El Teatro Real limita el aforo por zonas al 65% tras la polémica por la suspensión del domingo

El Defensor del Pueblo se ha dirigido al director del teatro para “recabar información precisa de lo ocurrido”

El presidente del patronato del Teatro Real, Gregorio Marañón (d), y el director del Teatro Real, Ignacio Garcia Belenguer, dan una rueda de prensa este lunes en la sede del teatro en Madrid.David Fernandez / EFE

El Teatro Real decidió ayer limitar el aforo en cada una de sus zonas para evitar situaciones como la del domingo, cuando los espectadores de los pisos superiores protestaron por la falta de distancia de seguridad entre los asientos y obligaron a la suspensión de la representación de la ópera Un ballo in maschera. “Con el fin de atender a la demanda expresada por algunos espectadores el pasado 20 de septiembre, el Teatro Real, siempre sensible a los planteamientos y preocupaciones de su público, ha decidido limitar a un 65% el aforo en las zonas delimitadas del Teatro. Para ello, se está contactando con los abonados con entradas correspondientes a cada área para informarles del protocolo de seguridad sanitaria vigente y proponerles, si fuera el caso, la reubicación de sus localidades o, en su defecto, la devolución del importe íntegro de sus entradas”, asegura la institución en un comunicado.

El presidente del Teatro Real, Gregorio Marañón y Bertrán de Lis, había asegurado el lunes, en una rueda de prensa, que no hubo discriminación alguna entre los asistentes al espectáculo y que, en el estreno de la ópera, el pasado viernes, hubo mayor presencia en los asientos inferiores que en los superiores.

Más información
La disparidad de criterio en los aforos complica el acceso seguro a la cultura
El Teatro Real afirma que cumple la normativa y niega que discriminara las butacas más baratas
El público del Teatro Real fuerza la suspensión de una función por la falta de distancia social

Defensor del Pueblo

La institución señaló además que en la función del domingo hubo el 51,5% de localidades ocupadas, lo cual está dentro de la normativa de seguridad vigente en la Comunidad de Madrid. No obstante, el Defensor del Pueblo, Francisco Fernández Marugán, anunció ayer que iniciaba una actuación de oficio tras la polémica suspensión. Fernández Marugán se ha dirigido al director general del Real, Ignacio García-Berenguer, para “recabar información precisa de lo ocurrido” y “conocer las previsiones y medidas que se prevé adoptar para las sucesivas representaciones”, según una nota de este órgano que vela por el respeto de los derechos.

Entre las denuncias de algunos espectadores del domingo destaca la de la ocupación de hasta 15 asientos continuos en las filas superiores por personas que no formaban parte de un mismo grupo. También hubo quejas por la disparidad de los precios de las entradas, con las butacas en la zona de gallinero, conocida como El Paraíso, con las localidades más económicas (29 euros), y una elevada densidad de ocupación en comparación al patio de butacas, donde el precio puede ser hasta 10 veces más.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS