La Biblioteca del Congreso de EE UU dejará de recopilar todos los tuits del mundo

La mutación de la plataforma y el gran volumen de datos obligan a la institución a seleccionar los mensajes que archiva

El logo de la red social Twitter.
El logo de la red social Twitter.AFP

Twitter transformó la manera con la que la sociedad se comunica. Por eso la Biblioteca del Congreso de los Estados Unidos, la más importante del mundo, decidió en abril de 2010 guardar cada uno de los mensajes públicos que lanzaron sus usuarios desde que Jack Dorsey, el fundador, puso el primero hace casi 12 años. Pero la naturaleza de la red social cambió y por eso la institución decide que hacer una selección de los tuits que archiva.

El cambio se producirá a partir del próximo 1 de enero. En lugar de guardar cada mensaje que sus usuarios lanzan en Twitter, tomará ejemplos en función de la temática y del evento de interés público que relatan, como unas elecciones. “Seguiremos adquiriendo tuits pero lo haremos sobre una base más selectiva”, señalan los responsables del archivo. Es lo mismo que hace al indizar las páginas en Internet.

Más información
Tianjin Binhai, la biblioteca futurista china
La utopía de las bibliotecas ideales

El archivo de mensajes fue un reglado de Twitter. La Biblioteca del Congreso explica que el contenido de los mensajes mutó y también su formato, que se apoya más en imágenes y vídeo que en su concepción original. La decisión de no ser tan exhaustivos en el archivo, además, se toma unos meses después de que los gestores de Twitter decidieran duplicar su tamaño, hasta 280 caracteres.

Twitter procesaba 50 millones de mensajes diarios cuando se anunció la creación del archivo. Ahora son diez veces más. La Biblioteca del Congreso recopila material que considera de importancia histórica para poner el conocimiento y la creatividad a disposición de los estadounidenses. Explica que en un principio optó por guárdalo todo porque desconocía la dirección que tomaría la red social.

Toda la cultura que va contigo te espera aquí.
Suscríbete

El proceso actual de archivo está confinado a los textos que recogen los tuits. Eso, reconoce en la institución, también “limita su valor” documental. Los mensajes que se recopilaron durante los últimos 12 años se preservarán para documentar la emergencia, la evolución y las aplicaciones que fue adquiriendo la plataforma de comunicación preferida por el presidente Donald Trump.

La biblioteca reconoce así que el volumen de la base de datos es mucho mayor de lo esperado y carece de los medios para archivarlos eficazmente. Gayle Osterberg explica que el archivo "permanecerá cerrado hasta que los problemas de acceso puedan resolverse de una manera rentable y sostenible". Ahora deberá definir con Twitter como se hará la selección.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS