Dos obras excepcionales, el Requiem mozartiano de Castellucci y ‘Fin de partida’ de Kurtág, reabren Les Arts

La ópera valenciana presenta su próxima programación con el aforo del 75% y no descarta dedicar uno de sus conciertos a su primera intendente, la fallecida Helga Schmidt

Frode Olsen (Hamm) y Leigh Melrose (Clov) en la ópera de György Kurtág estrenada en 2019 en Milán.
Frode Olsen (Hamm) y Leigh Melrose (Clov) en la ópera de György Kurtág estrenada en 2019 en Milán.Ruth Walz

Dos montajes excepcionales tanto por las críticas que recibieron como por su composición abren la temporada 2020-2021 del Palau de les Arts. Se trata de dos estrenos en España, el Requiem de Mozart que concibió el prestigioso director de escena Romeo Castellucci para la apertura del festival de Aix-en-Provence del pasado año coproducida por la ópera valenciana; y Fin de partida, la única ópera del compositor húngaro de música contemporánea György Kurtág, basada en el drama homónimo de Samuel Beckett. Su presentación en el Teatro de la Scala de Milán de 2018 fue aplaudida como uno de los grandes acontecimientos musicales y culturales del siglo XXI.

Ambos montajes conforman los platos fuertes de la nueva temporada del Palau de les Arts que se ha detallado esta mañana. Se representarán con el 75% del aforo de la sala principal y con el público enmascarado por las medidas de seguridad impuestas por la pandemia.

El espectáculo musical de Castellucci se estrenará el 27 de septiembre en España (con funciones hasta el 8 de octubre) y propone una visión teatralizada con cantantes, solistas y bailarines de la misa fúnebre e inconclusa de Mozart. La muerte es vista como el renacer a una vida llena de esperanza como una celebración de la vida. Luis Gago, crítico musical de EL PAÍS, escribió a propósito de su estreno mundial: “Todo tiene sentido, y todo encuentra respuesta en la propuesta visual de Castellucci, al que algunos podrían reprochar que deja la música en un segundo plano, pero esa crítica sería una mala interpretación, ya que, por una vez, lo que se ve y lo que se escucha forman una unidad indisoluble”.

Momentos previos al concierto que volvió a abrir el Palau de les Arts el pasado mes.
Momentos previos al concierto que volvió a abrir el Palau de les Arts el pasado mes.Miguel Ángel Polo

En Fin de partida, Kurtág y Beckett “comparten el afán de insuflar intensidad a su mensaje extremando la sencillez, apurando al máximo la concisión de los medios utilizados. Ambos entronizan asimismo el silencio como un elemento tan significante como las propias palabras o las notas musicales. Y esta ópera Samuel Beckett: Fin de partie va a dejar ya unidos sus nombres para siempre”, según escribió Gago con motivo de su estreno en Milán. En Les Arts se representará del 29 al 4 de noviembre.

La ópera valenciana ha programado 10 diez óperas, dos de ellas producciones propias y una en versión concierto, además de espectáculos de zarzuela, danza, lied, flamenco, otras músicas y conciertos de bandas valencianas. La segunda temporada completa de Jesús Iglesias al frente de Les Arts quiere servir de marco de reflexión sobre la capacidad de la especie humana para sobreponerse a la adversidad, en alusión al coronavirus.

El discurso artístico gira en torno a grandes autores, creadores y renovadores y su aportación al género operístico: Shakespeare y Arrigo Boito para Falstaff; Charles Perrault en La Cenerentola, de Rossini; Metastasio y L’isola disabitata, de Manuel García; Cavalleria rusticana, de Pietro Mascagni, como cumbre del verismo. La temporada ahondará en las líneas esbozadas en el curso anterior con la presencia de ópera del siglo XXI (Fin de partie); repertorio de Mozart (Mitridade) y de Verdi (Falstaff); la restitución de los compositores centroeuropeos (Tristan und Isolde, de Wagner), así como la reivindicación del patrimonio español (Il tutore burlato, de Martín i Soler; L’isola disabitata, de Manuel García; y El barberillo de Lavapiés, de Asenjo Barbieri).

Entre las batutas que participarán en el ciclo sinfónico se encuentran Fabio Luisi o Daniele Gatti, además de los españoles Gustavo Gimeno, Pablo Heras-Casado o Juanjo Mena. Iglesias anunció la próxima contratación de 16 músicos para la Orquestra de la Comunitat Valenciana (OCV) con el objetivo de cerrar 2021 con una plantilla fija de 79 virtuosos, al tiempo que admitió que “no es sencillo” encontrar a un director musical que sustituya al maestro Roberto Abbado. “No todos los novios se casan”, dijo. Comentó que hay grandes orquestas que “llevan años buscando un titular”.

El presidente del patronato del Palau de les Arts, Pablo Font de Mora, contestó que no está previsto contratar a Plácido Domingo “en principio” por una “una serie de circunstancias” que afectan a su figura como su “avanzada edad”, entre otras. Añadió que su trayectoria musical cuenta con “la admiración de todos aquí” porque es “el más grande tenor de la historia vocal española y universal” y su nombre “nunca debe quedar desligado de la historia de Les Arts”.

Una periodista preguntó entonces si todos compartían esa opinión, a lo que la secretaria autonómica de Cultura, Raquel Tamarit, respondió que ella se “sentía muy incómoda” como mujer, aunque reconocía los méritos artísticos de Domingo. También señaló que de los 29 millones del presupuesto anual del Palau de les Arts (dos millones más que en 2015), casi 19 son aportaciones de la Generalitat. El presupuesto del Teatro Real de Madrid es de 55 millones y el del Liceu de Barcelona, de 49 millones de euros.

Font de Mora recordó que la decisión de retirar el nombre de Plácido Domingo del Centro de Perfeccionamiento fue “muy meditada” porque “la crisis” abierta por las denuncias de acoso y la declaración que realizó el propio artista era “incompatible” con “el ideario” que defiende Les Arts. Iglesias, que ha trabajado en diversos montajes con Domingo, evitó pronunciarse sobre el tema, tras señalar que la conversación que mantuvo con el tenor cuando se le retiró el nombre fue a título personal.

Además, Font de Mora se mostró partidario de que pueda haber un recuerdo a la que fuera intendente del coliseo, Helga Smith, que falleció el pasado octubre antes de ser juzgada por una presunta malversación en una causa en la que los acusados fueron finalmente absueltos. Se trataría de dedicarle una de las citas de la próxima temporada, pero es una decisión que debe adoptar el patronato.

El ciclo de lied congregará a Lise Davidsen, Ainhoa Arteta, Christian Gerhaher, René Pape, Anita Rachvelishvili y Sonia Yoncheva. En danza, el flamenco de Una oda al tiempo, de María Pagés Compañía, iniciará un ciclo que contará también con el debut de La Veronal y su espectáculo Sonoma, ideado por el valenciano Marcos Morau, con la clausura en junio de la Compañía Nacional de Danza con Giselle, en una propuesta de Joaquín de Luz. El ciclo Les Arts és Flamenco incluirá a los artistas José Mercé, Duquende, La Macanita, Argentina o Niño de Elche. Y Les Arts és Altres Músiques contará con el fado con Mariza, el cabaret berlinés de Ute Lemper o el jazz del guitarrista Pat Metheny.

Sobre la firma

Ferran Bono

Redactor de EL PAÍS en la Comunidad Valenciana. Con anterioridad, ha ejercido como jefe de sección de Cultura. Licenciado en Lengua Española y Filología Catalana por la Universitat de València y máster UAM-EL PAÍS, ha desarrollado la mayor parte de su trayectoria periodística en el campo de la cultura.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS