In memoriam
Opinión
Texto en el que el autor aboga por ideas y saca conclusiones basadas en su interpretación de hechos y datos

Muere a los 90 años el teólogo Rufino Velasco

Fue uno de los mejores especialistas y testigos del Concilio Vaticano II

Rufino Velasco
Rufino Velasco

Recién cumplidos los noventa años nos ha dejado en silencio en plena cuarentena el 22 de abril el teólogo y poeta Rufino Velasco Martínez, persona entrañable, compañero noble, colega solidario y creyente sincero, con quien compartimos experiencias comunitarias en los sectores populares, luchas en favor de la justicia y de la libertad y reflexiones teológicas en el horizonte de la liberación. Fue uno de los mejores especialistas y testigos del Vaticano II, el Concilio de la Reforma eclesial que, a través de sus clases, encuentros de grupos cristianos, publicaciones y actividad pastoral, hizo realidad en la Iglesia, la sociedad y la teología españolas no sin dificultades y resistencias por parte de un sector de la jerarquía eclesiástica.

Más información
Roma expulsa a Benjamín Forcano y a otros cinco claretianos progresistas
La jerarquía conservadora logra la destitución de la dirección de 'Misión Abierta'

Tres son los libros de Rufino Velasco que le confirman como teólogo conciliar e inspirador del aggiornamento eclesial en nuestro país: La Iglesia de base (Nueva Utopía, 1991), La Iglesia de Jesús (Verbo Divino, 1992), La Iglesia ante el tercer milenio (Nueva Utopía, 2002). Las claves de su reflexión sobre la Iglesia son: el movimiento de Jesús como comunidad de iguales, hombres y mujeres, la Iglesia discipular, la idea de Pueblo de Dios, la opción por las personas y los sectores empobrecidos, la necesaria y permanente reforma de la Iglesia y la “democracia de comunión” entendida como participación activa de las cristianas y los cristianos en la tarea común de hacer realidad el reino de Dios en la historia, “si quiere ser fiel a la permanente exigencia de igualdad y fraternidad [sororidad] del evangelio”.

Con Rufino compartimos algunos de los momentos más esperanzadores, al tiempo que más conflictivos, de la Iglesia española y las profundas transformaciones de nuestra sociedad y del mundo, en sintonía con las teólogas y los teólogos de la liberación y las comunidades eclesiales de base de América Latina. Fue en la Asociación de Teólogos y Teólogas Juan XXIII, de la que era miembro activo desde su fundación en 1980, en los Congresos de Teología cada año y en los encuentros de Iglesia de Base.

Colaboramos juntos en las revistas Misión Abierta, Éxodo y Utopía, donde escribió numerosos artículos que iluminaron el itinerario de muchos cristianos y cristianas en diferentes momentos de la historia reciente del cristianismo en España: la dictadura franquista, el Concilio Vaticano II, la transición política, la larga invernada eclesial con Juan Pablo II y Benedicto XVI y la nueva primavera de la “Iglesia en salida” con el papa Francisco.

La comunidad de Fernández de los Ríos con la que Rufino ha convivido durante más de 40 años (integrada por José Luis Sierra, Benjamín Forcano, Secundino Movilla y Evaristo Villar) contó siempre con el apoyo, el aliento y la complicidad del obispo, poeta y profeta Pedro Casaldáliga, compañero y amigo, que la acogió en su diócesis brasileña de Mato Grosso en situaciones de exilio eclesial. En él encontró esta comunidad el reconocimiento religioso y la ciudadanía eclesial, que otros colegas le negaron.

Aplicando a Rufino dos títulos de sendos libros de Casaldáliga se podría decir que vivió lúcidamente en “Tierra nuestra, libertad”, “en rebelde fidelidad” y “reconciliado consigo mismo, con la naturaleza, con los hermanos y hermanas, con la historia humana, con Dios Padre/Madre”.

Juan José Tamayo y Evaristo Villar pertenecen a la Asociación de Teólogas y Teólogos Juan XXIII.

Toda la cultura que va contigo te espera aquí.
Suscríbete

Babelia

Las novedades literarias analizadas por nuestros mejores críticos en nuestro boletín semanal
RECÍBELO

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS