The Corrs: “Regresar es como volver a grabar tu felicidad”

La banda irlandesa publica nuevo álbum, 'White Light', tras una década de silencio

Andrea Corr lleva la voz cantante. En el grupo y en la entrevista a cuatro. Ella y sus hermanos forman The Corrs, el grupo de pop irlandés que en 2005, antes de anunciar una pausa que ha durado 10 años, cosechaba casi 40 millones de copias. Sharon, la violinista, cree que siguen sabiendo a The Corrs, y Caroline, pianista, corrige a sus hermanas cuando hablan español. El que parece imperturbable es Jim —guitarrista—, que, tan solo ante miradas inquisitivas, acaba respondiendo a una de las preguntas sin separarse de un cigarrillo electrónico. Estuvieron en Madrid para presentar su nuevo álbum, White Light. Ellas se mostraron cálidas y risueñas, él, tímido y reservado, como si quisiera concederles el protagonismo a sus hermanas.

Necesitábamos hacer un descanso  para centrarnos en nuestra vida personal y familiar

 Su último álbum antes del parón fue Home (2005), toda una declaración de intenciones: “Necesitábamos hacer un descanso, puede que demasiado largo, para centrarnos en nuestra vida personal y familiar”. Y tanto. Andrea y Sharon publicaron sencillos por separado —con mucho menos eco que el que conseguían con Breathless o con What can I do?—. Se han casado, han tenido hijos... La defensa de Jim de las teorías conspiranoicas del 11-S y su labor filantrópica junto a sus hermanas han dado algunos titulares en la prensa. Ahora el interés que suscitan se centra más en la música.

White Light, que vio la luz el pasado noviembre, es una reflexión sobre la vida y el más allá. “Queríamos que fuera algo positivo para la gente que lo escucha”, explica Caroline. “Hay muchos temas, pero el principal es la muerte”. Es entonces cuando viene a la memoria el legado de sus padres de quienes heredaron la música como profesión. Su madre falleció hace más de 10 años y su padre, la primavera pasada. Por eso, el concierto que la banda ofreció en Londres para anunciar su regreso fue para ellos inenarrable, como un torbellino que les dejó los sentimientos a flor de piel. “Volver a hacer un disco es como volver a grabar tu felicidad y para nosotros este es el mejor de todos”, cuenta Sharon.

El nombre del álbum, White Light —en español, Luz blanca—, responde a una de las frases del documental de Amy Winehouse en el que el célebre intérprete estadounidense Tony Bennett reflexiona sobre la existencia: “La vida te enseñará cómo vivirla, si es que la vives”, dice sobre la voz del soul que murió en 2011 a los 27 años. Ligado a este pensamiento surgió el título, que tiene una doble interpretación: de un lado, la luz blanca que, dicen, se ve al morir; del otro, la que representa la iluminación de los escenarios. “Lo que intentamos”, asegura Caroline, “es cantar nuestras canciones favoritas”. Como si fuera de una obviedad absoluta.

White Light, que tuvo su estreno el pasado mes de noviembre, es una reflexión sobre la vida y el más allá.

Ahora, tras casi una década sin subirse a un escenario juntos, los británicos serán los primeros que escucharán en directo a una de las bandas más populares de Europa. Será en enero, pero con condiciones: “No podemos dejar a nuestros hijos más de dos noches seguidas”, matiza Caroline. “Nos echan demasiado de menos”.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS