Columna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las columnas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

Su Majestad ‘The Crown’

El placer dura diez horas y está enemistado con las interrupciones. Se trata de la tercera temporada de la serie sobre la reina Isabel II

Conviene disponer de mucho tiempo libre y apagar esos aparatos que te conectan con las redes sociales, al parecer tan adictivos como la droga dura y tan imprescindibles para vivir como respirar trece veces por minuto. El placer dura diez horas y está enemistado con las interrupciones. Se trata de la tercera temporada de la serie The Crown. Al igual que los locos y los insomnes hablo solo y al final de algunos capítulos, o en determinadas secuencias y diálogos, exclamo con regocijo: “Qué buen cine”. Me ocurre con las grandes series de televisión. Sigo identificándolas con las sensaciones que me ha transmimitido siempre el mejor cine, el que me hace feliz. Y que puede diferir parcialemente del que decretan o santifican academias, enciclopedias y biblias.

Más información

Aseguran que The Crown es el mayor ejercicio de blanqueo que se ha realizado sobre la monarquía británica, esa institución tan antipática, rígida o anacrónica que pervive desde la noche de los tiempos, inmune al derrocamiento o a la extinción sangrienta, como sí ocurrió con sus colegas franceses o rusos que subestimaron el hambre, la penuria y la cólera de la mayoría de sus siervos. Y efectivamente, descubres en la serie que esos personajes pueden ser muy humanos y vulnerables, que poseen matices y sentimientos, que su labor y el mantenimiento de su ancestral estatus exige sacrificios y renuncias, que detrás de las coronas puede haber mucho barro.

Y qué magistralmente está contado. No sé si los guiones y los personajes se ajustan a la realidad, pero son brillantes, primorosa la carísima ambientación y la atmósfera, veraces y atractivos sus intérpretes, directores que saben imprimir complejidad, tensión y arte. Todo es un lujo en The Crown.

Inicia sesión para seguir leyendo

Sólo con tener una cuenta ya puedes leer este artículo, es gratis

Gracias por leer EL PAÍS
Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción