Fogo Rock, el festival segoviano que da voz a los pueblos

La localidad de Ayllón celebra este fin de semana la segunda edición de una cita musical que reunirá sobre el escenario a Celtas Cortos y Mojinos Escozíos

Asistentes a la primera edición de Fogo Rock.
Asistentes a la primera edición de Fogo Rock.

Ayllón es un pueblo de Segovia que cuenta con poco más de un millar de habitantes y Jonás Sánchez, uno de los jóvenes que lucha por dar visibilidad a la gran actividad musical que hay en esta pequeña localidad ubicada al nordeste de esta provincia de Castilla-León. Sánchez tiene 21 años y estudia Comercio en la Universidad Complutense de Madrid, pero ha regresado temporalmente a casa para trabajar en el bar de la familia y ayudar a sus padres: “los pueblos tienen futuro y las cosas vitales están donde uno las busca, la gente dice que es guay vivir en una gran ciudad porque tienes los cines al lado, pero al final solo van una o dos veces al año”. Él es, junto a Irene Romero, una de las mentes pensantes que está detrás del festival Fogo Rock, una cita que este año cumple su segundo aniversario y que reunirá sobre el escenario a grandes bandas del género como los Celtas Cortos: “ellos vienen gratis, uno de los integrantes es de un pueblo cercano. Cuando se enteraron del proyecto se implicaron de lleno”.

Más información
“La cultura suele estar controlada por personas que saben poco de cultura”
La banda sonora de este verano

Pero en esta pequeña gran obra ha participado todo el mundo: “estuvimos un año trabajando y planificando, hicimos una batida por las empresas de la zona y todas se han involucrado". Y esta era la base del festival, contar con la colaboración de la comarca: "algunos pueblos están a punto de desaparecer y este evento sirve para aprovechar todos nuestros recursos y crear lazos”. Por extraño que pueda resultar, Sánchez asegura que la oferta cultural de estos pueblos es importante, pero echa en falta más comunicación. Y precisamente, este es uno de los objetivos principales de Fogo Rock, provocar sinergias y generar una red comarcal fuerte: “se nos ocurrió crear una plataforma de asociaciones y ahora contamos con 50, cada una de un pueblo. Todas se implican y tienen como actividad principal este festival”. Su labor, difundir y hacer llegar a sus socios el plan: “son el punto de partida que nos permite llegar a más gente”.

Estas asociaciones actúan como plataformas de venta y se llevan parte del beneficio, una recaudación que utilizan para crear nuevas actividades culturales en poblaciones que en algunos casos cuentan con 2, 5 o 7 habitantes. Pero esta maquinaria tiene un origen fundamental, Ayllón Medieval: "esta feria fue una de las razones que nos llevó a celebrar el festival, nos dimos cuenta de que sus 20.000 visitantes necesitaban un plan para el viernes”. Y para que el motor funcione el transporte es clave: “aquí estamos abandonados, para cualquier cosa dependemos de un coche, por eso una parte importante de nuestro cometido es conectar a estos pueblos y que la gente pueda venir al Fogo Rock sin problema”. Por el momento, este 2019 ya han logrado que la Diputación de Segovia se involucre y que el precio del autobús haya bajado, pero esperan que el próximo año sea un servicio gratuito.

Lo cierto es que el lema de Ayllón suena a premonición: "Ayllón, historia y arte". Porque sí, esta localidad limítrofe con la provincia de Soria tiene una enorme tradición musical: "el 70 % es o ha sido músico, y en todas las casas hay instrumentos". El origen, un hombre que inspiró al pueblo e hizo posible una escuela de música. Ahora, Sánchez busca dar el siguiente paso y dar visibilidad a este rincón de la Península, donde los grandes artistas nunca pasan. Una misión donde el reto principal es que la red de asociaciones que ha generado se fortalezca y que Fogo Rock sea la razón: “esperamos superar los 2.000 asistentes del año pasado y crecer un 40 %”. Y aunque tuvo que poner dinero de su bolsillo para empezar, él y los 130 trabajadores saben que es un proyecto viable: “el año pasado tuvo un impacto de 200.000 euros en la zona. Las empresas nos llaman por convicción, combatimos la desunión y damos a conocer la zona”. Y es que el Fogo Rock existe para que no terminen de morir los pueblos y porque todavía hay gente joven como Jonás que prefiere vivir en estos lugares: “para mí, el contacto con la gente es fundamental, en Madrid hay un montón de gente pero en el fondo es un desierto”.

El festival

Este fin de semana se celebra la segunda edición de Fogo Rock, el festival del nordeste segoviano. Celtas Cortos, Mojinos Escozíos, Sínkope y The Best of Rock Tribute saltarán al escenario el próximo viernes 26 de julio, en una fiesta en la que se combina rock, fuego, cohesión sociocultural, dinamización rural y que cuenta con la colaboración de 120 organizaciones de toda la comarca. Desde la organización creen que un modelo así, que provoca una gran impronta local, sería compatible en muchas otras zonas de España

La cita se ha convertido en una fiesta comarcal con una importantísima implicación de distintos ayuntamientos, Diputación de Segovia, Junta de Castilla y León, Carné Joven Europeo, empresas y gran parte de las asociaciones de toda la comarca y provincias aledañas. Al atractivo de los grupos participantes se suman dos espectáculos de fuego en un escenario 360º situado en el centro del recinto y una cena degustación de Alimentos de Segovia cocinada, entre otros, por la Asociación de Cocineros de Segovia.

Además, habrá un despliegue de autobuses que unirá alrededor de cincuenta pueblos de la comarca con Ayllón para facilitar que el festival sea una fiesta de todos: "todo, absolutamente todo lo que hacemos, tratamos de que vaya en consonancia con la zona, el espíritu y que dé visibilidad a nuestra tierra, una tierra abandonada por las instituciones pero que cuenta con una gran llama alimentada por el cariño, la ilusión y el esfuerzo", explica Jonás Sánchez.

Al festival también se podrá llegar desde Madrid a través de rutas especiales que salen del intercambiador de Avenida de América. Las entradas se pueden adquirir a través de todas las asociaciones participantes y de la web del festival. Su precio oscila desde los 10 euros para los inscritos al Carné Joven, a los 17 euros si se compra de forma anticipada o a los 20 euros que cuesta si se adquiere en la taquilla.

Sobre la firma

Katy Lema

Es editora SEO y profesora de la Escuela de Periodismo de EL PAÍS. En este diario también fue responsable del blog Miss Festivales. Autora del 'Festibook', antes trabajó en medios como La Voz de Galicia, Onda Cero y RNE, y en páginas como Skyscanner o Código Nuevo. Es Licenciada en Periodismo y Magíster en Radio por la UCM.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS