Columna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las columnas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

Violencia

Si hay una serie sobre la que volver a debatir el ya tradicional problema de la influencia de la violencia de la televisión en la vida cotidiana es 'La purga'

'La purga'.
'La purga'.

Si hay una serie sobre la que volver a debatir el ya tradicional problema de la influencia de la violencia de la televisión en la vida cotidiana es La purga (Amazon Prime Video), reconversión en 10 capítulos de las tres películas dirigidas por James DeMonaco, una de las franquicias más rentables del cine y una apología absoluta de la violencia.

La serie, naturalmente, vuelve a ser un canto a la crueldad sin el extraordinario estilo de Historia universal de la infamia, de Borges. Todo se centra en Estados Unidos y en 12 horas de una noche al año en la que todas las leyes son derogadas. El asesinato es legal. Una propuesta llevada a la práctica por un selecto grupo de millonarios estadounidenses, los Nuevos Padres Fundadores, que controlan el poder. Ni que decir tiene que todos ellos podrían ser amigos de Donald Trump, pues si este es capaz de paralizar buena parte de la Administración para conseguir la financiación de un muro en la frontera con México basándose en la difusión del pánico, ¿por qué no pensar que la barra libre de los asesinatos es una válvula de escape para desahogar rencores acumulados o disminuir la población de indigentes? Al fin y al cabo, es un importante estímulo para la fabricación y venta de armas. Ya lo razonó el mencionado Trump con su pedestre argumento: si se puede llevar el carnet de conducir en los 50 Estados, también se debería poder llevar armas en los 50 Estados.

Naturalmente, los poderosos están siempre a salvo con unas impenetrables medidas de seguridad. Incluso se estimula la imaginación emprendedora con una feria de los horrores en la que se pueden alquilar casetas para revivir la inquisitorial quema de víctimas o subastar a las que serán ejecutadas inmediatamente, sin olvidar alguna secta religiosa que ofrece sus fieles a los asesinos para alcanzar la salvación.

Pero no todo es violencia en la serie, “también se puede cruzar Núñez de Balboa”, por parafrasear al gran Javier Krahe.

Estrenos de la semana Consulta el calendario completo
28lunes
29martes
1994
Movistar +
Temporada 3
30miércoles
31jueves
1viernes
See
See
Apple TV+
Estreno
2sábado
3domingo
Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS