Columna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las columnas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

Puzle

¿Se puede hacer una serie en la que intervengan Dorian Grey, Víctor Frankenstein, Drácula, el lejano oeste, un explorador británico, hombres lobo y el Londres del siglo XIX? Se puede: 'Penny Dreadful'

¿Se puede hacer una serie de televisión en la que intervengan Dorian Grey, Víctor Frankenstein, Drácula, el lejano oeste, un explorador británico, hombres lobo y el Londres del siglo XIX? Se puede: Penny Dreadful (disponible en Movistar +). Naturalmente las tres temporadas de esta coproducción británico-estadounidense, escrita por John Logan y producida por Sam Mendes para Showtime, es irregular y sorprendente. Pasar del laboratorio de Frankenstein a un lejano rancho de Nuevo México para retornar a un fumadero de opio o a un burdel londinenses no deja indemne al espectador, y sin embargo la serie —con numerosos y brillantes efectos especiales—, conforme avanzan sus capítulos engancha más y más a quien la contempla.

Resulta inevitable pensar en aquellas extrañas noches de junio de 1816 en Villa Diodati, en el lago de Ginebra, con Lord Byron de anfitrión y a las que asistieron Shelley, su novia Mary, Polidori y Matthew Lewis, entre otros. Años después las recrearía Gonzalo Suárez en su película Remando al viento. Si John Logan hubiera compartido gastos en el alquiler de la villa, habría invitado también a O. Henry y a Zane Grey, incluso a J. K. Rowling y a su licántropo Remus Lupin. Y de ahí saldrían, además de Frankenstein o El vampiro, el guion de Penny Dreadful.

Esa mezcla de inframundos, pistoleros, prostitutas, vampiros, chozas, palacios, opulencia y miseria remite a una trama caótica y abigarrada que, pese a las iniciales apariencias, consigue encajar todas las piezas de ese puzle inimaginable. El casting con una extraordinaria Eva Green, Timothy Dalton, Josh Hartnett y Harry Treadaway en los papeles protagonistas; los diálogos que con frecuencia demuestran el talento de Logan y un excelente uso de la tecnología virtual, permiten superar con creces las iniciales reticencias, sin olvidar que el niño prodigio del cine español, Juan Antonio Bayona, dirigió sus dos primeros capítulos.

Con series como Penny Dreadful, la televisión vuelve a demostrar su capacidad seductora más allá de los concursos y realities.

Recibe el boletín de televisión

Todas las novedades de canales y plataformas, con entrevistas, noticias y análisis, además de las recomendaciones y críticas de nuestros periodistas
APÚNTATE

Regístrate gratis para seguir leyendo

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS