Fallece Juan José, uno de los destacados toreros salmantinos

Retirado desde 1989, ha sido director de la Escuela Taurina de Salamanca durante 28 años

Juan José, en el centro, flanqueado por los diestros Gabriel de la Casa, a su derecha, y Andrés Hernando, en 2018.
Juan José, en el centro, flanqueado por los diestros Gabriel de la Casa, a su derecha, y Andrés Hernando, en 2018.Almeida La Gaceta de Salamanca

El matador de toros salmantino Juan José García Corral ha fallecido a los 69 años de edad, en el Hospital Clínico de Salamanca, a consecuencia de una grave y rápida enfermedad. Juan José, como se anunciaba en los carteles, fue a finales de los años 60 y primeros de los 70 del pasado siglo uno de los más serios aspirantes a sumarse al trío de ases más relevantes que ha dado la torería salmantina, integrado por El Viti, Niño de la Capea y Julio Robles. Pero un accidente de tráfico en el que perdió la visión del ojo izquierdo frenó la que era hasta ese momento una ascendente trayectoria en los ruedos, siempre basada en un concepto de toreo típicamente castellano, simple, puro y clásico.

Juan José García Corral nació el 22 de junio de 1951 en la localidad salmantina de La Fuente de San Esteban, epicentro del llamado Campo Charro, donde se concentra un buen número de ganaderías y han surgido y vivido decenas de profesionales de la tauromaquia. Compañero de pupitre del ya también desaparecido Julio Robles, debutó como becerrista con solo 15 años y solo unos meses después, el 14 de enero de 1968, toreó su primer festejo con picadores en Ondara (Alicante), apoderado por el prestigioso taurino toledano Manolo Lozano.

A consecuencia de un accidente perdió la visión del ojo izquierdo y, aunque reapareció solo cuarenta días después en la plaza riojana de Haro, fue perdiendo presencia, que no vigencia, en los carteles

Ese mismo año Juan José protagonizó el insólito caso de pasar en apenas unos meses de becerrista a matador de toros, pues, después de unas cincuenta novilladas, tomó la alternativa, con cierta precipitación, el siguiente 11 de agosto en Manzanares (Ciudad Real), de manos de Andrés Hernando y con el testimonio de Gabriel de la Casa. Con estos dos toreros se reunió por última vez el 27 de abril de 2018 cuando, en el Casino de Salamanca, y con motivo de los 50 años de alternativa, la federación de peñas taurinas ‘Helmántica’ le tributó un merecido y sentido homenaje. Allí el maestro confesó que seguía cogiendo la muleta a diario, para torear de salón: “Es la manera que tengo de sentirme vivo”, confesó con lágrimas en los ojos. Así lo hizo casi hasta el final. Siempre se sintió torero y desprendía ese aroma que tenían los diestros con sabor, cuenta Javier Lorenzo en La Gaceta de Salamanca.

El nuevo matador salmantino apenas había cumplido entonces los 16 años de edad, en el que fue uno de los doctorados más precoces de la historia del toreo, solo superado muchos años después por el de El Juli, que lo recibió con 15 años y once meses en la plaza francesa de Nimes. Aún tuvo tiempo ese año Juan José de sumar más de cuarenta corridas de toros entre España y Francia, que le sirvieron para llegar rodado a su confirmación de alternativa en Las Ventas, fechada el 17 de mayo de 1969, esta vez de manos de su admirado Santiago Martín El Viti y con su amigo Paquirri como testigo.

Días después, el torero charro salió a hombros de la plaza de Madrid, realzando así una carrera que solo tuvo como rémora su desigualdad en la suerte suprema y que se vio definitivamente frenada en 1971, cuando sufrió el citado accidente de circulación a la altura de Aranda de Duero (Burgos), de vuelta de una corrida en Pamplona.

A consecuencia del mismo el salmantino perdió la visión del ojo izquierdo y, aunque reapareció solo cuarenta días después en la plaza riojana de Haro, fue perdiendo presencia, que no vigencia, en los carteles, ya que se mantuvo en activo toreando pocas corridas, pero dejando siempre detalles de su calidad, sobre todo en las corridas de la feria de Salamanca, donde siguió triunfando junto a las figuras. Durante toda su carrera lidió 221 corridas de toros

Tras retirarse de los ruedos el 14 de mayo de 1989, precisamente en la inauguración de la plaza de toros de su localidad natal, Juan José se dedicó exclusivamente a su nueva faceta de director de la Escuela Taurina de Salamanca, donde desde 1985 hasta 2013 ayudó a que surgiera un buen número de nuevos valores de esa cantera de torería salmantina de la que fue uno de sus mejores representantes.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS