en pocas palabras

Sergio García Sánchez: “Cualquier canción de Bunbury me retrata”

El dibujante acaba de publicar, junto a Lola Moral, una versión modernizada de 'La bella durmiente'

setanta

En la última obra ilustrada por Sergio García Sánchez (Guadix, 1967), La bella durmiente (Dibbuks), hay lecturas del derecho y del revés con carga feminista y una narración gráfica, que se entrelaza como un mural desplegable. Un poderoso estilo visual que le abrió las puertas en Francia y EE UU, donde colabora con The New York Times. Escribe, también, libros sobre el cómic.

Acaba de publicar, junto a Lola Moral, una versión de La bella durmiente muy libre. ¿Una reforma o una revolución? He trabajado con el concepto de contenedor de historias iniciado en Caperucita Roja de Dibbuks, que es la línea de investigación que desarrollo ahora. Con relación al guion, Lola Moral ha realizado una genial revisión del cuento clásico con tintes feministas; tanto Caperucita como Bella son chicas a las que les gusta tener opiniones propias.

¿Es más difícil ser un buen ilustrador o un buen profesor? Las dos facetas están unidas. Como profesor de Universidad tengo que investigar y mis investigaciones se manifiestan en mi obra gráfica.

¿Cuál es su cómic favorito? Asterios Polyp, de David Mazzucchelli.

Ha colaborado con Nadja Spiegelman y con Lewis Trondheim. ¿Quién se lo puso más fácil? Hasta ahora he tenido mucha suerte con mis guionistas, todos me han dado absoluta libertad, y no solo Nadja o Lewis, también Lola Moral, Antonio Altarriba o Leo.

¿Desde cuándo quiso ser dibujante? Desde siempre. Mis primeros recuerdos son con un lápiz en la mano.

¿Qué música le acompaña mientras trabaja? Soy muy ecléctico, cada libro tiene su propia banda sonora.

¿A qué dibujantes admira? Me formé con Franquin y maduré con Moebius. Hoy en día admiro a Taniguchi, Blain, Spiegelman, Mazzucchelli, Rutu Modan y Chris Ware, entre muchos más.

¿Qué está leyendo? This One Summer, de Jillian y Mariko Tamaki (publicado en España como Aquel verano por La Cúpula).

¿Qué canción le retrata? Cualquiera de Bunbury.

Si no fuera lo que es, ¿qué le gustaría ser? Infografista.

¿Qué está socialmente sobrevalorado? El dinero.

¿Qué encargo no aceptaría jamás? Si tengo libertad creativa, ninguno.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS