Columna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las columnas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

Paradisíaca isla vertedero

La porquería envenena el aire, las aguas turquesas y los peces de colores. Algún día recordaremos que existieron las Maldivas

Una imagen del programa 'Enviado especial' en la isla Thilafusi. En vídeo, tráiler del programa.

Las sesiones de la Cumbre del Clima se van volviendo tediosas —quedan muchas— y la sucesión de informes que avisan de catástrofes va surtiendo menos efecto, así que nos entretienen las aventuras de Greta Thunberg, que es la crónica rosa de lo verde. Antes de que perdamos la sensibilidad a la crisis ambiental, parece buena idea fijarnos no en los desastres que vienen, sino en los que ya ha causado el ser humano en este frágil planeta azul.

A Greta no le parecerá bien que se vuele tan lejos, pero si hay una estampa del paraíso en la Tierra es la de las islas Maldivas, una serie de atolones entre aguas turquesas, peces de colores y pacíficos tiburoncitos. Allí se lleva el modelo de isla-resort, un único hotel en su islote, con las cabañas a pie de arena blanca o elevadas sobre el calmo mar.

Más información
La España real estaba en ‘Pasapalabra’
‘Barry’: querido malo

Enviado especial, el programa de La Sexta, viajó a ese seductor país para mirar su cara oculta. Antes los maldivos bebían agua de lluvia y tenían un modo de vida más o menos sostenible, pero un millón de turistas al año generan montañas de basura que desbordan a los locales. Jalis de la Serna atracó en Thilafushi, una infecta isla vertedero —artificial y en expansión— donde se apilan toneladas de plástico tal cual o quemado y prensado. No aguantó mucho allí por el hedor y porque le lloraban los ojos. Esa porquería ya envenena el aire, el agua y los peces de colores, mientras muere el coral porque el Índico se ha vuelto demasiado caliente.

Algún día el mar cubrirá por completo la isla vertedero, y se esparcirá toda esa basura, como cubrirá las islas bonitas y sus resorts. Los lugareños piensan ya en mudarse a islas artificiales tres metros más altas. Nunca serán lo mismo. Algún día recordaremos que las Maldivas existieron.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Sobre la firma

Ricardo de Querol

Es subdirector de EL PAÍS. Licenciado en Ciencias de la Información, ejerce el periodismo desde 1988. Inició su carrera en Ya y trabajó una década para Diario 16. Ha sido director de Cinco Días y de Tribuna de Salamanca. En EL PAÍS ha sido redactor jefe de Sociedad, de Babelia y de la mesa digital, además de columnista.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS