El teatro independiente de Sevilla resiste ante la pandemia

El Fest adapta sus horarios a las restricciones y ofrece 83 representaciones de 25 compañías

Responsables del Festival de Artes Escénicas de Sevilla, Fest 2020, este lunes en la sala Platea.
Responsables del Festival de Artes Escénicas de Sevilla, Fest 2020, este lunes en la sala Platea.PACO PUENTES (EL PAÍS)

Las cinco salas de teatro independiente de Sevilla que desde 2008 organizan el Festival de las Artes Escénicas (Fest) han decidido celebrar la edición de este año a pesar de las restricciones impuestas en la ciudad en la lucha contra el coronavirus que implican el cierre de toda actividad no esencial a las seis de la tarde. “Ahora, más que nunca, necesitamos sentarnos en una butaca, que nos hagan reír, llorar, pensar y emocionarnos”, ha afirmado este lunes la actriz Tatiana Sánchez-Garland en la performance de presentación de la 13ª edición del Fest.

Las 83 funciones de 25 compañías programadas se representarán al mediodía y a las cuatro de la tarde de viernes a domingo en las cinco salas independientes de la ciudad hasta el próximo 29 de noviembre. La excepción es la inauguración que será el miércoles 18 en Platea con el humor y la música Roma Calderón y Familia Calisay. Las 25 compañías nacionales e internacionales (procedentes de Italia, Noruega y Argentina) que participan en esta edición pondrán en escena comedias, teatro inmersivo, familiar, danza, teatro físico, flamenco o cabaret.

La opción de las sesiones matinales es también la que ha puesto en marcha el Teatro Central mientras que se mantengan las restricciones. El espacio con la programación más vanguardista de Andalucía ha trasladado sus funciones a los sábados y los domingos a las 12.00; mientras que el ciclo Flamenco viene del sur se ofrecerá a las 16.00. Representaciones matinales por las que también ha optado el Teatro Lope de Vega; mientras que el Teatro de la Maestranza ha suspendido toda su programación, de momento, hasta el 30 de noviembre.

“En total en el Fest habrá una docena de estrenos absolutos y el número de funciones es muy similar a la edición de 2019. Cumplimos con todas las medidas de seguridad y los aforos, ya de por sí pequeños porque somos salas independientes, se han reducido mucho más. Desde Escenarios de Sevilla hemos barajado otras posibilidades, como posponer el festival o hacerlo en streaming, pero al final la gente va al teatro porque es un espectáculo en vivo y por eso hemos optado por probar con estos horarios. Quién sabe, igual nos sorprende la respuesta del público”, ha explicado José María Roca, director del Fest y responsable de la sala Platea, un nuevo espacio escénico que abrió sus puertas el mes pasado, pero que cuenta con todo el bagaje de La Imperdible Producciones.

“No estoy de acuerdo con que la cultura tenga que terminar a las seis de la tarde, mientras que en otros sectores la actividad continúa hasta las diez de la noche, porque es una actividad imprescindible que se está desarrollando con toda normalidad”, ha apuntado Antonio Muñoz, delegado de Hábitat Urbano, Cultura y Turismo del Ayuntamiento de Sevilla. “La ciudad debería de sentirse orgullosa de la reacción del sector de la cultura que a pesar de todas las dificultades está cumpliendo con su agenda”, ha añadido.

En la programación destacan Una novelita lumpen, de la compañía madrileña La Intemerata, basada en la última obra que Roberto Bolaño publicó en vida en 2002; Marat/Sade, de los sevillanos Atalaya, con la dirección de Ricardo Iniesta; Archivo, una propuesta de teatro inmersivo del grupo madrileño-catalán Serrucho, en la que los espectadores forman parte del montaje; o el estreno de ¿Y ahora qué?, una propuesta de Producciones Circulares y TalyCual Producciones protagonizada por Candela Fernández, Juanfra Juárez y José María Peña. Además del documental autobiográfico Homenaje a una desconocida de Teatro de La Catrina (Valencia); Quitamiedos, de la compañía vasca Kulunka Teatro o el estreno de Disquijoteces, de la sevillana Producciones Maite Lozano, inspirada en la novela de Cervantes. El baile también estará presente con Flamenco Kitchen, la propuesta de Nómadas bajo la dirección de Juana Casado o el estreno de El odio, de la malagueña Nieves Rosales de Silencio Danza.

El festival, organizado desde sus inicios por la asociación Escenarios de Sevilla, ha contado en esta ocasión con más implicación del Instituto de la Cultura y las Artes de Sevilla (ICAS) que coorganiza el evento junto a los responsables de Teatro TNT, La Fundición, Sala Cero, Viento Sur y el espacio Platea Odeón Imperdible. El Ayuntamiento de Sevilla, a través del ICAS, aporta 95.000 euros de un presupuesto de 200.000. La cita tiene también el apoyo del Instituto Nacional de las Artes Escénicas y de la Música (Inaem) y de la Agencia de Instituciones Culturales de la Junta de Andalucía.

Sobre la firma

Margot Molina

Ha desarrollado su carrera en El PAÍS, la mayor parte en la redacción de Andalucía a la que llegó en 1988. Especializada en Cultura, se ha ocupado también de Educación, Sociedad, Viajes y Gastronomía. Licenciada en Periodismo por la Universidad Complutense de Madrid. Ha publicado, entre otras, la guía de viajes 'Sevilla de cerca' de Lonely Planet.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS