Columna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las columnas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

Jesse Pinkman

¿Hacía falta, en nombre del mercado, estirar un chicle que ha perdido su sabor primitivo con la película 'El Camino'?

Aaron Paul como Jesse Pinkman en 'El Camino'. En vídeo, tráiler de la película.

Walter White tenía el valor de confesarse a sí mismo lo inconfesable cuando, sabiendo que su acceso al otro barrio es inminente, afirmaba en el capitulo final: "Lo hice por mí". Se acabaron las comprensibles excusas de su cáncer, la parálisis cerebral de su primogénito, el bebé, su esposa. Se asegura de que la familia quede colocada, perpetra la matanza de los villanos, libera al enjaulado y devastado Jesse Pinkman y... ahora todo se acabó. Breaking Bad tenía un desenlace a la altura de una serie tan original como tortuosa, destinada al clasicismo.

Más información
Abyección
Cosa Nostra

Vince Gilligan, el showrunner que inventó todo esto, quiso prolongar el éxito hablándonos de la juventud de Saul Goodman (nacido como Jimmy McGill) en la serie Better Call Saul. En vano. Era premiosa hasta la exasperación, pretenciosa, psicologista. Y ahora, Netflix le ha producido la película El Camino, secuela de Breaking Bad, en la que narra lo que ocurrió con el atormentado Jesse Pinkman en su huida del horror y de su sentimiento de culpa, la supervivencia del náufrago.

Y me pregunto: ¿hacía falta, en nombre del mercado, estirar un chicle que ha perdido su sabor primitivo? Bueno, a eso se dedica exclusivamente el lamentable Hollywood actual con los vacíos superhéroes, el repetitivo cine de animación, el protagonismo absoluto de los efectos especiales. En El Camino reconoces el estilo y las obsesiones de Gilligan, hay reapariciones venturosas como la del profesional Mike, el killer infantiloide Todd, el misterioso señor que proporciona una nueva identidad y un refugio duradero, pero otras situaciones y personajes las veo y escucho con indiferencia. Miedo me da constatar lo que habrán hecho con Deadwood, una serie que amo, al alargarla en película.

Inicia sesión para seguir leyendo

Sólo con tener una cuenta ya puedes leer este artículo, es gratis

Gracias por leer EL PAÍS
Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS