“La Policía nos contó cosas para esta película demasiado fuertes”

Helena Taberna, Daniel Grao e Ingrid García-Jonsson presentan 'Acantilado' en una charla con los suscriptores de EL PAÍS

Los dos actores y la directora con Gregorio Belinchón en el encuentro.
Los dos actores y la directora con Gregorio Belinchón en el encuentro.Kike Para

¿Qué hacer si tu hermana se ha unido a una secta? La nueva película de Helena Taberna bucea en este escabroso mundo en su última película, Acantilado, estrenada el 3 de junio. Lo hace con los ojos de Daniel Grao (Gabriel), un fiscal cuya vida entra en crisis cuando recibe una llamada que le avisa de que su hermana, Cordelia (Ingrid García Jonsson), ha podido participar en el suicidio colectivo de una secta de la que era adepta. Los dos actores principales y la directora participaron ayer en un encuentro de EL PAÍS+ con los suscriptores del periódico. El coloquio tuvo lugar en la sala Cuarta Pared, en Madrid.

La verosimilitud en la trama fue un elemento indispensable a la hora de preparar este filme, basado en el libro de Lucía Extebarría El contenido del silencio. Una comisaria trabajó codo con codo con Goya Toledo, que el filme dirige precisamente la investigación y vigilancia de la secta a la que pertenece Cordelia. “Además tuvimos oportunidad de entrevistarnos con el jefe de policía de Las Palmas y con un agente infiltrado en este tipo de organizaciones”, explicó Taberna. “¿Podéis explicarnos algo de esos encuentros?”, interrogó el periodista Gregorio Belinchón, moderador del encuentro. La cineasta y su protagonista masculino se miraron y entonces ella contestó: “Mmm no. No se puede. La policía nos contó cosas demasiado fuertes para decirlas”. La que no ha participado en la elaboración de la cinta fue la autora del libro en que se inspira, “no por falta de interés”, aclaró la directora, “sino para delimitar claramente los campos entre la película y el texto”.

Es peligrosísimo dejar la industria del cine en manos de tres o cuatro grandes empresas”

Grao, último chico Almodóvar, y García Jonsson, que aparecía recientemente en Toro, hablaron de sus respectivos personajes. Para él, este personaje fue una oportunidad para la contención: “Tiene una personalidad aparentemente sólida, parece que tiene todo bajo control, pero el viaje emocional que realiza en la película le demuestra que la base en la que se asienta todo es muy débil”. Para la actriz, este papel le ofreció la posibilidad de trabajar su parte “frágil y herida”. La intérprete acaba de encadenar una serie de trabajos muy distintos entre sí: “cuando llegan tantas oportunidades de curro, hay que aprovecharlas. No hay más”.

En el encuentro hubo espacio para charlar sobre la situación actual del cine. La cineasta advirtió de que el cine que está a medio camino entre lo comercial y lo independiente corre serio peligro. “Es peligrosísimo dejar la industria del cine en manos de tres o cuatro grandes empresas”, aseguró. Taberna también reclamó una “presencia poderosa” de las mujeres cineastas “para que no se pierda la mitad del talento”.

Sobre la firma

Patricia Peiró

Redactora de la sección de Madrid, con el foco en los sucesos y los tribunales. Colabora en La Ventana de la Cadena Ser en una sección sobre crónica negra. Realizó el podcast ‘Igor el ruso: la huida de un asesino’ con Podium Podcast.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS