Muere David Prowse, el actor que puso el cuerpo a Darth Vader

La agencia de representantes del intérprete británico, de 85 años, ha informado del fallecimiento de quien moldeó el físico del personaje en la primera trilogía de la saga de ‘Star Wars’

David Prowse, en una convención en Cusset (Francia) en abril de 2013.
David Prowse, en una convención en Cusset (Francia) en abril de 2013.THIERRY ZOCCOLAN (AFP)

David Prowse, el actor que estaba debajo del traje y el casco de Darth Vader en la primera trilogía de Star Wars, ha muerto este domingo, “tras una breve enfermedad” en el Reino Unido a los 85 años, según ha informado su agencia de representantes, Bowington Management, a través de Twitter.

El actor y culturista inglés puso su cuerpo, pero no la voz —George Lucas, el director de la saga, no lo usó por su marcado acento de Bristol, por lo que fue doblado por uno de los actores más prestigiosos del teatro y cine en Estados Unidos, James Earl Jones—, a Darth Vader. Y si en el mundo anglosajón esa poderosa voz marcó en pantalla la brutal sequedad del exjedi, en España aquel chorro de timbre grave corrió a cargo de Constantino Romero. Prowse creó aquellos movimientos pesados del personaje, que le añadieron firmeza y gravitas.

Muy poca gente conocía su rostro, porque el que aparece debajo de la máscara en el momento de su muerte en El retorno del Jedi no es el de Prowse, sino el de otro intérprete: Sebastian Shaw. El equipo de LucasFilms decidió rodar su fallecimiento a escondidas de Prowse, tras varios desencuentros que desembocaron en la ruptura de la relación entre el actor y la productora, que nunca le invitó a una convención oficial de Star Wars. Así se diluyó su sueño de gloria. “Ellos siempre creyeron que yo filtré a la prensa la muerte de mi personaje”, contaba en el documental I Am Your Father, dirigido por Marcos Cabotá, un cineasta mallorquín fanático del mundo Star Wars, y Toni Bestard, y presentado en el festival de Sitges de 2015. En la película, los cineastas encontraron al autor del artículo en cuestión, quien explica que Prowse no fue quien le dio la información.

En realidad, no es tan sencillo. Prowse siempre tuvo fama de irse de la lengua con los periodistas. Y aquel choque fue el que cerró una cadena de enfrentamientos. “No creo que ya nunca se arregle”, contaba el actor en Sitges. “Para mí, el documental es sencillamente un homenaje a mi trabajo, del que me siento muy orgulloso, y el reflejo de una injusticia. Pero sospecho que la situación nunca cambiará”. Para mitigar algo ese vacío, en I Am Your Father Bestard y Cabotá rodaron de nuevo la muerte de Darth Vader, pero con Prowse. LucasFilms prohibió expresamente la difusión de esa secuencia, así que en el documental solo se ve cómo la ruedan y cómo la exhiben para Prowse y para el equipo en un único pase en una sala madrileña.

Tráiler del documental 'I am your father' (2015), un homenaje al actor David Prowse.
Toda la cultura que va contigo te espera aquí.
Suscríbete

Prowse ya había trabajado previamente en películas y series de televisión gracias a su gran altura (1,98 metros) y a su musculatura, aunque su cara solo se pudo ver en La naranja mecánica de Stanley Kubrick. En la película interpretó al musculoso asistente del escritor discapacitado, F. Alexander. Era el responsable de transportarle. Harto de que el cineasta le hiciera repetir la secuencia, Prowse se acercó a Kubrick y le dijo: “Tu nombre no es Kubrick de una sola toma, ¿verdad?”. El director se limitó a reír y consiguieron el resultado deseado en seis tomas.

El actor debutó delante de las cámaras en 1967 en Casino Royale, parodia de la saga del espía británico James Bond, donde hizo de criatura de Frankenstein, un papel que repetiría en otras dos películas. También apareció en varias series de televisión de culto, como The Saint Space (1999) y Doctor Who, en la que hizo de minotauro, en 1972. Antes de iniciar su carrera en el cine, compitió a Míster Universo en 1960 y llegó a estar en el equipo de Reino Unido de halterofilia entre 1962 y 1964.

La otra ocasión en la que mostró su rostro fue en una campaña de seguridad vial, en la que daba vida al Green Cross Code Man, un gigante que enseñaba a cruzar a los niños, por el que recibió una condecoración de Isabel II. Ese fue el trabajo que le dio fama en el Reino Unido. Trabajó durante cinco décadas de manera intermitente en cine y televisión, y no solo como actor: también ayudó a Christopher Reeve a prepararse, como entrenador personal, para las exigencias físicas del papel de Superman.

En los últimos años, ya enfermo, se había dedicado a ir de convención en convención de amantes del cine fantástico y de los cómics, ganándose la vida firmando autógrafos, casi todos ellos encima de fotos de Darth Vader... lo que también suponía ingresos por derechos de autor a LucasFilms.

Sobre la firma

Gregorio Belinchón

Es redactor de la sección de Cultura, especializado en cine. En el diario trabajó antes en Babelia, El Espectador y Tentaciones. Empezó en radios locales de Madrid, y ha colaborado en diversas publicaciones cinematográficas como Cinemanía o Academia. Es licenciado en Periodismo por la Universidad Complutense y Máster en Relaciones Internacionales.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS