Washington contará con un museo latino y otro para la mujer americana

El proyecto se hace realidad tras muchos años de lucha y con la ayuda económica aprobada esta semana por el Congreso de Estados Unidos

Museo Nacional de la Historia y Cultura Afroamericana, en Washington, junto al monumento a George Washington.
Museo Nacional de la Historia y Cultura Afroamericana, en Washington, junto al monumento a George Washington.

Desde la década de los noventa, la idea estaba en los despachos de los senadores y congresistas del Capitolio: la creación de un museo latino y un museo de la mujer americana dentro de la gran institución de museos conocida como Smithsonian, cuya mayoría de instalaciones están localizadas en la capital de la nación, Washington.

Tras la aprobación in extremis en el Congreso de EE UU este pasado lunes de un rescate a la economía de 900.000 millones de dólares, esos museos tendrán fondos para ser una realidad. Aunque la aprobación del proyecto de ley es solo un paso más para la construcción de ambas instituciones, ya que probablemente se necesitarán cerca de 10 años para que las instalaciones se conviertan formalmente en parte del sistema de museos del Smithsonian.

Ambas galerías serán financiadas a un 50% con fondos del Gobierno federal y un 50% con donaciones privadas. Tanto los defensores de la memoria hispana como quienes han considerado que el papel de la mujer quedaba fuera al contar la historia de EE UU han mostrado su satisfacción por la noticia.

El proyecto de ley para el Museo Hispano fue presentado por el senador republicano de Texas John Cornyn y el senador demócrata de Nueva Jersey, Robert Menéndez. “Obviamente en Texas, donde el 40% de nuestra población es hispana, este es un merecido tributo a estos texanos y sus antepasados”, dijo Cornyn. Menéndez declaró que había apoyado la iniciativa desde que llegó al Congreso en 2003 y que no podía esperar para llevar a sus nietas al museo.

Los hispanos constituyen la minoría étnica más grande de Estados Unidos, con un 18% de la población, que supera a la población negra. En 2017, Texas tenía una cifra estimada de más de 11 millones de residentes hispanos y están en camino de convertirse en la población étnica más grande del Estado en 2022. Texas tiene una población total cercana a los 29 millones de personas.

Pero antes de la aprobación esta semana, el proyecto de ley vivió un serio contratiempo a principios de diciembre a pesar de haber recibido apoyo bipartidista en el Senado. El senador republicano de Utah, Mike Lee, argumentó que la legislación convertiría la diversidad en un arma y amenazaría la “unidad nacional y la inclusión cultural”. “No existe el ellos y nosotros. Solo existe el nosotros”, declaró Lee para justificar su oposición.

“Entiendo lo que mis colegas están intentando hacer y por qué. Incluso comparto su interés en garantizar que esas historias sean contadas. Pero lo último que necesitamos es dividir más una nación ya dividida con un surtido de museos segregados, separados pero iguales, para grupos identitarios con guion”, argumentó Lee.

Menéndez rebatió duramente a Lee. “La Cámara de Representantes lo pasó con voto de voz. El Comité de Reglamento lo pasó con voz y de manera bipartidista. Y esta noche, un colega se interpone en el camino. Un colega de Utah se interpone en el camino de las esperanzas y sueños y aspiraciones de ver a los estadounidenses de ascendencia hispana reconocidos y con sus sueños realizados”, indicó Menéndez, que prometió, junto a otros senadores, seguirlo intentando. Ya lo ha conseguido.

La mujer americana también tendrá su templo, su lugar reconocido en la historia. En opinión de la representante demócrata por Nueva York Carolyn Maloney, “durante demasiado tiempo, las historias de las mujeres se han quedado fuera de la historia de nuestro país, pero con el voto [de esta ley] comenzamos a rectificar el error”. “Los norteamericanos de todas las edades merecen conocer y ser inspirados por las extraordinarias mujeres que ayudaron a crear esta nación”, finalizó Maloney en declaraciones al diario The Washington Post.

Ambos museos serán las primeras nuevas instalaciones del Smithsonian desde que se abrió en 2016 el Museo Nacional de la Historia y la Cultura Afroamericana. Aquel proyecto sumó un total de 540 millones. Costó más de ocho años, desde que el presidente republicano George W. Bush firmó la ley para la creación del NMAAHC (siglas en inglés del museo afroamericano), hasta que el Smithsonian y el Congreso lograron un acuerdo para su ubicación -cercana al monumento a George Washington- y el diseño de la construcción. Además, hubo que sumar otros cuatro años para que se iniciaran los trabajo el 22 de febrero de 2012, ya con Barack Obama en la presidencia.

Sobre la firma

Yolanda Monge

Desde 1998, ha contado para EL PAÍS, desde la redacción de Internacional en Madrid o sobre el terreno como enviada especial, algunos de los acontecimientos que fueron primera plana en el mundo, ya fuera la guerra de los Balcanes o la invasión norteamericana de Irak, entre otros. En la actualidad, es corresponsal en Washington.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS