Columna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las columnas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

Qué habrá sido del compañero de clase que quería ser presidente del Gobierno

El problema de 'The Politician' no es el contenido, sino la estética

En vídeo, el tráiler de 'The Politician'.
Más información
El otro Brexit: los llanitos jóvenes ya no ven la tele española
Greta Thunberg y los marcianos espartanos

Entiendo a Payton, el protagonista de The Politician (Netflix), porque en mi clase del instituto también había un chico que quería ser presidente del Gobierno. Lo ponía hasta en las fichas del orientador en las que explicábamos qué carrera nos gustaría estudiar: cualquiera que sirva para llegar antes a la presidencia del Gobierno. A todos nos parecía la suya una pretensión cutre y ridícula. Qué sueño de bajura, pensábamos, con la de cosas bonitas que se pueden ser en esta vida.

Al principio creí que no entendía The Politician porque tampoco entendí a mi compañero, como tampoco entiendo a los políticos en general. Yo veo a Martínez Almeida hablando de Notre Dame a un grupo de niños y no sé qué carajo estoy viendo. La mitad de las veces no sé lo que dicen ni por qué lo dicen ni a quién se lo dicen. Para mí, las campañas solo adquieren algo de sentido como parodia de sí mismas, por eso creía que The Politician, una parodia de las ambiciones desbocadas de un pardillo que quiere ser presidente y ensaya siendo presidente de su clase del insti, prometía. Pero no. ¿He visto ya demasiadas parodias y campañas electorales y por eso no me hace ninguna gracia?, pensé.

El problema no era el contenido, sino la estética. Ryan Murphy es el autor de algunas de las series más satinadas, empalagosas y subidas de tonos pastel de los últimos años. Aplicar su barniz saturado de brilli-brilli a la parodia política, que pide por su naturaleza algo de procacidad y mala leche, se me atraganta como la puesta en escena de un mitin. Por eso me acordé de mi compañero presidenciable de instituto. Pensaba en él mientras los minutos de la serie se arrastraban lentísimos hacia los créditos finales. ¿Dónde estará? ¿En qué capítulo se quebró su carrera a la Moncloa?

Recibe el boletín de televisión

Todas las novedades de canales y plataformas, con entrevistas, noticias y análisis, además de las recomendaciones y críticas de nuestros periodistas
APÚNTATE

Regístrate gratis para seguir leyendo

Sobre la firma

Sergio del Molino

Es autor, entre otros, de los ensayos 'La España vacía' (2016) y 'Contra la España vacía' (2021). Ha ganado los premios Ojo Crítico y Tigre Juan por 'La hora violeta' (2013) y el Espasa por 'Lugares fuera de sitio' (2018). Entre sus novelas destacan 'La piel' (2020) o 'Lo que a nadie le importa' (2014). Su último libro es 'Un tal González' (2022).

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS