CÓMIC

Todas fuimos Esther, y a veces Doreen

Los tebeos de 'Esther y su mundo' alcanzaron ventas estratosféricas y un pírrico reconocimiento público

Viñetas de 'Esther y su mundo', de Purita Campos.
Viñetas de 'Esther y su mundo', de Purita Campos.

Había más caspa que hombreras cuando nació Esther. En 1971, Karina se fue a Eurovisión (casi gana) y Purita Campos se convirtió en la dibujante de Patty’s World (ganó: los ingleses nunca sospecharon que la creadora de aquel imaginario exitoso vivía en Barcelona). Las adolescentes españolas del baby boom buscaban modelos distintos de unas madres cortadas por el patrón de la Sección Femenina. Una historieta venida del frío y de una de las democracias más antiguas del mundo conectó con sus mentes antes que nadie. Esther y su mundo,editada en España a partir de 1974, tenía todo lo que buscaban: dudas, frivolidad, afán de independencia, emociones, crisis y desamores.

Más información

Lejos de los superhéroes americanos y de los antihéroes patrios, los tebeos de Esther eran la vida cotidiana, con subidas y bajadas, ilusiones y mezquindades. Aquellas chicas estudiaban y trabajaban de canguros, vestían como las londinenses que eran cuando se deshacían del uniforme escolar, se enganchaban al teléfono y compartían angustias y sueños con sus lectoras, mientras la sociedad española de los años setenta se sacudía la caspa y caminaba firme hacia las hombreras.

Los tebeos de Esther alcanzaron ventas estratosféricas y un pírrico reconocimiento público: Purita Campos llegó a vender más que Ibáñez sin alcanzar la décima parte de sus aplausos. El peaje de las cosas de chicas. Sin embargo, no solo había cosas de chicas: en los guiones de Philip Douglas se colaban asuntos que en la sociedad posfranquista empezaban a asomar la nariz: el divorcio, la igualdad... Las preocupaciones de la modernidad acompañaban aquella estética pop, que giraba alrededor de una joven pecosa, ingenua, idealista, tímida y romántica. Un retrato tan certero de las nuevas generaciones que conectaba igualmente con chicos que leían a hurtadillas, o no, los tebeos de sus hermanas. Ayer, Twitter asistió a una generalizada salida del armario, con antiguos aficionados de Esther y su mundo que despedían a su creadora.

En los últimos años, la Asociación de Autoras de Cómic contribuyó a darle a Purita Campos los honores públicos que se merecía. Conoció el éxito de ventas —y la precariedad de la economía del dibujante— y un renacer inesperado gracias a la actual epidemia de nostalgia, que convirtió en regalo preferente los integrales de Esther para mujeres de cuarenta y tantos. Junto al guionista Carlos Portela, recuperó el personaje y lo recolocó en el mundo actual: enfermera, separada, hija adolescente... de nuevo vidas comunes. Si ahora Esther Lucas vivía como cualquiera de sus antiguas lectoras, antes fuimos sus lectoras las que pretendíamos vivir como ella, tener una amiga como Rita Mott, un amor como Juanito Wowden y una enemiga como Doreen Snyder, la única criatura fea y malvada de aquel mundo juvenil. Nos identificábamos con Esther y, probablemente, a veces actuábamos como Doreen.

Inicia sesión para seguir leyendo

Sólo con tener una cuenta ya puedes leer este artículo, es gratis

Gracias por leer EL PAÍS

Sobre la firma

Tereixa Constenla

Corresponsal de EL PAÍS en Lisboa desde julio de 2021. En los últimos años ha sido jefa de sección en Cultura, redactora en Babelia y reportera en Andalucía. Es autora del libro 'Cuaderno de urgencias'.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción