Ortega desenmascarado

Fabián Medina ha levantado ampollas en el régimen con ‘El preso 198’, un retrato de Daniel Ortega

Portada de 'El preso 198'.
Portada de 'El preso 198'.

El 19 de abril de 2018 quedó escrito con sangre en la historia de Nicaragua. Ese día el presidente Daniel Ortega ordenó una brutal represión contra quienes se manifestaban exigiendo el fin de su mandato, que ya dura once años gobernando esta pequeña nación centroamericana con mano dura. Los primeros muertos caían, principalmente jóvenes estudiantes universitarios, muchos de ellos asesinados —según investigaciones de organismos de derechos humanos— por francotiradores. Murieron por disparos recibidos en la cabeza, en el cuello, en el tórax. “Me duele respirar”, dijo un chico de 15 años cuando se desangraba a la puerta de un hospital que le negó atención médica.

Eran jóvenes rebeldes como un día lo fue Daniel Ortega, quien se enfrentó a la dictadura de Somoza desde el entonces clandestino Frente Sandinista. Su pasado guerrillero ha sido reconstruido en El preso 198, un perfil del periodista Fabián Medina que ha levantado ampollas en el régimen. Desde que el libro salió a la venta hace unas semanas los nicaragüenses han corrido a las librerías para tenerlo, ha pasado de mano en mano y en las redes sociales hay una intensa discusión sobre este retrato que desenmascara al otrora guerrillero. Los leales a Ortega han pedido a sus seguidores que boicoteen las librerías que lo venden.

Medina cuenta la historia de la vida de Ortega en una narración impecable, que fluye como un thriller y en la que cada capítulo termina en suspenso, lo que impide soltar el libro. Cada dato, fecha y referencias han sido cuidadosamente corroboradas y de esa investigación de cinco años se desprende la vida de un joven Ortega que quiso ser cura, más tarde se involucró en la lucha urbana clandestina contra la dictadura, participó en el asesinato de un esbirro del somocismo, asaltó un banco y fue encarcelado durante siete años en una celda mínima, que le cambió la vida, lo convirtió en un hombre ensimismado y huraño.

Nació así un mito de la izquierda latinoamericana, el guerrillero valiente que botó una dictadura, pero devenido en un matón de la vieja escuela de sátrapas latinoamericanos, que al inicio de una protesta contra la imposición de una reforma al seguro social sin consenso, ordenó disparar contra una ciudadanía en rebeldía. En abril comenzó una rebelión brutalmente reprimida, que suma más de 320 muertos. Eran jóvenes rebeldes como un día lo fue Ortega, el preso 198 de la dictadura somocista. Medina dedica el libro a “todos aquellos que han muerto defendiendo su derecho a ser libres”.

El preso 198. Fabián Medina. 

Sobre la firma

Carlos Salinas Maldonado

Redactor de la edición América del diario EL PAÍS. Durante once años se encargó de la cobertura de Nicaragua, desde Managua. Ahora, en la redacción de Ciudad de México, cubre la actualidad de Centroamérica y temas de educación y medio ambiente.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS