Libros y sangre mexicana para frenar el franquismo

Tres mexicanos lucharon en España contra Franco y dejaron sus recuerdos en varios libros

Combatientes de la Brigada Lincoln, en el frente de Aragón.
Combatientes de la Brigada Lincoln, en el frente de Aragón.

Se sabe mucho de la llegada de refugiados españoles a México, su recibimiento y sus aportaciones a la cultura y las letras mexicanas. Pero muy poco de aquellos mexicanos que lucharon por evitarlo y arriesgaron su vida en suelo español para frenar el franquismo. Menos aún que, al menos tres de ellos, dejaron sus experiencias por escrito. Unas memorias a medio camino entre el compromiso, el dolor y las aventuras juveniles.

Según los detallados registros de la época unos 280 mexicanos lucharon en la Guerra Civil española. De ellos 260 lo hicieron incrustados en las Brigadas Internacionales del lado de la República y 21 en el bando sublevado junto al general Francisco Franco.

En el primer grupo destacaron algunos como Francisco Tarazona, convertido en uno de los pilotos más importantes que tuvo el bando republicano de un grupo de siete u ocho pilotos mexicanos más, recordados por su valentía y altruismo.

Sin embargo, esos son datos exclusivamente de combatientes sin contar con los mexicanos que estuvieron en España durante la guerra ayudando de alguna forma a la Republica, como los escritores Carlos Pellicer, Octavio Paz o el pintor David Alfaro Siqueiros, quien incluso participó en las Brigadas Internacionales en la batalla de Pozoblanco.

Estos llegaron como intelectuales y escritores y otros se fueron haciendo al calor de las balas como Juan Miguel de Mora Vaquerizo (1921-2017). Intelectual, aventurero, luchador por la libertad, pocos hombres en la historia de ambos países han personificado la lucha por sus ideas como este hijo de mexicano y española nacido en la Ciudad de México en 1921.

Tras estudiar en Tabasco, con 15 años tomó un barco y se marchó a España para apoyar al Gobierno de la República y unirse a “la defensa de la libertad”, tal y como reconoce en su libro La libertad, Sancho… (Editada por la Universidad de Castilla La Mancha). Vivió los bombardeos de Madrid y Barcelona y combatió en la batalla del Ebro, quizá la más dura de los tres años de guerra. Llegó a ser comisario y estuvo encargado de proteger la salida de los milicianos españoles por los Pirineos.

Toda la cultura que va contigo te espera aquí.
Suscríbete

Al frente de una partida militar heterogénea tuvo un heroico papel cubriendo la retirada por La Junquera de una caravana desesperados combatientes españoles que eran bombardeados con saña por los Junker de Hitler en su huida, recordó el catedrático de la Universidad Complutense Gonzalo Santonja, durante una conferencia este miércoles en la Feria Internacional del Libro de Guadalajara.

De regreso a México, Vaquerizo se convirtió en un brillante periodista, escritor, director de cine y especialista en culturas orientales de las que tradujo varias obras del sánscrito. Fue periodista en la guerra de Vietnam y autor teatral.

Otro Quijote embarcado en la defensa de la República a 10.000 kilómetros de casa fue el oaxaqueño Néstor Sánchez, “la única persona que combatió en la guerra Cristera y en la Guerra de España”, recuerda el catedrático. Nacido en la sierra de Oaxaca, en el pueblo de Xia, su viaje a España en 1936 fue financiado por Lázaro Cárdenas, quien pagó el boleto a un muchacho de 17 años que después combatiría en algunas de las batallas más duras de la guerra como las del Jarama y el Ebro, donde murieron miles de soldados.

De regreso a México comenzó a trabajar en un modesto periódico de Tabasco, Carteles del sur, donde, como él mismo reconoció, hacía de todo “escribía, tomaba fotos o barría la redacción”. Todas aquellas experiencias quedaron plasmadas en el libro Un mexicano en la guerra civil española y otros recuerdos (Carteles Editores) y cuya publicación ha llegado a su cuarta edición.

También muy joven, con 20 años, Roberto Vega González, decidió abandonar sus estudios en el Colegio Militar para viajar a España, donde combatió en la guerra de Teruel. Entre 1936 y 1939, Vega fue prisionero en las cárceles más duras del franquismo. Una vez terminada la contienda, el soldado mexicano fue condenado a muerte y su pena conmutada en el último momento gracias a la gestión del gobierno de Mexico y Francia. Su libro Cadetes mexicanos en la guerra de España’es una joya difícil de encontrar y sus vidas, difíciles de repetir.

Sobre la firma

Jacobo García

Es periodista en México, Centroamérica y Caribe. Fue corresponsal de El Mundo y Associated Press en Colombia antes de llegar a EL PAÍS. Editor Premio Gabo’17 en Innovación y Premio Gabo’21 a la mejor cobertura. Finalista True Story Award 20/21 y colaborador en varios libros colectivos sobre periodismo y América Latina.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS