Columna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las columnas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

Buenismo

Al parecer, para promocionar la lotería de El Gordo hay que mostrar una España benevolente

Dice la Real Academia Española que “buenismo” es: “Actitud de quien ante los conflictos rebaja su gravedad, cede con benevolencia o actúa con excesiva tolerancia”. No es mala definición para los cuatro anuncios de la Lotería de Navidad 2019. Cuatro historias de gente común y corriente, buenas, solidarias y tolerantes. Es decir, nada que ver con nuestros políticos.

A favor de los anuncios de este año: que la agencia responsable ha tratado de no empalagarnos demasiado. Hay almíbar, por supuesto, pero en dosis asumibles. Todo es bondad y buenas vibraciones, que dirían los Beach Boys, porque al parecer para promocionar la lotería de El Gordo hay que mostrar una España benevolente. Vale.

¿Qué pasaría si un año se mostrara en los anuncios otra cara? Por ejemplo, el cuarto de estar de Carlos Fabra, expresidente de la Diputación de Castellón, lleno de botellas de cava y gente encantadora celebrando las nueve veces que le tocó la lotería. O el de José Antonio Roca, el principal imputado y condenado en el caso Malaya, que ganó en 15 años un total de 50 grandes premios de lotería. ¿Creen de verdad que se venderían menos décimos?

También se podría rodar como un atractivo joven llega a Génova, 13 y reparte con la sonrisa en los labios por los despachos nobles unos sobres en los que, naturalmente, hay unos décimos de lotería que les regala el pueblo llano y sencillo por tanto bien que han hecho a los menesterosos. O como premio de cualquier prueba de Supervivientes o Gran Hermano VIP. Se vendería lo de todos los años porque, desengañémonos: la gran mayoría de la gente juega para ver si tiene un respiro y no por benevolencia o tolerancia.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS