Lecciones de San Juan de la Cruz para afrontar un encierro

La Compañía Nacional de Teatro Clásico lleva a Almagro un montaje inspirado en versos y vivencias del poeta

Ensayo en el Teatro de La Comedia de la obra 'Alma y palabra', que se estrena este viernes en el festival de Almagro. En la imagen, Lluís Homar, Adriana Ozores y el pianista Emili Brugalla.
Ensayo en el Teatro de La Comedia de la obra 'Alma y palabra', que se estrena este viernes en el festival de Almagro. En la imagen, Lluís Homar, Adriana Ozores y el pianista Emili Brugalla.SANTI BURGOS

¿Cómo se hace para tener el alma sosegada? ¿Por qué buscar la calma y la confortabilidad en culturas lejanas cuando tan cerca tenemos a grandes maestros que nos ofrecen las más hermosas y valiosas herramientas para luchar contra el desasosiego? Lluís Homar, actor y director, responsable de la Compañía Nacional de Teatro Clásico (CNTC) desde septiembre de 2019, ha salido al encuentro de San Juan de la Cruz, “de ese ser humano extraordinario”, de su poesía y también de su valentía, para ofrecer un montaje, Alma y palabra. San Juan de la Cruz, y enfrentarse a la zozobra vital desde un lugar amoroso y útil de encuentro con uno mismo.

La música y la palabra se unen en este espectáculo íntimo y bellísimo, primero de un ciclo que la CNTC dedicará a la recuperación de figuras claves de nuestra literatura, que se estrena el viernes en el Festival Internacional de Teatro Clásico de Almagro. Con dramaturgia de José Carlos Plaza, Lluís Homar, Adriana Ozores y el pianista Emili Brugalla inician un viaje en busca del sosiego a través de una selección de poemas del Cántico Espiritual, de San Juan de la Cruz (1542-1591), la Música Callada, de Frederic Mompou (1893-1987), y el gran Cristo de Velázquez como testigo mudo sobre el escenario.

“En momentos de zozobra recurrimos con avidez al yoga, la filosofía zen, el taoísmo o el budismo. Pero aquí, en nuestra literatura, tenemos unas herramientas maravillosas para luchar contra el desasosiego”, señala Lluís Homar

“En momentos de zozobra recurrimos con avidez al yoga, la filosofía zen, el taoísmo o el budismo. Todo eso es maravilloso, pero aquí, en nuestra literatura, tenemos unas herramientas maravillosas para luchar contra el desasosiego en el que vivimos, acentuado ahora por las circunstancias trágicas de la pandemia, y no las utilizamos”, explica Homar, después de un ensayo en la sala del Teatro de la Comedia, de Madrid, poco antes de viajar hacia Almagro. Con ese objetivo se inició el proyecto de Alma y palabra, todo un abrazo colectivo desde un lugar amoroso y útil para salir al encuentro de uno mismo. “El arte te ayuda a ponerte en otro lugar y ver las cosas desde otro sitio. Es como un gran barco en el que viajas y te acoge. En el caso concreto de San Juan de la Cruz, sus versos te ayudan a protegerte y ampararte, a buscar ese estado de serenidad”, añade Adriana Ozores, que el año pasado recogió en el festival de Almagro el premio Corral de Comedias a su trayectoria.

El montaje combina los versos de San Juan de la Cruz, escritos durante uno de los dos encierros carcelarios que sufrió por parte de los poderes de la iglesia por su apoyo a la reforma de los Carmelitas descalzos, con textos propios que van introduciendo en el mundo y las circunstancias vitales de este poeta. “San Juan nos asegura que el camino hacia el sosiego existe y es tangible y solo depende de uno mismo el encontrarlo. En el mundo material en el que vivimos de tanto tienes tanto eres, de repente alguien te habla de que lo importante no es lo que tienes, sino la capacidad de cada uno de ser lo que es”, explica Lluís Homar, absolutamente conmovido con ese viaje espiritual que proponía el poeta en el siglo XVI y de cómo nos interpela de manera tan directa hoy mismo. “Uno de los mejores hallazgos de ese viaje junto a San Juan de la Cruz es que eso que tú estás buscando, también te está buscando a ti y eso te abre a otra dimensión y a un lugar muy esperanzador”, añade el director de la CNTC.

“Los versos de San Juan de la Cruz te ayudan a protegerte y ampararte, a buscar ese estado de serenidad”, afirma Adriana Ozores

San Juan fue un hombre que caminó a contra corriente, que se enfrentó en vida al enorme poder de la Iglesia con valentía y decisión. “Hacer este espectáculo es también ir contra corriente. Es un grito contra del olvido de San Juan de la Cruz, una figura de gran ayuda y que, de alguna manera, está denostada por nosotros mismos. Es una manera de reivindicarle, de salir a su encuentro y abrazarle”, añade Ozores.

¿Qué tiene que ver la música del siglo XX de Frederic Mompou con San Juan? El pianista Emili Brugalla, gran conocedor del compositor catalán, explica sobre el escenario que ambos compartían y comparten hermandad de espíritu. “A Mompou le gustaba perderse, desprenderse, deambular y lo que buscaba era la libertad espiritual, la contemplación y, a través de la música, se acercó a San Juan. Mompou, que era un hombre de pocas palabras y un músico de pocas notas, encontró en el verso de San Juan una expresión de su ideal estético, la música que fuera la voz del silencio”.

Agarrar a los más grandes

El montaje de 'Alma y palabra. San Juan de la Cruz' es el primero del ciclo 'Alma y palabra', que prepara la Compañía Nacional de Teatro Clásico para recuperar, según su director Lluís Homar, figuras claves y fundamentales de la literatura española y que merecen monográficos que pongan en relieve un valor incalculable que forma parte de nuestro patrimonio. A San Juan de la Cruz le seguirán Fray Luis de León, Santa Teresa de Jesús y otros muchos más, con el objetivo de buscar herramientas contra “ese desasosiego que viene de lejos”. El ciclo pretende no solo acercarse a la obra de cada uno de los autores, sino a su persona, traerlos junto a nosotros, salir a su encuentro y agarrarlos.

Toda la cultura que va contigo te espera aquí.
Suscríbete

Babelia

Las novedades literarias analizadas por nuestros mejores críticos en nuestro boletín semanal
RECÍBELO

Regístrate gratis para seguir leyendo

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS