CRÍTICA | LA DECISIÓN DE JULIA
Opinión
Texto en el que el autor aboga por ideas y saca conclusiones basadas en su interpretación de hechos y datos

Las voces humanas

La obra de Cocteau es el referente que invoca Norberto López Amado para esta pieza de cámara que reúne a dos voces dolientes

Marta Belaustegui, en 'La decisión de Julia'.
Marta Belaustegui, en 'La decisión de Julia'.

Con un teléfono y una soledad desbordada, Jean Cocteau levantó en La voz humana uno de esos monumentos imperecederos al dolor femenino y a la herida interior, cuyo poder universal acababa trascendiendo toda cuestión de género. La voz humana es el referente que invocan Norberto López Amado y su guionista Rafa Russo en La decisión de Julia, pieza de cámara que acaba reuniendo a dos voces dolientes en una habitación de hotel, alrededor de una historia de amor brevísima, pero resonante, efímera y tocada de muerte desde su mismo origen.

LA DECISIÓN DE JULIA

Dirección: Norberto López Amado.

Intérpretes: Marta Belaustegui, Fernando Cayo, Yolanda Ulloa.

Género: drama. España, 2015.

Duración: 80 minutos.

Austera, pero elegante en su apuesta formal, La decisión de Julia se impone, con Cocteau, un modelo un tanto desmesurado y paralizador. Marta Belaustegui y Fernando Cayo defienden con total entrega la verdad de sus voces solistas, pero lidian a menudo con frases excesivas e imposibles. También sobran subrayados musicales en los estratégicos golpes de efecto narrativos de este relato que bordea un tabú, aunque no lo enfrenta.

Toda la cultura que va contigo te espera aquí.
Suscríbete
Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS