Los cineastas europeos, alarmados ante el avance del Mercado Único Digital

Creadores como Haneke, Hazanavicius, Amenábar, Bollaín, los Dardenne, Garrone, Mungiu, Sorrentino o Trueba piden claridad y protección ante los nuevos tiempos

Un espectador ve un capítulo de la serie 'Narcos' en su tableta.
Un espectador ve un capítulo de la serie 'Narcos' en su tableta.EL PAÍS
Más información
Todos contra el Mercado Único Digital en Europa
El cine en la UE logra la mayor asistencia desde 2004

Ochenta cineastas europeos, lo más granado del continente y entre ellos varios ganadores de la Palma de Oro como Cristian Mungiu, los hermanos Dardenne o Michael Haneke, han firmado un comunicado en el que alertan ante los posibles cambios en la Unión Europea sobre los derechos de autor en tiempos digitales, el temido Mercado Único Digital. El manifiesto se ha hecho público hoy lunes para coincidir con la jornada del European Film Forum en el festival de Cannes.

En el listado de firmantes destacan Fatih Akin, Alejandro Amenábar, Montxo Armendáriz, Marco Bellocchio, Pablo Berger, Icíar Bollaín, John Boorman, Fernando Colomo, José Luis Cuerda, Catherine Corsini, los hermanos Dardenne, Stephen Frears, Michael Haneke, Michel Hazanavicius, Agnieszka Holland, Miguel Hermoso, Agnès Jaoui, Claude Lelouch, Cristina Mungiu, Ruben Óstlund, Pawel Pawlikowski, Alan Parker, Raoul Peck, Ventura Pons, Jaime Rosales, Lone Scherfig, Voljer Schlöndorff, Celine Sciamma, Paolo Sorrentino, Bertrand Tavernier, Fernando Trueba, Wim Wenders o Jerzy Skolimowski. Así, hasta 80 firmantes que piden que se incorporen más al listado.

La carta arranca así: "Ciudadanos y cineastas europeos, la Europa en que vivimos representa una hermosa esperanza cuando se mantiene fiel a sus valores de tolerancia, apertura y diversidad, y cuando se protege de las intenciones nacionalistas, obscurantistas y miedosas que la amenazan. El cine es el reflejo de estos valores positivos, y es por ello que estamos convencidos de que el cine europeo debe contribuir a crear una política cultural europea ambiciosa y renovada. Lejos de ser una simple fuente de oportunidades de empleo, una suma de territorios o una yuxtaposición de mercados y consumidores, la cultura europea también representa a todas esas identidades plurales, y a una forma de expresión libre y democrática".

A continuación señalan diversos retos que en el fondo piden que se mantenga la territorialidad del copyright, ya que la semana pasada el Parlamento Europeo votó a favor de la propuesta de la Comisión de desterritorializar la protección de derechos en el ámbito digital, lo que acabará, según la industria, con el cine europeo al secarse sus fuentes de financiación. "Es más urgente que nunca mantener la territorialidad de los derechos, ya que sirve para estructurar y garantizar el alto nivel de financiación de las obras en Europa, especialmente en el caso de las cinematografías más frágiles y las coproducciones europeas". También piden que se defienda el derecho de los autores a vivir de su arte. "Actualmente, el Parlamento Europeo y el Consejo están debatiendo un proyecto de directiva sobre los derechos de autor. La Unión Europea debe garantizar a todos los cineastas el mismo nivel de protección en todo el territorio, y reconocer un derecho inalienable a una remuneración cuando sus obras sean explotadas en plataformas en línea".

Ante la llegada de las plataformas de contenidos digitales, los cineastas subrayan: "Europa debe fijar un objetivo y garantizar las condiciones de un juego competitivo más justo y sostenible entre todos los que difunden nuestras obras. También debe garantizar el principio de igualdad fiscal y una mayor adecuación entre el lugar de imposición y el lugar de difusión de las obras, como ya ocurre con el IVA". Apuntan, para la mejora del consumo legal, que "debe acelerarse el desarrollo de herramientas de indexación de las películas accesibles de forma legal, como también deben promoverse la cooperación entre Estados miembros o las acciones colectivas organizadas".

El manifiesto señala que Europa no es salvaje Oeste, que hay que velar porque se apliquen las mismas reglas a todo el mundo, y finaliza: "Hay mucho en juego, pero el desafío es formidable: unirnos —actores políticos, creadores y ciudadanos— para rediseñar y reconstruir una política cultural exigente y ambiciosa, adaptada al entorno digital, a su economía y a sus aplicaciones, que ponga en valor las obras y sitúe a los creadores en el epicentro de su acción".

Sobre la firma

Gregorio Belinchón

Es redactor de la sección de Cultura, especializado en cine. En el diario trabajó antes en Babelia, El Espectador y Tentaciones. Empezó en radios locales de Madrid, y ha colaborado en diversas publicaciones cinematográficas como Cinemanía o Academia. Es licenciado en Periodismo por la Universidad Complutense y Máster en Relaciones Internacionales.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS