Heroes Comic Con

Siete perlas de sabiduría para todo fan de las viñetas

Desde la Heroes Comic Con de Madrid, el editor y guionista Paul Levitz pasa revista a lo más candente del tebeo para Ka-BOOM

Paul Levitz, editor, guionista y ensayista del tebeo.
Paul Levitz, editor, guionista y ensayista del tebeo.

Paul Levitz se ríe y dice, "hombre, para hablar de edición lo que quieras, que algo de experiencia tengo". "Algo de experiencia". Algo. Algo... Nada más y nada menos que ser el responsable de fichar a Alan Moore, trabajar 35 años en DC Comics, ser su editor más joven, llegar a presidirla y ser también guionista de un sinfín de tebeos para la casa de Batman, Superman y compañía.

Portada del libro de Paul Levitz para Taschen sobre la historia de DC Comics.
Portada del libro de Paul Levitz para Taschen sobre la historia de DC Comics.

Ahora Levitz va por libre. Desde 2009, retirado de DC, se ha puesto a escribir trabajos esenciales para capturar el vibrante terremoto cultural del tebeo sobre el siglo XX. Will Eisner. Maestro de la novela gráfica o 75 años de DC Comics: El arte moderno de crear mitos son dos de ellos. Ha formado parte también de la junta directiva de BOOM!, una de las editoriales más pujantes del sector y sigue ejerciendo como consultor para Warner Bros. Es decir, que su "algo" abarca al cómic por entero. Por eso Ka-BOOM se sentó con él durante un impás de la Heroes Comic Con 2017 para ponerle dianas a su ojo de francotirador. Siete en concreto.

El laboratorio de las multinacionales

"Los cómics son un medio fabuloso para experimentar si eres una gran multinacional. Es una forma barata de probar nuevas ideas e identificar gente molona, joven y con ideas frescas. Y ha demostrado serlo con continuidad histórica, desde los tiempos de Superman. Esto es muy deseable para las grandes multinacionales del ocio. Ese sabor que se ha gestado dentro de los cómics empapa ahora sin duda a todos los medios de la cultura popular, series, películas y videojuegos".

Netflix y la compra del Millarworld

"Si eres una de las grandes majors, dirás: '¡Quiero uno de esos laboratorios de ideas!'. A lo que alguien con conocimiento te contestará: 'Pues bueno, eso lleva tiempo'. Y tú dirás, como major: '¿Pero no puedo comprarme uno?'. Así Time Warner compró DC Comics en los sesenta. Así Disney compró Marvel (y luego Pixar y LucasFilm). Fox invirtió en BOOM!. Así que eres Netflix, tienes mucha pasta para invertir ahora mismo, porque los mercados no te valoran por beneficios, sino por crecimiento anual. ¿Qué haces? Miras que otros tienen ese laboratorio y piensas que tal vez te venga bien tener uno. Te fijas en este chaval, Mark, que ha hecho ya tres cosas que han funcionado. Las ha vendido, sí. Pero si ha tenido tres puede que tenga una cuarta y una quinta. Y puede que traiga con él gente talentosa que también pueda tenerlas. Fichémoslo y veamos. Esta forma de pensar, desde el punto de vista del negocio, es muy lógica".  

'Collage' de portadas del Millarworld comprado por Netflix.
'Collage' de portadas del Millarworld comprado por Netflix.

El negocio 'streaming'

"Netflix parte de una idea que en realidad ya estaba desplegando la HBO. Estas cadenas/plataformas se han dado cuenta de que si le ofreces al público un par de cosas sin las que no pueden vivir, te compran el paquete completo. Por ejemplo, Los Soprano/Sexo en Nueva York o Juego de tronos hoy en día. Solo hay doce episodios de Juego de tronos al año, pero te quedas allí a la espera y viendo otras cosas entremedias. Lo fascinante de Netflix es que ha incluido una forma de ofrecer las series, con todos los capítulos simultáneamente, que permite a los narradores crear de otra manera".

Sobre el peligro de estas grandes 'majors'

"Como en todo en la vida, hay dos caras de la moneda. La cara es que hay más inversión que nunca en el mundo del cómic. Así que tienes a más guionistas y dibujantes a los que les están pagando decentemente por hacer su trabajo o que pueden aspirar a que, en algún momento, les pagarán decentemente por su sacrificio. Esto crea muchas posibilidades. La cruz es ese peligro de que las grandes compañías se aburran y desenchufen el flujo de dinero, provocando la explosión de una burbuja en el sector. Ese peligro, ciertamente, existe".

Sobre lo que el cómic debe hacer

"El caso es que ahora, más que nunca, nos lee un mayor número de gente y con mayor diversidad. Si nos ganamos a esos lectores que están ahí, si hacemos que no quieran abandonarnos, resistiremos a una futura burbuja de pérdida de interés de las multinacionales. Los tebeos de Superman, Batman o Spider-Man no creo que vayan a desaparecer. Incluso si una multinacional se aburre, sabe que si licencia estos personajes va a ganar un montón de pasta. La verdadera pregunta es, ¿retienes a los lectores? Porque si los retienes es cuando tienes un negocio sano. Los lectores nos mantienen con vida".

Sobre la nostalgia

"Me parece que esta ola tiene que ver con el sentimiento de que las cosas estaban mejor para la anterior generación. Creo que los millenial están en un momento muy interesante y retador. Creo que ahora mismo, en Estados Unidos, es el mejor momento posible para vivir si eres brillante y tienes un talante emprendedor. Las barreras son más débiles que nunca para cambiar el mundo. Es el momento más difícil si no eres especialmente brillante y lo único que quieres es un trabajo de nueve a cinco, cuidar de tus hijos y vivir decentemente sin mayores sobresaltos o cargándote con trabajos adicionales. Este segundo camino es mucho más incierto hoy en día. Por lo que me parece natural la reacción de mirar hacia atrás y preguntarse: '¿Cómo eran las cosas cuando todo era más fácil?'. Creo que ahí está parte del combustible que alimenta la nostalgia. Otro apunte, Cuando tienes nostalgia, ¿recuerdas la España de los ochenta o la Estados Unidos de las películas ochenteras? Creo que la huella que ha dejado la cultura pop americana en este sentido es gigante, mundial".

Portada del libro dedicado a Will Eisner de Paul Levitz.
Portada del libro dedicado a Will Eisner de Paul Levitz.

Sobre cómo hechizar a un editor

"Hace muchos años, cuando estábamos buscando artistas, contratamos una consultora para averiguar esto mismo, lo que debíamos buscar en los candidatos. La mayoría de sus conclusiones fueron inútiles. Pero hubo una que permaneció y sigue siendo verdad. Lo que quieres es gente que quiere tumbar un muro de ladrillos a cabezazos. Cuando tienes eso, cuando ves que son honestos en su pasión, es cuando debes evaluar si tienen talento. Lo primero que tienes que tener, para ser un artista de cualquier tipo, es querer serlo hasta la muerte".

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS