EL HOMBRE QUE FUE JUEVES
Columna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las columnas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

Luz de teatro

Tuve una poderosa sensación de comienzo de temporada mientras veía el ‘Macbeth’ que ha montado Alfredo Sanzol

Escena de 'Macbeth', actualmente presentándose en el Teatro María Guerrero
Escena de 'Macbeth', actualmente presentándose en el Teatro María GuerreroLuz Soria (Europa Press)

Está llegando el invierno, el frío y la oscuridad adelantada, y sigue la maldita enfermedad, que cambia de nombre y de zona, y quizás por todo eso necesitamos el teatro más que nunca, como si fuera primavera. Ha habido y sigue habiendo silencios y escenarios oscuros, pero viendo el otro día el Macbeth que ha montado Alfredo Sanzol y su compañía, capitaneada por Carlos Hipólito y Marta Poveda, tuve una poderosa sensación de comienzo de temporada, de energía, de luz, y no puede haber obra más tenebrosa que la tragedia escocesa: hay que ir al María Guerrero (hasta el 17 de enero) para aplaudir a Sanzol y su banda homenajeando a su amigo Gerardo Vera. En el Español llama el emotivísimo J’attendrai, de José Ramón Fernández, que se estrena hoy, dirigido por Emilio del Valle, hasta el 27 de diciembre. Y del 17 de diciembre hasta el 24 de enero, también en el Español, pinta muy bien Los asquerosos, sobre la novela de Santiago Lorenzo, adaptada por Jordi Galcerán y Jaume Buixó, protagonizada por Miguel Rellán y Secun de la Rosa.

Hay funciones para dar y tomar, para ver y volver a ver. En el Pavón Kamikaze, por ejemplo, hay dos éxitos que no paran: la feroz Jauría de Jordi Casanovas y Miguel del Arco, que van directos a la vena, girando por media España (anoten: Jauría hasta marzo del 2021, y no creo que acabe, y Ricardo III, otro zurriagazo de Del Arco, con un imbatible Israel Elejalde). Y en cartel, dos retornos en clave de filigrana: Doña Rosita, anotada, o Pablo Remón, Fernanda Orazi, Manuela Paso y Francesco Carril jugando con Lorca (hasta el 13 de diciembre), y esa rara joya que es Las canciones, de otro Pablo (Messiez), donde todos brillan, desde el 16 de diciembre hasta el 10 de enero, y nueva gira hasta mayo del 2021. Más giras que no paran: Viejo amigo Cicerón, con la fuerza y autoridad de José María Pou, guiado por Mario Gas sobre texto de Ernesto Caballero, y Pedro Páramo, el clásico de Juan Rulfo, que tras su reciente éxito en Madrid anda ahora por media Cataluña. Con dos intérpretes que se multiplican, Vicky Peña y Pablo Derqui, de nuevo con la batuta de Mario Gas.

En Cataluña, por cierto, nos han tenido a dieta teatral hasta anteayer, como quien dice, cuando parece comprobado que los aforos son de los lugares más saludables. La feliz “temporada de invierno” empezó en el festival de Gerona, la pusieron en cuarentena, pero ahora vuelve a levantar telón, ya en su recta de recuperación. La cartelera barcelonesa ofrece una comedia ácida de Cesc Gay (53 diumenges, en el Romea); la nueva apuesta de La cabra, de Albee, con Emma Vilarasau y Jordi Bosch, al frente del reparto que dirige Iván Morales, en la Villarroel; y el también esperadísimo montaje de Les tres germanes, de dos horas y media, dirigido por Julio Manrique, interpretado, entre otros, por Cristina Genebat, María Rodríguez, Mireia Aixalà, Ivan Benet y Lluís Soler, en el Lliure Fabià Puigserver, hasta el 17 de enero. Y esto solo es el principio.

Inicia sesión para seguir leyendo

Sólo con tener una cuenta ya puedes leer este artículo, es gratis

Gracias por leer EL PAÍS
Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS