Elecciones generales
Columna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las columnas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

Pongan bromuro en el catering del debate

Desde que las discusiones electorales en televisión son a muchas bandas, me cuesta distinguirlas de un plató de 'Sálvame'

Los participantes del debate a seis en TVE.
Los participantes del debate a seis en TVE.ULY MARTíN

No hace falta que los debates sean de guante blanco ni que imiten las formas más rancias del parlamentarismo -aunque hasta el parlamento más parlamentario del mundo, la Cámara de los Comunes, conserva tradiciones y promueve actitudes de lo más navajeras-. Incluso está bien que se entienda desde la puesta en escena que la tele es un espectáculo y que hay que mancharse un poco de barro, pero sí creo que debería mantenerse cierto tono. Desde que los debates electorales son a muchas bandas, me cuesta distinguirlos de un plató de Sálvame, y ya no sé si son los candidatos quienes promueven ese marrullerismo de taberna o es el propio formato el que los aboca a ello.

Más información
PP y Ciudadanos unen fuerzas contra Sánchez en un crispado debate a seis

Un poco de bronca y algunas salidas de tono están bien. No hay discusión interesante que no se caliente un poco, y sobreactuar es también un recurso retórico aceptable entre damas y caballeros. Si todos guardaran las formas y las distancias significaría que nadie ha dicho nada capaz de herir la sensibilidad del otro, y si no puedes escandalizar a tu oponente, es que no eres oponente para él. Pero cuando abundan las falacias ad hominem (o ad feminam) y cuando caen amenazas de demandas judiciales, el debate ha muerto. La trifulca se vuelve personal y absolutamente irrelevante para el espectador, que sigue observando por puro morbo (los pedantes que leían a Derrida llamaban a esto pulsión escópica).

Un moderador bregado en la escuela de domadores de Ángel Cristo puede controlar a dos contendientes, pero ni el mismísimo Tarzán podría poner orden en una mesa de cuatro o más. Compadezco a quienes tengan que pastorear a esos cuatro ejemplares de macho ibérico que pueden entrechocarse los cuernos en TVE. Recomiendo poner mucho bromuro en el catering y que los cafés sean descafeinados, o no habrá un solo español que entienda un carajo.

Sobre la firma

Sergio del Molino

Es autor, entre otros, del ensayo 'La España vacía' (2016). Ha ganado los premios Ojo Crítico y Tigre Juan por 'La hora violeta' (2013) y el premio Espasa por 'Lugares fuera de sitio' (2018). Entre sus novelas destacan 'La piel' (2020) o 'Lo que a nadie le importa' (2014). Su último libro es 'Contra la España vacía' (2021).

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS