EL PAÍS DE TCM

La experiencia Terrence Malick

En el director estadounidense todo es misterio, empezando por su lugar de nacimiento

En Terrence Malick todo es misterio, empezando por su lugar de nacimiento. En algunas biografías figura la localidad de Ottawa, Illinois. En otras, la ciudad tejana de Waco. Sabemos que tiene 72 años. Se crio trabajando como granjero y estudió filosofía en la Universidad de Harvard. Su tesis de fin de carrera versó sobre la obra de Martin Heidegger. Luego se dedicó al periodismo. Estuvo en Bolivia en 1996 trabajando en una historia sobre el revolucionario Ernesto Che Guevara. En 1960 obtuvo un máster en el American Film Institute y allí rodó su único cortometraje: Lanton Mills, un trabajo que, por decisión suya, solo pueden ver los estudiantes de dicho centro. Antes de debutar como director, escribió varios guiones, entre ellos los primeros borradores de Harry, el sucio. En 1973 debutó tras las cámaras con Malas tierras. Obtener una entrevista con él es misión imposible. La última la concedió en 1979.

Su cine, en cambio, apenas genera dudas. Terrence Malick es un director único. No se parece a ningún otro realizador del presente o del pasado. Cada vez que llega a las pantallas uno de sus films, sus seguidores lo celebran como todo un acontecimiento. De hecho, en 43 años como realizador, ha estrenado tan solo siete títulos. Como dijo James Hoberman, crítico de The Guardian: “Mientras otras películas crean fans, Malick produce discípulos”.

Porque Terrence Malick es mucho más que un mero contador de historias. Sus películas son una catarata de emociones. No solo se ven y se escuchan, sino que se perciben prácticamente por todos los sentidos. Casi se convierten en una experiencia mística, como si en lugar de un realizador fuera un chamán que guía a los espectadores más allá de la propia consciencia.

Terrence Malick prefiere que sus films hablen directamente al espectador, sin intermediarios. Y eso es lo que ocurrirá durante todos los domingos del mes de julio. Un encuentro entre Terrence Malick y los espectadores de TCM en el que se podrán ver títulos como Malas Tierras, protagonizada por Martin Sheen y Sissy Spacek; Días del cielo, con Richard Gere; El árbol de la vida, el film por el que ganó la Palma de Oro del Festival de Cannes en 2011 o El nuevo mundo, con Colin Farrell. Un viaje cinematográfico de la mano de uno de directores más valorados e influyentes que existen. Toda una experiencia. La experiencia Terrence Malick.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS