LA VIDA DE OTROS LUGARES | UN SUBSUELO TRIMILENARIO

Escarabajos milenarios bajo las calles de Cádiz

Los subterráneos de la ciudad acogen cloacas romanas, pasadizos, enterramientos y laberintos defensivos

El empresario German Garbarino, en unas cloacas romanas del siglo III antes de nuestra era, en Cádiz.
El empresario German Garbarino, en unas cloacas romanas del siglo III antes de nuestra era, en Cádiz.JUAN CARLOS TORO
Más información
The blind beetles and child slaves of Cadiz’s ancient underworld

Bajo las luminosas plazas y callejuelas de Cádiz se oculta un submundo con kilómetros de galerías, cloacas romanas, pasadizos, enterramientos y laberintos defensivos usados para el contrabando que escarban en el pasado de esta ciudad milenaria. Un fascinante paseo cuyo acceso es intrincado y limitado pero que alberga posibilidades para abrir los ojos y soñar despierto.

Unos pequeños escarabajos negros sin ojos son, quizás, los testigos más remotos. Es una especie que lleva bajo la tierra cerca de seis mil años, que se creía extinta y ahora está protegida. Sus patas dejan surcos por el suelo de lo que fue un recinto con actividad humana desde el siglo VIII antes de nuestra era. Son vidas del subsuelo de este istmo inexpugnable. Culturas en una oscuridad en la que pervive brillante la Historia, santuarios y leyendas. Están ahí, pero son profundidades muy poco exploradas y prácticamente inaccesibles.

Más información
El tesoro de los escarabajos
En las entrañas de Cádiz
De leyendas y no tan leyendas
Cádiz se reencuentra con el escenario más antiguo de Hispania

Sí se puede pasear por el yacimiento municipal Gadir, en el que trazados de calles, viviendas y utensilios del siglo IX antes de nuestra era ilustran un pasado que se complementa con huellas fosilizadas de animales y el fenicio Mattan, un hombre fallecido en un incendio originado en el siglo VI antes de Cristo. A unos metros de allí, entre grandes sillares de piedra ostionera, compuestos por restos marinos de hace milenios, se mantiene en torno a las dos catedrales de Cádiz otro enterramiento fenicio, sepultado previsiblemente bajo ingentes cantidades de oro del que solo ha trascendido un anillo con dos supuestos delfines tallados y unos hilos de ese metal. Siete siglos después se forjó alrededor de este monumento funerario un lugar de sanación dedicado a Apolo, Hygia y Esculapio, dioses relacionados con la salud.

“Cádiz es una ciudad que se fundó desde el Oriente, que trajo divinidades de la madre tierra, ctónicas. Crearon en esa zona una incubatio, un lugar de vuelta al origen materno, una puerta al ultramundo”, detalla el profesor de la Universidad de Cádiz, Darío Bernal. Con el devenir del tiempo se convirtió en el siglo XVI en un Palacio Episcopal que ha dado nombre al Yacimiento Arqueológico Casa del Obispo, un centro de 1.500 metros cuadrados abierto al público en 2006 y cerrado desde hace dos años por disputas judiciales con el Ayuntamiento.

Toda la cultura que va contigo te espera aquí.
Suscríbete

También están clausuradas las entradas a las cloacas romanas, a las que se accede por edificios privados y algunas alcantarillas. El empresario y gestor de la Casa del Obispo, Germán Garbarino, ha comprado una propiedad desde la que se baja a una de estas canalizaciones del siglo III a. C.

Niños esclavos

A seis metros y medio bajo tierra, con una humedad que empapa estando quieto y una evidente falta de oxígeno que impide respirar con normalidad, por un conducto se filtra el agua a través de la porosa roca. “Por el tamaño de los picotazos se estima que la hicieron niños esclavos, lo corrobora la altura de los huecos para las lucernas”, dice mientras señala restos de humo negro. Sobre estas cloacas muestra además un aljibe del XVI cuya cobertura burdeos deja ver distintos niveles de agua. “Los materiales eran cal y pigmentos de almagra que formaban una masa impermeable”, apunta Garbarino, que construye unas termas en este edificio junto al recién inaugurado Teatro Romano, que es subterráneo.

No es todo. Bajo las murallas de la ciudad hay otro entramado de pasadizos construidos en el siglo XVII para atacar con pólvora y mover a soldados bajo tierra. Son las minas y contraminas, conocidas popularmente como las cuevas de María Moco, una mítica hechicera que vivía en estos túneles a finales del XVIII y se comía a los niños que se le acercaran. Una leyenda que pudo ser contada a los chiquillos para que no curiosearan en estos peligrosos pasadizos, utilizados por contrabandistas para trajinar con la mercancía.

Los accesos a estas construcciones abovedadas también están sellados. El espeleólogo y empresario Eugenio Belgrano los ha podido recorrer desde niño y en su afán por lo subterráneo abrió al público hace seis meses las Catacumbas del Beaterio, ubicadas en el centro de Cádiz y datadas en 1633, a las que se llega tras cruzar un pulcro patio blanco y bajar cinco metros de escaleras.

En las paredes aún se ven las siluetas de lo que pudieron ser los pudrideros de los cadáveres. “Este espacio fue usado como refugio en la Guerra Civil y como posible centro de reunión de los caballeros de Rosacruz, vinculados con la masonería”, asegura Belgrano mientras muestra una ilustración marcada en la pared con simbología de la orden realizada supuestamente en el XVIII. “Han venido a verlo muchos masones extranjeros y ahora un grupo de expertos la estudiará en profundidad”, avanza Belgrano, que ha publicado un libro sobre el Pozo de la Jara, ubicado en el centro de la ciudad y utilizado según sus estudios para cargar los barriles del segundo viaje a América de Cristóbal Colón.

Como es propio de lo oculto, de casi todo se dice, se cuenta, se cree… Está pendiente aún el estudio académico que confirme las teorías barajadas y también la apuesta de las Administraciones por el valor de este brillante patrimonio del que de momento solo disfrutan los escarabajos milenarios.

Sobre la firma

Ángeles Lucas

Es portadista. Ha trabajado en Internacional, ha escrito desde más de 10 países para Planeta Futuro y durante ocho años ha cubierto temas de Sociedad y Cultura en Andalucía. Colaboró tres años con BBC Mundo y realizó la exposición fotográfica ‘La tierra es un solo país’. Másteres de EL PAÍS, y de Antropología de la Universidad de Sevilla.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS