teatro

Si no quiere morir, atrévase a matar

La compañía que triunfó con ‘Danzad malditos’ estrena en Valladolid ‘Escenas de caza’, otro crudo juego de supervivencia

Borja Maestre y Carmen del Conte, en un ensayo de 'Escenas de caza'.
Borja Maestre y Carmen del Conte, en un ensayo de 'Escenas de caza'.ILDE SANDRIN

Hace ya casi dos años y medio que la compañía Malditos irrumpió como un huracán en la escena española. Su montaje Danzad malditos, versión teatral de la película de similar título de Sydney Pollack (1969), sorprendió por su originalidad tras estrenarse en el festival madrileño Frinje en el verano de 2015: aquello no era ficción, una cruel competición de baile ocurría de verdad en el escenario. El boca a boca empezó a funcionar de tal forma que todavía hoy la obra sigue de gira por España, después de ganar el premio Max como espectáculo revelación de 2016.

Es difícil embarcarse en un nuevo proyecto sin miedo a decepcionar después de un éxito como este, pero ya está en pie la nueva propuesta de los Malditos. Se titula Escenas de caza y también está inspirada en una película, Escenas de caza en la Baja Baviera, dirigida por Peter Fleischmann en 1969. Se desarrolla en un pueblo al que regresa un joven que todos consideran extraño, por lo que será objeto de maledicencias y acabará convirtiéndose en chivo expiatorio. Y también como Danzad malditos, esto vuelve a ser un crudo juego de supervivencia. "Aquí nos centramos en el linchamiento de los más débiles. En cómo lo habitual cuando uno se siente débil es unirse a la manada para linchar a otro aún más débil", explicó a EL PAÍS el director, Alberto Velasco, tras un ensayo el martes con los nueve actores que integran el reparto.

Más información
Viva la danza de la muerte
La auténtica vibración de la carne
Cómo fabricar un éxito teatral con cuatro perras
El baile de los fracasados

"Nunca confíes en alguien que pertenece a un club, esa persona se siente sola y hará lo que sea para ser aceptada por el grupo. (...) Mejor no destacar, mejor no llamar la atención. No levantes la mano, no alces la voz. (...) Si no puedes con el enemigo, amontónate", dice el texto, firmado por la dramaturga María Velasco. "Todos hemos participado, como víctimas o como verdugos, en escenas de caza de diversa índole. En el colegio, en las pandillas, en el trabajo: siempre se necesita un cabeza de turco", subraya la autora.

Escenas de caza, que se estrena el sábado en el teatro Calderón de Valladolid (coproductor del espectáculo) y se podrá ver en febrero en Madrid, apuntala el estilo que la compañía empezó a forjar en Danzad malditos. Mucha danza, interpretaciones intensas, imágenes perturbadoras (con un telón de fondo siempre presente en el que se reproduce el Agnus Dei de Zurbarán, un cordero a punto de ser sacrificado) y, por supuesto, la recreación de la crueldad en directo: la víctima en cada representación es distinta, se decide sobre la marcha con un juego de piñata.

Toda la cultura que va contigo te espera aquí.
Suscríbete

Babelia

Las novedades literarias analizadas por nuestros mejores críticos en nuestro boletín semanal
RECÍBELO

Regístrate gratis para seguir leyendo

Sobre la firma

Raquel Vidales

Jefa de sección de Cultura de EL PAÍS. Redactora especializada en artes escénicas y crítica de teatro, empezó a trabajar en este periódico en 2007 y pasó por varias secciones del diario hasta incorporarse al área de Cultura. Es licenciada en Periodismo por la Universidad Complutense de Madrid.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS