“Un personaje es la barrera y la protección perfectas”

El actor, que se confiesa un tímido, estrena el 'thriller' romántico 'Órbita 9' tras su paso por Los Ángeles

Álex Gonzalez, durante la presentación de 'Órbita 9', este miércoles en Madrid.

Cuando tenía 17 años, Álex González tuvo una intuición: tenía que apuntarse a clases de interpretación. Desde pequeño había querido ser actor, pero no era consciente de ello, no concebía que pudiera convertirse en una profesión. A los 18, un accidente de moto le hizo replantearse todo. A los 19, el Reinaldo Arenas que interpretó Javier Bardem en Antes que anochezca le impactó tanto que acudió a la misma escuela donde se formó el actor, la de Juan Carlos Corazza. “Empecé a descubrir que me hacía muy feliz. Tengo una curiosidad innata por el ser humano, por saber por qué cada uno hace lo que hace, y para qué. Los personajes me permiten explorarlo”, cuenta el intérprete, que esconde un tímido. “Los dos mundos conviven en mí, puedo ser muy introvertido y a la vez muy extrovertido. Y un personaje es la barrera y la protección perfecta, o incluso la excusa para permitirme sacar esa parte extrovertida”.

Más información
El encierro del futuro
Álex González habla del accidente que cambió su vida: “Allí, en el hospital, di un golpe de timón”
Españoles de éxito en California

González (Madrid, 1980), al que todo el mundo reconoce como Morey, el agente del CNI de la serie El Príncipe, estrena Órbita 9, un thriller romántico que coprotagoniza con Clara Lago. “Con Clara cada día era una anécdota. Es muy buena compañera, como sabe todo el mundo es muy buena actriz, pero además es muy divertida y nos costaba muchas veces mantener la seriedad y no reírnos”, revela sobre la actriz, que en la película encarna a Helenauna joven aislada que durante toda su vida ha formado parte, sin saberlo, de un experimento científico para llevar a la raza humana fuera de un decadente planeta Tierra.

González interpreta a Álex, un científico que se cruza en el camino de Helena para revelarle la verdad. “Es un tipo mucho más mental que físico. Es muy inteligente pero con poca inteligencia emocional, que desconoce un poco el mundo afectivo”, cuenta. “El personaje de Clara es un poco así, por circunstancias diferentes. Me pareció curioso cómo saltar al vacío y construir una historia de amor con dos personajes que realmente no se tocan mucho”, reflexiona sobre una historia que se rodó en Medellín, Bogotá, Vitoria y San Sebastián.

El actor vuelve a estar asentado en España después de una etapa en la que ha viajado con frecuencia a Los Ángeles, adonde marchó tras acabar de rodar El Príncipe para mejorar el inglés y tomar clases de interpretación. “En medio de esto hice una prueba, me dieron el personaje y estuvimos rodando abril y mayo. Luego pararon el primer capítulo para montarlo, y cuando íbamos a retomarlo en septiembre u octubre la cadena [Hulu] rechazó la serie, pero la productora [Paramount] tenía los derechos”. Se refiere a Citizen, una serie —en la que también estaba previsto que participara Tom Waits—, que González ya “daba por perdida absolutamente”. Su director, Alfonso Gómez-Rejón, le llamó hace unos días, sin embargo, para darle esperanzas: la productora está en negociaciones con Amazon para intentar sacar adelante el proyecto.

Sin embargo, González prefiere centrarse en proyectos tangibles, como Oeste, vivir sin permiso, una serie para Telecinco sobre el narcotráfico en Galicia que comenzará a rodar en junio. “Tengo la suerte de que trabajo con mi compañero y amigo José Coronado, y estoy deseando embarcarme en esta aventura”, cuenta el actor, que repite con su colega de reparto en El Príncipe en otra ficción sobre narcotraficantes. “Pero no tiene nada que ver. La historia es totalmente diferente”, aclara.

Pese a que ya lleva años en el mundo audiovisual, González rechaza hablar de fama —“Me da un poco de pudor”—, y se centra en seguir mejorando como intérprete. “Estos términos de ‘estrella’ y todo eso, no solamente me suenan muy lejanos sino que me conectan con el resultado, y yo ahora tengo la energía más en el proceso que en el resultado”, reflexiona. Y sigue buscando, tanto en España como en Estados Unidos: “La de allí es una industria diferente, ni mejor ni peor, aunque económicamente tiene más recursos. Pero yo tengo el foco ahora es en aprender, y para eso creo que aún me quedan muchas cosas que hacer en España”.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS