Nuevos sellos y lectores impulsan el éxito del manga

El auge del cómic de estilo japonés impulsa el nacimiento de 'Planeta Manga', una revista que busca dar visibilidad al talento español

Albert Garcia

Mientras la industria editorial va capeando los últimos coletazos de la crisis, una de sus ramas lleva un lustro en auge. Su catálogo no para de aumentar, y fomenta la publicación de obras nunca vistas en España. Varias voces del sector confirman lo que los números ya muestran: las traducciones del manga, entendido tradicionalmente como cómics y novelas gráficas japoneses, no ha hecho más que crecer durante los últimos cinco años.

Más información
La nueva era dorada del ‘anime’
Las heroínas manga que rompen los estererotipos machistas

Las editoriales, que también aumentan en número, lo atribuyen a diversos factores, entre los que destacan la recuperación económica, la variedad de contenidos, el crecimiento de plataformas de streaming, que acercan las obras japonesas a una gran audiencia, y el auge de los videojuegos, muchos de ellos relacionados con el manga. En 2018, una de cada cuatro (24,13%) novedades editoriales de cómic que se publicaron en España fue manga, según datos recopilados por José A. Serrano para el portal especializado Guía del Cómic. Aunque las cifras de ventas no son públicas y las editoriales se niegan a ofrecerlas —ni siquiera las de títulos de éxito— el número de lanzamientos ha crecido constantemente desde 2014.

Un indicio evidente de la buena salud del sector es la reciente decisión de Planeta, la editorial más veterana, de lanzar una revista única en el mercado español: Planeta Manga, publicación trimestral de 320 páginas que recoge el trabajo de 15 autores diferentes, con algunas historias con final y otras que continuarán en el siguiente número. Este tipo de revista es común en el mercado japonés, donde sirve como plataforma de lanzamiento para los creadores y terreno de prueba para que los lectores descubran nuevas historietas. Pero nunca se había visto algo así en España, sin artículos ni editoriales, simplemente cómic tras cómic; y también único es que todos los autores que recoge Planeta Manga son españoles. El segundo número de la revista se publica el 28 de enero.

“Siempre se creía que el manga era lo que venía de Japón y no. Es un estilo y una manera de entender la narrativa y el cómic. Los lectores actuales no hacen distinción en función de la nacionalidad del autor. Por eso en Francia o EE UU han tenido éxito obras locales y es un buen momento para Planeta Manga”, señala David Hernando, director editorial de Planeta Cómics y coordinador de la revista. Su objetivo es “trasladar a Occidente un formato que se suele resistir en el mercado español” pero “enfocándolo como lo hacen ellos". "No intentamos traer obras de éxito en Japón, sino reunir a casi 20 autores nacionales que aportan historias 100% nuevas”, explica.

Encontrar a los creadores, entre los que figuran nombres como Ken Niimura (de ascendencia hispano-japonesa), Luis Montes o Ana Oncina, fue una tarea de años y “mucho trabajo de busca y captura de talento” español. “Tenemos historias de aventura, acción, romance, misterio, suspense, ciencia ficción… El manga lo cubre todo”, añade Hernando. Por eso se dirigen a todo tipo de lectores y no descartan en un futuro recopilar los mangas más exitosos de la revista en tomo, como se hace en Japón.

Toda la cultura que va contigo te espera aquí.
Suscríbete

Un momento de esplendor

El debut de la revista refuerza en la industria la sensación de un boom, también por unas ventas cada vez más repartidas, por la entrada de nuevos agentes en el mercado. Como las editoriales Ooso y Kodai, nacidas en 2019 y especializadas en manga. Kodai está formada por dos veinteañeros bilbaínos que consideran que “el sector está en un momento espléndido de claro crecimiento. Un lector maduro está ayudando a arriesgarse con géneros que hace años era complicado ver aquí”, como señala uno de los fundadores, Aitor Sobera. Y destaca el relevante papel de los animes de las plataformas digitales en la expansión del mercado. Hace unos meses, salió a la venta su primera publicación, un tomo único de nombre Echoes sobre un equipo de baloncesto con personajes transgénero. Las obras sobre la inclusividad de identidades y la orientación sexual también viven un momento dulce, especialmente el subgénero llamado "Boy’s Love", mangas centrados en una relación entre dos varones.

Las editoriales de novela gráfica más consagradas en España, Planeta, Norma e Ivrea, siguen publicando más del 50% de todo el catálogo de manga, según datos de Guía del Cómic, pero su cuota de mercado ha mermado desde 2017, año en el que editaban el 70%.  Esto da una pista de la actual proliferación de sellos. Las ventas y el número de publicaciones de los grandes sellos suelen ser más estables, ya que los fans saben qué esperar de cada una de sus licencias y generalmente se centran en los géneros más populares y las obras más famosas. "En Japón, el shônen" (manga dirigido a un público joven masculino) siempre ha sido y es el rey. Ahí entran títulos como My Hero Academia, Dragon Ball, One Piece o Naruto, que son imbatibles”, detalla Hernando. También destacan Marmalade Boy entre las obras shôjo (para chicas jóvenes), Monster y Prophecy en seinen (adultos), Doraemon en el género kodomo, dirigido a un público infantil, y el auge de la novela japonesa.

Hay dos nuevas editoriales que han entrado en el sector pisando fortísimo, ECC y Milky Way. Apuestan por obras más arriesgadas y de nicho, con autores como Inio Asano, que “vende todo lo que de él se licencia”, en palabras de Sobera, y ya le disputan su puesto en el mercado a una veterana del sector, Panini. “La oferta de géneros y estilos se ha multiplicado en la última década”, señala Sira Guarido, editora de manga en ECC. Sin embargo, su sensación es que “el público que consume manga impreso de manera regular suele mantenerse en las mismas cifras y el crecimiento no se traslada al número de ventas”. Tanto que en ECC no creen que la industria se encuentre en expansión, sino en un periodo de estancamiento. Su catálogo se dirige fundamentalmente a lectores adultos. “Destacamos los títulos de Junji Ito, maestro del terror japonés que nos abrió las puertas al mercado del manga. Recientemente hemos ido ampliando el catálogo y, dentro de la línea shônen, hemos integrado  grandes éxitos como Kakegurui, que cuenta con una serie en Netflix”, detalla Guarido.

Los autores españoles están lejos de las cifras de ventas de los japoneses, pero Planeta espera que eso cambie pronto con publicaciones como Planeta Manga. “En otros países ya ha ocurrido, como Radiant en Francia o RWBY en Estados Unidos”, apunta Hernando. "Nuestro objetivo no es quedarnos solo en España, ya estamos en contacto con editores y agentes en Asia para lanzarla en Japón”.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS