue destinado al frente ruso, donde el Ejército del reino italiano acabó diezmado por el frío y la falta de preparación antes de emprender una catastrófica retirada. Corti relata esta experiencia en un diario titulado I più non ritornano, publicado en 1947. Así explicaba con qué intención se animó a poner en palabras uno de los episodios más cruentos de la historia italiana: “Respetar la verdad, para que se conozca, hasta el punto de poder jurar sobre el contenido de cada una de las frases”. Nace una crónica cruda donde, a ratos, la brutalidad de la guerra transforma a los hombres en salvajes. El filósofo Benedetto Croce escribió que se trataba de una “lectura angustiosa y desgarradora, en la cual no falta la consolación de algunos relámpagos de bondad y nobleza humana”.

El 8 de septiembre de 1943, día en el que Italia salió del conflicto mundial tras firmar un armisticio con los aliados después de la caída de Mussolini, Corti, como toda su generación, tuvo que tomar posición respecto a otra guerra que dio comienzo en ese instante y enfrentaba a los nazifascistas deseosos de restaurar el régimen y los partisanos, sostenidos por ingleses y norteamericanos, que luchaban por la liberación del país. Corti, católico y antifascista, se alistó con la Resistencia y combatió en la Línea Gótica, el frente que dividió Italia en dos partes hasta la primavera de 1945, cuando el exdictador y sus aliados alemanes fueron definitivamente derrotados.

Todo esto aportará los materiales para su obra literaria. En la escritura de Corti siempre luce la fuerza del testimonio. Siempre es inquieta, como la de un superviviente: un acto de memoria para entregar a quien lee la grandeza y la miseria, la felicidad y el dolor, el heroísmo y la cobardía que coexisten en el hombre que tropieza con la realidad y no se esconde de ella, que tiene que elegir entre el bien y el mal.

A partir de los años setenta, Corti se dedicó por completo a escribir. Durante 11 años trabajó en la documentación y escritura de la que fue su obra maestra, El caballo rojo, publicado en España por Rialp en 1990 y reeditado por Ciudadela Libros en 2007. El libro le dio al autor más notoriedad en el extranjero que en su propio país, que hasta muy tardíamente no le aupó a la gloria de los premios o reconocimientos importantes.

Toda la cultura que va contigo te espera aquí.
Suscríbete

Tuvo que esperar a cumplir 90 años para que, en 2011, un comité reuniera 8.000 firmas para presentar su candidatura al Premio Nobel. Un año después el presidente de la República, Giorgio Napolitano, le entregó la medalla de honor de la cultura y las artes. Por lo demás, Eugenio Corti vivió con discreción, en su pueblo junto con la compañera de toda una vida, Vanda. De la misma forma se fue, como un huésped tímido de una fiesta de la que sale sin apenas despedirse. Su merecida fama de escritor escrupuloso y de empeño cívico se consolidó sobre todo en Francia: en noviembre de 2009, en una encuesta que realizó el Figaro Litteraire, la traducción francesa de El caballo rojo fue considerada la mejor novela europea de los últimos 25 años.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS