El empresario de El Puerto alega que cumplió “en exceso” las medidas sanitarias

La plaza de la Real Maestranza suspende las dos corridas de San Miguel

Imagen facilitada por Lances de Futuro de uno de los tendidos de la plaza de El Puerto el pasado día 6.
Imagen facilitada por Lances de Futuro de uno de los tendidos de la plaza de El Puerto el pasado día 6.Joaquin Arjona

La empresa Lances de Futuro alega que cumplió “en exceso” las medidas de seguridad e higiene contra el coronavirus que le exigía la Junta de Andalucía para la corrida celebrada en El Puerto de Santa María (Cádiz) el pasado 6 de agosto, cuya afluencia de público ha levantado una gran polémica y ha llevado a la propia Junta a variar dicha normativa.

En consecuencia, ya no basta, como hasta ahora, con que las empresas taurinas pongan a la venta el 50 por ciento del aforo de las plazas, sino que se debe guardar una distancia de 1,5 metros entre cada uno de los espectadores, y el número de entradas vendidas nunca debe superar la mitad del aforo. De este modo, se reduce la cantidad de asistentes hasta el punto de que los festejos son inviables económicamente.

Ante esta situación, Ramón Valencia, empresario de la plaza de la Real Maestranza de Sevilla, acaba de anunciar la imposibilidad de celebrar la Feria de San Miguel, prevista para los días 26 y 27 de septiembre. Estaban anunciadas dos corridas en las que figuraban Ponce, Manzanares, Roca Rey, Morante, Urdiales y Pablo Aguado con toros de Victoriano del Río y Juan Pedro Domecq.

La empresa Lances de Futuro, que dirige José María Garzón, enumera en un comunicado una larga lista de aclaraciones en su defensa, “ante las diferentes acusaciones que en los últimos días se han vertido sobre el cumplimiento de las medidas sanitarias” en dicho festejo taurino.

Entre esas acusaciones se encuentra, incluso, la de la Asociación Nacional de Organizadores de Espectáculos Taurinos (Anoet), que ha anunciado que abrirá un expediente sancionador contra José María Garzón, a pesar de que este no pertenece a dicha organización desde hace meses.

El propio empresario de Ronda, Francisco Rivera Ordóñez, consideró que los culpables de la suspensión de la corrida goyesca son “los empresarios taurinos que no se han comportado y han abusado”.

Toda la cultura que va contigo te espera aquí.
Suscríbete

La empresa de El Puerto lamenta esta polémica porque ha hecho "un gran esfuerzo humano y económico" para excederse en el cumplimiento de las medidas de seguridad exigidas por el gobierno autonómico, "con la satisfacción de haberlo logrado con creces".

"Por lo que no podemos admitir que se emitan difamaciones sobre nuestro trabajo y el del Ayuntamiento de El Puerto de Santa María, que en todo momento ha colaborado para el buen desarrollo del festejo", dice.

En el comunicado se asegura que "Lances de Futuro S.L. "cumplió con exceso la normativa vigente en ese momento" y que "para lograr la seguridad sanitaria requerida y prioritaria se tomaron todas las medidas incluidas en un plan de contingencia presentado a la Junta de Andalucía con anterioridad a la fecha del festejo".

Una de esas medidas fue "la limitación del aforo al 50 %, tal y como establecía la normativa de la Junta de Andalucía", por lo que, teniendo en cuenta que el aforo de la plaza de toros de El Puerto de Santa María está fijado en 10.933 localidades, "se vendieron un total de 5.451 entradas, lo que supone el 49,85 % de dicho aforo, habiéndose excluido de la venta 5.482 entradas".

Para demostrarlo, la empresa adjunta a su comunicado un certificado de la empresa tiquetera contratada para la gestión de la venta de entradas, Bacanti Inversiones y Servicios, a través del programa informático "Gestión Taquillas Plazas de Toros".

Además, Lances de Futuro asegura que hizo respetar el uso obligatorio de mascarillas, indicando, tanto en las entradas físicas como en las vendidas por internet, la obligatoriedad de hacerlo durante el festejo.

En ese sentido, remarca que "se revisó a todos los asistentes que llevaran correctamente la mascarilla en la entrada de la plaza y se les facilitó en el caso de no llevarla, mientras que el personal de plaza estuvo atento en todo momento al cumplimiento de su correcto uso durante el festejo y se recordó por megafonía, tras la muerte de cada toro, su uso constante y correcto".

Otra de las medidas que se tomaron fue “la apertura de las puertas de acceso a la plaza dos horas antes del inicio del espectáculo para facilitar la entrada escalonada”, al igual que se hizo en la salida, mediante un sistema de vallas en los accesos que establecía carriles y otro de señales de distanciamiento en el suelo.

Asimismo, recuerda el comunicado de Lances de Futuro, un miembro de la Cruz Roja tomaba la temperatura a cada asistente en todos los accesos y "se procedió a la instalación de una carpa con un puesto médico avanzado para la realización de tests rápidos en el caso de que algún asistente diera fiebre, y una persona dispensaba gel hidroalcohólico en cada uno de los accesos y tendidos".

Otra de las medidas adoptadas fue que "todas las localidades bloqueadas por las medidas del Covid se identificaron claramente con una pegatina con indicación de la prohibición de sentarse, que la inhabilitaba para su uso".

Un refuerzo de porteros y seguridad privada, así como de acomodadores para velar por el cumplimiento de la normativa, la limpieza y la desinfección previa en las dependencias de la plaza o la suspensión del reparto de revistas, programas y otra documentación en papel fueron medidas añadidas y adoptadas durante esta corrida que ha sido uno de los festejos de mayor repercusión de cuantos se han celebrado en España desde la suspensión del estado de alarma.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS